Nicaragua

Rigoberta Menchú valora como seguro y sólido proceso revolucionario sandinista

La líder indígena invitada a los festejos del 36/19 expresó que la Revolución en Nicaragua es un ejemplo para Centroamérica

Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú
Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú | César Pérez

Redacción Central |

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, quien se encuentra en tierra nicaragüense para participar en los festejos por el aniversario 36 de la Revolución Sandinista consideró que el liderazgo del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, constituye un verdadero ejemplo de inspiración para la región.

“La popularidad del Presidente Daniel Ortega, como presidente, como personalidad, la participación activísima de nuestra querida amiga Rosario Murillo, hacen posible un liderazgo verdadero, un liderazgo donde inspira a la gente, y es una luz de esperanza para la gente común”, afirmó.

La líder indígena lamentó que en contraposición a esta situación en su país, Guatemala, estén ocurriendo procesos penales contra dirigentes relacionados con hechos de corrupción, lo cual significa que la población más desposeída padecerá de mayor empobrecimiento.

A su vez manifestó que en Nicaragua la realidad es totalmente diferente por el trabajo que desempeñan el Presidente Daniel y la Compañera Rosario, “hay algo más… y ese algo más es producto de 36 años de lucha revolucionaria del pueblo Nicaragüense”, subrayó.

También declaró la Revolución Sandinista ha ayudado a crecer a los pueblos centroamericanos, les ha enseñado y por lo tanto les ha permitido sentirme menos huérfanos.

Al respecto destacó que “nos sentimos parte de esta revolución. Sin esta revolución, realmente estaríamos huérfanos, debido a que el sistema capitalista internacional sigue socavando la dignidad de nuestros pueblos, sigue dividiendo a los pueblos más oprimidos de la Tierra”.

Valoró que el proceso revolucionario de Nicaragua es sólido, seguro e inclusivo, dado el amparo que le ofrece un pueblo lleno de conciencia, en el que destaca la participación de las mujeres en puestos de relevancia.

Ello pone de manifiesto la importancia que se le da a la participación de la gente, la cual se siente comprometida con la consolidación de la Revolución, destacó.

“Esto es una revolución incluyente, plural, diversa; no es tanto una revolución homogénea del que toda la gente tiene que hacer lo mismo y tiene que pensar lo mismo, sino aquí hay unas libertades bien profundas”, consideró.

Expresó también que en Centroamérica Nicaragua se alza junto a El Salvador como “una lucecita en el corazón de la América”, región donde cada día gana más fuerza el pensamiento bolivariano de unidad e integración, que bien propugnó el Presidente Hugo Chávez.

también te puede interesar