Nicaragua

Sandino: “Soy un patriota que no permite un ultraje a nuestra soberanía”

Celebremos a Sandino como ejemplo, en el aniversario 89 de su protesta contra el Pacto del Espino Negro, en Tipitapa, ignominiosa página de entreguismo a la injerencia estadounidenses en los asuntos nicaragüenses

Augusto César Sandino
Augusto César Sandino |

Mauricio García |

El 4 de mayo de 1927, bajo el Espino Negro, en Tipitapa, se concertó un pacto impulsado por Estados Unidos para mantener su ya larga injerencia en los asuntos internos del país, con la anuencia de los traidores de turno, encabezados por el general Juan José Moncada, quien entregó Nicaragua a los invasores.

Al protestar Sandino del adelanto de la reunión o del horario posterior que se le había fijado, lo que le impidió acudir, Moncada le manifestó que debía aceptar el desarme decidido, como subordinado suyo en grado militar y en jerarquía ministerial. Y le preguntó: “Y, a usted, ¿quién lo ha hecho general?”

Es famosa en ese sentido la respuesta de Sandino a la irónica pregunta: «Mis compañeros de lucha, señor; mi título no lo debo ni a traidores ni a invasores».

Sandino se negó a aceptar el acuerdo, y en contra de las indicaciones de Moncada, difundió un comunicado en el cual pedía al pueblo de Nicaragua que se sublevara contra los extranjeros. A seguidas, reemprende la lucha guerrillera en Las Segovias en contra de la ocupación norteamericana.

Conminado a deponer las armas por el jefe de las fuerzas de ocupación en Ocotal, Sandino le respondió: “Recibí su comunicación ayer y estoy entendiendo de ella. No me rendiré y aquí los espero. Yo quiero patria libre o morir. No les tengo miedo; cuento con el ardor del patriotismo de los que me acompañan”.

Pocos días después y en su primer manifiesto público, emitido en el yacimiento minero de San Albino, el 1 de julio de 1927, el general se dirige a los nicaragüenses, a los centroamericanos y la raza indohispana: “El hombre que de su patria no exige un palmo de tierra para su sepultura, merece ser oído, y no sólo ser oído sino también creído.

Soy nicaragüense y me siento orgulloso de que en mis venas circule, más que cualquiera, la sangre india americana que por atavismo encierra el misterio de ser patriota leal y sincero”.

A cada tiempo, y en cada tiempo, su merecimiento.

Lea también: Biografía de Augusto César Sandino

A celebrar a Sandino como ejemplo, antorcha, llama inmortal, inspirador e insignia de la Liberación de Nicaragua, nos convoca la Compañera Rosario Murillo en este aniversario que marca el derrotero de la liberación nacional.

Acerquémoslo a las batallas de hoy, cuando con su espíritu luchamos, decididamente, contra la pobreza, y todos queremos trabajo, paz, dignidad, seguridad, prosperidad, insistió la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Este 4 de mayo la juventud nicaragüense se concentrará en diversos puntos de todo el país para conmemorar la rebeldía de Augusto C. Sandino, que desconoce la traición de los apátridas, e inicia su camino hacia el Sol de la Libertad, o hacia la Muerte, que en su caso es Alba, Aurora, Porvenir de Luz!, resalta el llamado de Rosario.

Y agrega: Todos los Consejos Locales Sandinistas, las delegaciones del Gobierno Nacional, de los Gobiernos Locales, los Gabinetes de la Familia, las Mujeres, la Juventud, los Movimientos de Juventud, los Movimientos Sociales y Laborales, celebramos a Sandino como ejemplo, antorcha, llama Inmortal, inspirador e insignia de la liberación de Nicaragua.

Realizaremos congresos, encuentros, conferencias, talleres, seminarios, entregas de carnés, todos con el lema: ¡Sandino siempre más allá! Sandino como padre y guía de esta Revolución, que avanza en conciencia de luz, vida y verdad, siempre más allá, en victorias, ¡con Daniel!
noa/mau

también te puede interesar