Nicaragua

Cuando el agua salta se hace la magia

Los ríos lo mismo rodean la cintura de poblados y ciudades, que se despeñan montaña abajo en su loca carrera por llegar a su destino. Entonces es aquí cuando nos regalan lo que constituyen un verdadero espectáculo para la vista

Salto de Los Jarquines, Tipitapa
Salto de Los Jarquines, Tipitapa |

Ana Patricia García |

La naturaleza privilegió a Nicaragua al dotarla de extraordinarios paisajes donde se integran de manera armónica elementos como los lagos, los volcanes, las montañas, las playas y los ríos que conforman nuestra geografía poderosa.

En esta suma de atributos, cada cual más hermoso que el anterior, tienen especial significación los ríos, las bifurcaciones que le hacen a la tierra en su constante camino hacia el mar o hacia los lagos.

Y es que lo mismo rodean la cintura de poblados y ciudades, que se despeñan montaña abajo en su loca carrera por llegar a su destino. Entonces es aquí cuando nos regalan lo que constituyen un verdadero espectáculo para la vista: los saltos de agua.

Salto el corozo, Juigalpa

Salto el corozo, Juigalpa

Otros son los nombres por los que se conocen estas caídas del agua, cataratas o cascadas también les llaman. Pero esto no importa más que la oportunidad de dejarse arrobar por la belleza del río cuando se deja caer para volver a correr entre los senderos que la tierra le regala.

Nuestro país es pródigo en esta danza donde interpretan a la perfección sus papeles, el agua, la luz del sol, las formaciones terrestres, pues a un tiempo el agua se convierte en lluvia fina o en un arcoíris de leves colores.

Por eso podemos encontrar  ejemplos ilustrativos de hermosos saltos de agua como la Cascada de San Juan; el Salto de la Culebra en Diriamba; el Salto de Los Jarquines en Tipitapa, el Salto El Corozo en Juigalpa, el Salto El Jaguar en Jinotega, el Salto El Rosario, Murra, Nueva Segovia; el Salto La Estanzuela en Estelí, el Salto La Golondrina en Río Blanco, el Salto La Patasta en Pueblo Nuevo, entre otros.

Conocer entonces estas bellezas de la tierra nicaragüense puede convertirse en una de las más atractivas experiencias. Nunca el contacto directo con las más puras expresiones de la naturaleza ha dejado incólume al ser humano.

Esta búsqueda también puede significar un mejor conocimiento de nosotros mismos.

también te puede interesar