Nicaragua

La voz de Nicaragua y la búsqueda de un nombre

Aunque la música nacional es el son de la marimba, todavía no existe un término que la identifique

La música de Monimbó está marcada por la originalidad y la emoción
La música de Monimbó está marcada por la originalidad y la emoción |

Lucía Oliveira |

Nuestra música es mezcla de distintas culturas: tribus indígenas, esclavos y conquistadores europeos. Sus estilos varían de una región a otra del país. Por ejemplo, en la costa del Caribe se percibe la influencia africana e indígena, mientras que en la región Norte-Central lleva un sabor más europeo.

Los tonos tradicionales, los que nos identifican, son la de los indios Monimbó. Pero ¿cómo se denomina la música pinolera? Si Argentina tiene el tango, Colombia la cumbia, Cuba el danzón, México la ranchera… pues Nicaragua no ha puesto nombre a la música nacional, que sin duda es el son de la marimba.

Enrique Peña Hernández en su libro Folklore de Nicaragua, cuenta que ha preguntado a muchísimas personas “¿cuál es la música nacional de Nicaragua?”, y nadie ha sabido contestarle. Solo el gran maestro bailarín, don Alonso Montalván, le respondió que cree que se llama “jarabe”.

Esta podría ser una solución, ya que varias piezas llevan esa denominación: el jarabe chichón, el jarabe miel gorda; sin embargo, no está establecido. Peña Hernández propone que se llame Jarabe Monimboseño.

La música de Monimbó está marcada por la originalidad y la emoción. Y acompañan al indio de Monimbó en todos sus momentos: en el trabajo, con la familia, en la alegría, en la nostalgia…

Los indios de Monimbó han fabricado sus propios instrumentos, como la marimba, la chirimía, el juco, el pífano, el tacatán, el quijongo, la sonaja, la quijada de asno y el tatil. Pero de todos, el que mayor reconocimiento nacional ha logrado es la marimba, que es típico de nuestra música folclórica.

Los orígenes de la marimba están unidos al Departamento de Masaya, sobre todo al municipio de Monimbó, en donde sus habitantes se caracterizan por la destreza tanto a la hora de fabricarla como de tocarla.

Aunque los marimberos son campesinos que muchas veces no saben leer ni escribir, son capaces de crear composiciones de gran riqueza musical como La culebrita, El sapo y La piña madura.

Entre los expertos de la marimba destaca don Elías Palacios Ruiz, originario del Valle de La Laguna de Masaya, quien murió en el 2008 a la edad de 73 años, y había aprendido a tocar y fabricar la marimba con tan solo nueve. Fue el primer intérprete en grabar un disco de larga duración (LP) con música de marimba de arco. También sobresale don Alfonso Flores («Tun Tun») maestro que enseñó el arte de tocar este instrumento a cientos de niños en la Escuela de Arte «Flavio Galo» de la colonia Nicarao de Managua.

Lo cierto es que al parecer, la mezcla de tantas culturas ha obstaculizado a los nicaragüenses dar, e integrar a nuestra identidad, un nombre definitivo a la música nacional tradicional, algo en lo que ciertamente deberíamos pensar.

también te puede interesar