Nicaragua

Ahí viene La llorona

Así dicen las madres nicaragüenses a los niños que no se portan bien. La llorona es un personaje de nuestro folclor, cuya alma en pena vaga asustando a quien escucha su llanto

Fantasma
|

Lucía Oliveira |

Gran parte del folclor y reflejo de las raíces de nuestra Nicaragua son las leyendas que, trasmitidas de generación en generación a través del habla, han llegado hasta la actualidad.

Una de las más populares, proveniente de la etapa de la colonia española, es La llorona, alma en pena de una mujer que arrepentida de asesinar a su hijo lo busca en vano y asusta con sus lamentos a quienes la escuchan.

“En aquellos tiempos de antigua, había una mujer que tenía una hijita de unos trece años. Ella ayudaba a lavar la ropita de sus nueve hermanitos menores y acarreaba el agua para la casa. La mamá no se cansaba de repetir a la hija: Hija, nunca se mezcla la sangre de los esclavos con la sangre de los verdugos (Los indios se referían a los españoles como los verdugos)”, cuenta la leyenda.

A pesar de los consejos de la madre, la joven india se enamoró de un español que pasaba un día por el río. Quedó embarazada y al tener el niño, el hombre la abandonó.

Llena de tristeza, la muchacha recordó las palabras de su madre.

“Entonces se fue al río y voló al muchachito y ¡pan! se oyó cuando cayó al agua. Al instante una voz comenzó a decir: -¡Ay! madre… ¡ay madre!… ¡ay madre!…

La joven se metió al agua queriendo agarrar al muchachito, pero entre más se metía más lo arrastraba la corriente. Cuando ya no pudo más salió del río que se había llevado al chavalito.

La muchacha enloqueció y anduvo dando gritos hasta que murió!”.

Según cuentan, su espíritu quedó errante y desde entonces su llanto y quejidos viajan a través del viento.

En diversos países de Latinoamérica también tienen su versión de este mito y las madres para calmar a los niños que lloran por malacrianza les dicen que va a venir La Llorona.

Numerosas películas, como “La herencia de la llorona” y “La maldición de la llorona”, se han inspirado en este personaje popular.

También se le han hecho canciones y poesías.

Otras historias como esta estaremos recordando en La voz del Sandinismo, para exaltar y compartir con los lectores esta parte de la cultura y tradiciones nicaragüenses.

también te puede interesar