Nicaragua

Nicaragua en la FAO: Reducción de la pobreza es el eje político principal del gobierno

Paul Oquist también manifestó que la adaptación al cambio climático es otro de los temas fundamentales en los que trabaja el país

Redacción Central |

Paul Oquist, ministro-secretario de la presidencia de la República, se reunió con las autoridades de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a quienes reafirmó los esfuerzos del país para reducir la pobreza, eje político principal del gobierno.

Sobre la pobreza extrema destacó que paulatinamente se ha venido reduciendo ya que de un 17 por ciento que existía en 2005, en 2009 se registró un 14 por ciento.

En este proceso, explicó Oquist, que la construcción del Gran Canal Interoceánico funciona como un catalizador que posibilitaría continuar disminuyendo este indicador a siete por ciento.

Al respecto destacó que en 2015 la Encuesta de Nivel de Vida reportó que los niveles de pobreza extrema se redujeron a ocho por ciento, con lo cual el efecto multiplicador de la megaobra influirá significativamente en lograr uno de los objetivos fundamentales de la Revolución Sandinista.

Asimismo manifestó también que Nicaragua está enfrascada en el enfrentamiento al cambio climático, fenómeno que amenaza el desarrollo económico de nuestro país a pesar del auge progresivo de la inversión extranjera directa.

En este sentido precisó que en 2006 hubo 286 millones de inversión extranjera directa; 1,5 mil millones en 2015, mientras se tiene contratado en cartera alrededor de nueve mil millones y el Canal Interoceánico tiene de 50 mil millones.

Estos niveles de inversión extranjera permitirían enfrentar una segunda recesión, tal como Panamá capeó la primera y logro duplicar su economía con su proyecto de expansión de su propio canal, planteó el ministro secretario de la presidencia de la República.

Oquist resaltó que aun así Nicaragua debe afrontar los efectos del cambio climático, fenómeno al que sigue siendo muy vulnerable. El país debe dar solución a las necesidades y retos que ofrece la zona seca, así como las tormentas extremas.

Por ello el país continúa avanzando en la transformación de su matriz energética a partir del programa de energía renovable. Como resultado de este empeño de un 25 por ciento de generación eléctrica a partir de fuentes renovables que existía en 2007, en el 2015 se reportó un 56 por ciento y se prevé alcanzar un 90 por ciento para el 2020, apuntó.

Igualmente señaló que otra de las estrategias a implementar para que Nicaragua mitigue los efectos del cambio climático es la captura de 11 millones de toneladas de carbono en un periodo de cinco años, como parte de los acuerdos con el Forum Carbon Partnership.

«Se ve claramente que Nicaragua va a volverse país neutral en cuanto al carbono. Entre energía renovable y la reforestación masiva, que es una cosa que vamos a hacer con los recursos provenientes del Canal, el primero es superar la pobreza extrema, el segundo es reforestar el país para sembrar agua, fijar suelos, recrear hábitat y dar una casa para la biodiversidad (…) entonces eso va a aumentar la resiliencia de nuestros ecosistemas», explicó.

Oquist también resaltó que los grandes países emisores deben aumentar su ambición para evitar superar los tres grados de temperatura en este siglo, y alcanzar los 1,5 grados, con lo cual existirán mayores posibilidades de enfrentar los efectos del cambio climático.
ros/ana

también te puede interesar