Nicaragua

Rosario: Un abrazo lleno de cariño a los padres de toda Nicaragua

A propósito del Día del Padre, la Compañera hizo un llamado para que cada vez seamos mejores familias

Compañera Rosario Murillo
Compañera Rosario Murillo | César Pérez

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, envió un abrazo lleno de cariño y de reconocimiento a los padres de toda Nicaragua, a propósito de celebrarse este 23 de junio el Día del Padre.

Un abrazo en esperanza y en el trabajo para que cada vez seamos mejores familias, para que padres, madres, hijos, abuelitos, nos respetemos, tengamos todos nuestras responsabilidades bien claras, nuestros derechos, por supuesto, pero bueno el trabajo es por una familia armoniosa, equilibrada y una familia donde todos compartamos las responsabilidades, manifestó.

En su habitual espacio informativo, reconoció que tener una familia es un tesoro, “y los padres las madres compartiendo responsabilidades en respeto y sobre todo en reconocimiento de los derechos de cada uno y de la armonía en la familia como necesidad para que nuestros hijos crezcan en valores. Ese es un trabajo que tenemos que seguir desarrollando cada día y todos los días”.

Por ello saludamos a los padres, saludamos a las madres, que son padre y madre en muchos casos en nuestro país, y saludamos a las familias como ese núcleo donde todos queremos ser mejores y de la mano de Dios y de la Virgen María aprendemos también cotidianamente a ser mejores, insistió.

El Día del Padre Nicaragüense se celebra el 23 de Junio de cada año.

De acuerdo con la Ley No. 811, aprobada por la Asamblea Nacional, al oficializar esta celebración se está recordando dignamente a un miembro de la familia, de tal forma que esta conmemoración sirva de un fuerte vínculo dentro del hogar alrededor del cual se forman principios y valores de los niños, niñas y la familia.

“Que los padres son parte integral del núcleo familiar y sirven de guía o tutela de los hijos e hijas, teniendo la obligación de fomentar en sus descendientes no solo valores morales, sino también espirituales, formación que es imprescindible para que en el futuro, los hijos e hijas se integren en la sociedad”, señala.

La legislación refiere que el padre es acreedor del mismo respeto, admiración y cariño que se guarda a la madre, pues en unión de ésta, es un baluarte indiscutible en el hogar.

también te puede interesar