Nicaragua

La pesadilla del falso sueño americano

Nicaragüenses que retornaron a la Patria al ser deportados desde México cuando intentaban llegar a Estados Unidos narran los terribles momentos vividos durante dos meses

Nicas deportados narran las vicisitudes vividas en busca del falso "Sueño Americano"
Nicas deportados narran las vicisitudes vividas en busca del falso "Sueño Americano" |

Redacción Central |

Son las ocho de la noche de un día cualquiera en Nicaragua, pero el puesto fronterizo de El Guasuale, en Chinandega, tiene una actividad inusual. Allí llegan 14 connacionales, 13 hombres y una mujer, todos con el rostro marcado por el cansancio. Algunos parece que hace varios días no toman un baño. En todos se nota que algo traumático ha pasado.

El grupo viene de México. Fueron deportados mientras intentaban alcanzar los Estados Unidos, en busca del fallido “sueño americano”. Una comitiva oficial, por orientaciones del Gobierno Sandinista, los espera para brindarles acompañamiento.

En esta bienvenida sui géneris se escuchan historias estremecedoras. Robos, estafas, amenazas, extorsiones. Todos tienen algo terrible que contar. Han sido víctimas de la trata de personas, engañados por un supuesto futuro de progreso que jamás encontraron.

Han pasado dos meses desde que salieran de Nicaragua rumbo al norte del continente. Merlin Jesús Rodríguez Rugama, originario de Condega, Estelí, afirma que en esa travesía “uno arriesga de todo, hasta la vida”.

Las familias de estas personas duermen felices desde este fin de semana. Se acabaron las largas jornadas sin saber de los migrantes, quienes muchas veces estuvieron impedidos de reportarles su paradero.

“Hoy me siento contento, estoy regresando a mi patria y le doy gracias a Dios que retornamos con vida a nuestro país, es una travesía bastante difícil, se aguanta de todo, hambre, sed”, abunda Rodríguez Rugama, quien lanza un mensaje aleccionador para todos los nicaragüenses: quienes piensen en emigrar de esta forma, no lo hagan, no vale la pena, “hay mucho riesgo”.

Los regresados a la Patria agradecen el acompañamiento de la Cancillería de la República, institución que ha estado pendiente de su situación desde que conocieron sus casos. Otros centroamericanos no tienen la misma suerte, subrayan, de que sus Gobiernos se preocupen así por ellos.

“Con nuestra autoridad estamos muy contentos, se han portado muy bien con uno y le agradecemos mucho a nuestro presidente porque nos recibieron bien y todos vamos bien”, comentó Rodríguez.

La historia de este hombre es similar a la de todos los que le acompañan. Luis Enrique Meneses, de San Isidro, Matagalpa, fue asaltado y engañado por las personas que supuestamente le ayudarían a cruzar a Estados Unidos.

Otro tanto sufrió Osmar Gadea, originario de Waslala, a quien asaltaron con fusiles AK y machetes. Perdió todo lo que llevaba consigo, dijo antes de montar en uno de los dos microbuses que el Gobierno dispuso para ayudarlos a regresar a sus casas.

“En otros tiempos no ha habido avances como ahora, destaca Gadea. “Han habido muchas ocasiones que no había avances de ningún tipo, ahora hay presupuesto para el desarrollo del país”, afirmó este hombre que no piensa repetir jamás esta experiencia, y en cambio se establecerá en su patria.

La Directora General Consular de la Cancillería, Iury Orozco, indicó que los recibieron con mucho cariño, porque saben que vienen de vivir experiencias muy negativas.

“Este Gobierno se caracteriza por ser extremadamente humano, les restituye sus derechos a estos compañeros que regresan a la Patria Libre de Sandino y de Darío. Este es un modelo nuevo con calor humano, con sentimiento humano, con calidez y calidad, es el único”, resaltó Orozco.

Desde 2008 han regresado repatriados vía convenio con México unos seis mil 878 nicaragüenses. Antes de ese año el Instituto Nacional de Migración de México reportó que ingresaron a su territorio 250 mil extranjeros de todas las nacionalidades, de los cuales el 96% fue deportado, y solo el dos por ciento de ellos eran nicaragüenses.

también te puede interesar