Nicaragua

SALUDO ESPECIAL, EN AMOR Y FE DE VICTORIAS, A TODAS LAS MADRES NICARAGÜENSES

En estos Tiempos únicos de nuestro Proceso Histórico, l@s nicaragüenses queremos Ir Siempre Más Allá, en Reconocimiento y Respeto genuino de todo lo que nos hace Mejores, dijo Rosario

Rosario Murillo
Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo | Jairo Cajina

Redacción Central |

La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación, envió un Saludo Especial a todas las Madres Nicaragüenses, que celebran su día este 30 de mayo.

A continuación, mensaje de la Compañera Rosario:

SALUDO ESPECIAL, EN AMOR Y FE DE VICTORIAS, A TODAS LAS MADRES NICARAGÜENSES.

Queridas Mamás,
Queridas Madres de Nuestra Nicaragua,
Bendita, Linda, Siempre Libre:

Todas las Culturas del Planeta celebran la Vida, y honran a las Madres como Fuente de esa Energía Sagrada que en nuestros Cuerpos de Mujer se asienta y toma forma, creando Seres de Luz, Seres Espirituales, listos para irrumpir en este Plano de Existencia, con la Fuerza de Dios y el Deber de ser Mujeres y Hombres Inteligentes, Dign@s, Potentes, en Misiones de Aprendizaje y Evolución.

Las Madres somos Bendecidas con la Consagración de la Vida, que es un Milagro, y que nos dispone a recorrer, como Guías, Caminos de Bien, en contínuas Enseñanzas de Amor, Respeto y Capacidad de Convivir y Congeniar, con la mayor Armonía posible, en nuestros Hogares y Familias.

Las Madres, que escogemos recorrer esas Sendas de creación y aplicación permanente de Valores, somos insustituibles, esenciales, en la transformación y el crecimiento de la Conciencia, y en los cambios culturales y las búsquedas espirituales que procuran un Ser Humano y una Sociedad más Cristiana, Socialista y Solidaria.

El Protagonismo de las Madres, incluyendo muchas llamadas Madres “solteras” o solas, en un País, una Sociedad y una Cultura como la nuestra, es tanto Material, de Luchas Valientes, para mejorar la Vida de sus Familias, como Cultural y Espiritual. Es un Rol profundamente Evolutivo, de Guardianas y Portadoras de una Cultura Valiosa; Rol de Madres, Forjadoras de Espíritu, muchas veces ignorado, desestimado, e invisibilizado, por un Mundo cada vez más superficial, frívolo, materialista, y simplista.

En estos Tiempos únicos de nuestro Proceso Histórico, l@s nicaragüenses queremos Ir Siempre Más Allá, en Reconocimiento y Respeto genuino de todo lo que nos hace Mejores. Por eso este 30 de Mayo, Día de las Madres, queremos destacar, en Reverencia y Honra, en Conciencia de Privilegio y Bendición, el valor irremplazable de las Madres que, solas o acompañadas, con nuestra crianza, no sólo cuidamos la Salud Física y nos ocupamos de las tareas esenciales de la Educación y la preparación de nuestr@s hij@s, sino que también somos Fundación y Razón para una Vida más cultivada, más responsable, más sana, más creativa, y verdaderamente comprometida con el Amor y la Esperanza.

Saludamos y rendimos Homenaje a las Madres nicaragüenses, Madres que frecuentemente también son Padres, porque todas, en cualquier circunstancia, asumimos integralmente Hogares y Familias, con Fe, y Valentía admirables. Las Madres y Jefas de Familia, en Nicaragua, somos Protagonistas sustantivas de estos Nuevos Días, con los que Dios ha bendecido a esta Patria de Tod@s.

Nuestro Presidente, nuestro Comandante Daniel, ratifica este 30 de Mayo, su Compromiso invariable de Victorias, en las Luchas contra la Pobreza, y con Amor se dirige a las Madres, que representamos Carácter nicaragüense Heroico, Entereza, Determinación y Convicción de Seguir Unid@s, en Cariño, para que la Tranquilidad, la Seguridad, la Prosperidad y la Dicha, animen, alegren y llenen de Confianza a todos los Hogares nicaragüenses.

AMORANICARAGUA, AMORDEMADRE, SIEMPRE MÁS ALLÁ, EN PAZ, FE, FAMILIA Y COMUNIDAD… Así queremos vivir l@s nicaragüenses, alentad@s por el Espíritu Sublime de cada Mujer, cada Madre, cada Joven, cada Ser Humano Varón, que cada día alza su rostro a Dios y proclama, con Darío,

“y te ofrezco mi esfuerzo,
y mi nombre, y mi sueño”

Gracias Madres nicaragüenses, por tanto Amor, tanto Buen Corazón, tanto Sol, tanta Fortaleza, tanta Inspiración, tanto Gozo…!

Porque llega el momento en que habrán de cantar
      / nuevos himnos
lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos;
mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto;
retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte;
se anuncia un reino nuevo, feliz sibila sueña
y en la caja pandórica de que tantas desgracias
     / surgieron
encontramos de súbito, talismática, pura, riente,
cual pudiera decirla en su verso Virgilio divino,
la divina reina de luz, ¡la celeste Esperanza!

                 Rubén Darío

Cariño y Verdad, para todas,

Rosario Murillo
Consejo de Comunicación y Ciudadanía
Presidencia de la República
30 de Mayo del 2016
Adelante, con Daniel
en Victorias!
mem/mem

también te puede interesar