Nicaragua

Parlamento nicaragüense aprueba cambios en Ley Forestal

La reforma busca alcanzar una posición más coherente respecto del despale y la reforestación que sufre el país

Jaime Incer Barquero - científico, geógrafo y ecólogo
El científico, geógrafo y ecólogo nicaragüense, Jaime Incer Barquero, señaló los graves daños causados al Río San Juan desde territorio costarricense, transformando incluso su delta | Internet

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó por mayoría de 63 votos una reforma a la Ley de Conservación, Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal, la cual propicia el traspaso de las funciones del antes autónomo Instituto Nacional Forestal (Inafor) al Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena).

En referencia al traspaso, el diputado Edwin Castro, jefe de la bancada sandinista, informó del nombramiento de uno de los viceministros del Marena, Roberto Araquistaín, como nuevo director del Instituto Nacional Forestal en sustitución de William Schwartz, con lo que habrá, opinó, una posición más coherente frente al problema del despale y la reforestación en Nicaragua.

Ahora Marena será la encargada de autorizar los permisos forestales y no Inafor como ocurría anteriormente, precisó.

A su vez, el asesor el temas ambientales de la Presidencia de la República, Jaime Incer Barquero, dijo que el manejo de medio ambiente es importante ya que de ahí parten otros beneficios “como riego, producción hidroeléctrica, proyección turística, navegación, una gran cantidad de cosas”, dijo.

De acuerdo a Barquero lo que se necesita es una política forestal sostenible que beneficie al país. “Independiente de lo que haya pasado, lo importante es quien es el director para no seguir desperdiciando el recurso forestal que es de la nación y que además de producir madera, produce agua” declaró el ambientalista.

Durante el programa refirió situaciones en las que intermedió con madereros o empresarios que explotan los bosques; sin embargo la respuesta de estos siempre fue brusca y de indiferencia.

El deterioro del recurso forestal es excesivo, según Incer, y reveló que de las 48 mil manzanas de pino que había hace 20 años en Bosawás, solo quedan 20 mil.

Asimismo, señaló que “La reforestación requiere un plan de reordenamiento territorial, un plan de manejo que debe tener el que vive a la orilla del río”.

Según el experto, los procesos de reforestación toman años, aunque en Nicaragua la regeneración es rápida en comparación con otros países.
mem/mau

también te puede interesar