Nicaragua

Celebran el día del maestro nicaragüense con amplia restitución de derechos

Los docentes recordaron a Emmanuel Mongalo y reiteraron su compromiso de garantizar una buena educación

Maestros celebran reivindicaciones sociales y laborales
Maestros celebran reivindicaciones sociales y laborales |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Este 29 de junio el magisterio nicaragüense celebra el Día Nacional del Maestro con diversos logros en el sector, entre los que se incluyen el reajuste salarial, la entrega de bonos, el disfrute de mejores condiciones laborales y de infraestructura en las escuelas, así como un sistema de capacitación de mayor frecuencia.

Todo ello forma parte de los diferentes programas que impulsa el Gobierno Sandinista en la búsqueda por dotar a la enseñanza en Nicaragua de mayor calidad, en la que juega un papel fundamental la restitución de derechos tanto a los alumnos como a los profesores.

Asimismo los educadores nicaragüenses recordaron a Emmanuel Mongalo y reiteraron su compromiso de garantizar una buena educación, cuya calidad esté centrada en las personas, en el desarrollo de los estudiantes de todas las edades y a partir del reconocimiento del esfuerzo continuo que realizan los maestros, declaró José Antonio Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (ANDEN).

En este sentido uno de los beneficios más destacados es la política salarial que el Gobierno Sandinista impulsa desde hace ocho años, a través de la cual los maestros han sido favorecidos con reajustes en sus remuneraciones atendiendo  al desarrollo económico del país.

También las mejoras infraestructurales, la inclusión de las nuevas tecnologías y la sistematicidad de la formación y capacitación de los maestros han contribuido a fortalecer la educación en nuestro país, todo lo cual es muestra de la voluntad del Gobierno de transformar definitivamente el sector, refirió Zepeda.

Los maestros de diversas enseñanzas reiteran la importancia de poder educar en un ambiente de paz, donde la enseñanza no se queda entre las cuatro paredes de las aulas, sino que sale a la calle, al campo, a los barrios, para enriquecer estos entornos y a la vez alimentarse de las realidades que en ellos se viven.

“La razones son muchas, primero porque tenemos un gobierno que nos escucha y donde no es necesario salir a la calle para reclamar un salario, donde las negociaciones se dan cada año, donde nosotros nos expresamos mejor, tenemos calidad en la educación y centros de estudio”, precisó Juan Ramón Meza, profesor en el Instituto Maestro Gabriel.

también te puede interesar