Nicaragua

Éxitos económicos de la Revolución Sandinista

Durante los últimos nueve años disminuyó la inflación y aumentaron las reservas internacionales brutas en Nicaragua

Jóvenes Sandinistas
Jóvenes Sandinistas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los éxitos de la gestión del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, desde 2007 no se reflejan únicamente en aspectos sociales como la disminución de la pobreza, la ampliación de la red eléctrica nacional y el incremento de la seguridad hasta ocupar el primer puesto en Centroamérica.

Además de elementos cualitativos como los índices de satisfacción y alegría ciudadana reflejados por múltiples firmas de encuestas, el Ejecutivo nicaragüense tiene en su haber continuos triunfos en el ámbito económico, donde los números y estadísticas traen a menudo dolores de cabeza a más de un gobierno de Nuestramérica y el mundo.

Datos aportados por el Banco Central de Nicaragua (BCN) reflejan que de 2012 a mayo del presente año la inflación disminuyó en territorio pinolero hasta el 3,65 por ciento, un descenso de 3,88 unidades porcentuales.

Según expertos en materia económica, el declive es notorio y se debe en gran medida a las políticas antiinflacionarias del Gobierno Sandinista.

En relación con el pasado año –indica el BCN-, el descenso fue del 1,57 por ciento y el área en la que hubo mayor decrecimiento inflacionario fue la de los alimentos y bebidas no alcohólicas, con una reducción de 5,31 puntos respecto a 2015.

También merecen mención los descensos en los sectores de recreación y cultura (0,77), restaurantes y hoteles (0,62), salud (0,43), comunicaciones (0,43) y transporte (0,38).

Entre otros elementos, el Ejecutivo encabezado por el Presidente Daniel garantiza la libre convertibilidad del córdoba y la solidez del régimen cambiario, el cual se sustenta en una economía estable y la fuerte posición de las divisas extranjeras –además de la estabilidad política, la seguridad jurídica y ciudadana y la alianza entre el sector privado, los trabajadores y el Gobierno.

El más favorecido con la baja inflación es, sin dudas, el pueblo nicaragüense, en especial los sectores pobres, que constituyen la prioridad de la administración dirigida por el Compañero Daniel.

Paralelo a la reducción de ese indicador económico negativo, las reservas internacionales brutas (RIB) de Nicaragua crecieron sostenidamente desde 2008 (salvo un pequeño descenso en 2012) hasta colocarse en mayo de 2016 en los dos mil 522 millones 100 mil dólares.

La cifra representa un incremento de 29 millones 800 mil dólares (1,2 por ciento) respecto al cierre del pasado año, y de mil 597 millones 900 mil dólares (172,9 por ciento) en comparación con el de 2006.

El BCN apunta que la cobertura de las RIB respecto a la base monetaria se elevó a 2,96 veces para mayo de 2016, por encima del 2,0 recomendado por el Fondo Monetario Internacional.

Por otra parte, el crecimiento acumulado del índice mensual de actividad económica fue del 5,0 por ciento de enero a marzo pasado, un punto más que en igual período de 2015.

A la cabeza de ese impulso marchan los sectores de la construcción, con una expansión del 20 por ciento, la hotelería y los restaurantes (11,5), la intermediación financiera y los servicios conexos (9,8), la pesca y la acuicultura (8,6), la ganadería (5,5) y el comercio (5,4). Todos ellos tributan a la lucha del Gobierno Sandinista por desterrar a la pobreza y el hambre.

También las remesas ayudan

Además de las políticas económicas internas, las remesas desde el exterior tienen un efecto positivo en Nicaragua al contribuir al ingreso de divisas y al financiamiento de los gastos básicos de quienes las reciben.

De enero a abril de 2016 los envíos desde el extranjero ascendieron a 405 millones 800 mil dólares, total superior en unos 22 millones 200 mil al de igual lapso de 2015, y en 177 millones al de 2006.

Los principales países de procedencia de las remesas son Estados Unidos (55,8 por ciento) y Costa Rica (21,7), según estadísticas del pasado año.
ros/tgp

también te puede interesar