Nicaragua

Nicaragua, premio de Innovación Social en concurso de Energías Limpias

La propuesta de una joven pinolera conquista la lid lanzada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y la Fundación Hivos

Bici Revolvedora de Cemento
Bici Revolvedora de Cemento |

Redacción Central |

Nicaragua se llevó el premio en la categoría de Innovación Social en el concurso Ingeniosas, sobre la aplicación de energías limpias con enfoque de género e inclusión social, promovido por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y la fundación Hivos.

Esta lid, destaca la publicación Energía XXI, contó con la participación de 43 propuestas provenientes de países como Guatemala, El Salvador, Perú, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Precisamente las concursantes ticas se alzaron por su parte con el lauro a Innovación Tecnológica.

En las propuestas ganadoras de Nicaragua y Costa Rica el jurado decidió los premios a partir del rol protagónico de la mujer, la innovación, la replicabilidad y la factibilidad de los proyectos, indicó la publicación.

Nicole Landau fue la ganadora por Nicaragua, quien presentó las Bici-máquinas, un proyecto destinado a empoderar a mujeres de comunidades rurales con energías renovables por medio de capacitaciones sobre el diseño, elaboración y mantenimiento de estos equipos.

Las Bici-máquinas se construyen a partir del reciclaje de bicicletas y son impulsadas por la fuerza de los pedales. Estas máquinas facilitan las labores en el hogar y en el campo, pues pueden ser utilizadas como bombas de agua, desgranadoras de maíz, licuadoras, lavadoras, entre otras funciones.

Además, serían diseñadas por las propias mujeres luego de pasar los cursos de capacitación correspondientes. En los talleres que habría que habilitar para tales efectos, aprenderían a diseñar, cortar, pulir, soldar, armar, pintar e instalar los diferentes componentes de las Bici-máquinas, habilidades que por lo general están asociadas con un trabajo para hombres.

“La construcción de las bici-maquinas ofrecerá una fuente de energía apropiada y renovable para facilitar sus diferentes labores cotidianas, así como generar fuentes de ingreso económico independiente por medio de la venta de las que ellas mismas construyan”, indicó Nicole.

El proyecto costarricense, entretanto, creado por María Paula Castro Castro y Krystel Raquel Barboza Bolaños, trata del diseño de una lámina que por sus propiedades químicas absorben el vapor de agua o la humedad del ambiente y la transforman en energía eléctrica.

Como consecuencia de la absorción, explica Energía XXI, la lámina sufre deformaciones que se traducen en energía mecánica, la que a su vez puede ser transformada en energía eléctrica por medio de un material especial.

Las ganadoras del concurso deberán implementar sus propuestas en un periodo de tres meses con la ilusión de que sus proyectos traspasen fronteras y puedan ser reproducidos en distintos países de la región.

también te puede interesar