Nicaragua

Reconoce OIT conquistas de la mujer en Nicaragua

En Nicaragua el 22 por ciento de las féminas son empleadoras, lo que sitúa a nuestro país a nivel regional como uno de los que presenta el mayor porcentaje de empresas con una mujer entre sus principales propietarios

Claudia Ramírez es parte de una red de productores de vino que pretende posicionarse a nivel nacional e internacional
Claudia Ramírez es parte de una red de productores de vino que pretende posicionarse a nivel nacional e internacional | Confidencial

Aurora Rondón |

Los logros sociales de la mujer en Nicaragua fueron reconocidos en un informe por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al destacar el rol que desempeña en la economía de la nación centroamericana, como propietarias, empresarias y productoras, labores en las que crece su participación.

De acuerdo con el estudio, en Nicaragua el 22 por ciento de sus mujeres son empleadoras, es decir, dueñas de negocios, lo que sitúa a nuestro país -a nivel latinoamericano- como uno de los que presenta el mayor porcentaje de empresas con una fémina entre sus principales propietarios.

El informe La Mujer en la gestión empresarial, elaborado por la OIT, también precisa que el 32,3 por ciento de las empresas que operan en Nicaragua tienen a una mujer en un puesto gerencial, al tiempo que se potencializan las condiciones para que esa cifra sea aún más elevada.

En ese acápite, Jamaica tiene la proporción más alta de féminas en cargos directivos con 59 por ciento, mientras Yemen tiene la más baja con 2,1 por ciento.

En la lista de los 108 países analizados, Estados Unidos ocupa el lugar 15, con 47 por ciento de mujeres gerentes, el Reino Unido está en el puesto 41, con 34,2 y la Federación de Rusia ocupa el escaño 25, con el 39,1 por ciento.

Con 53,1 por ciento de mujeres ejecutivas, Colombia ocupa en el listado el segundo lugar a nivel mundial, a la que le sigue Panamá en la región con un 47,4 por ciento, quinto en el escalafón global.

El análisis hecho por OIT sostiene que en 80 país del total analizado, la proporción de mujeres en cargos directivos se elevó durante las dos últimas décadas, lo cual muestra que un tercio de las empresas en el mundo están dirigidas por féminas.

Sin embargo, pese a los progresos hechos en la gestión empresarial y al último decenio de activismo encaminado a eliminar los obstáculos que les impiden acceder a los cargos más altos, las mujeres siguen excluidas de la adopción de las principales decisiones económicas.

Es fundamental que más mujeres alcancen puestos directivos superiores en áreas estratégicas para disponer de una reserva más amplia de potenciales candidatos a cargos como directores ejecutivos o presidentes de una empresa, explicó Deborah France-Massin, directora de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT.

En la actualidad, las mujeres poseen y administran más del 20 por ciento de todas las empresas, pero lo más probable es encontrarlas en micro y pequeñas empresas.

Lograr que desarrollen sus propias empresas es decisivo para la igualdad y el desarrollo nacional, sugiere al respecto el citado informe.

En el contexto nacional, Matthias Dietrich, director ejecutivo de la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial, reconoció que en nuestro país poco a poco las mujeres ganan sus espacios dentro de las empresas, pero aún hay mucho por hacer.

En su opinión, las organizaciones empresariales deben poner como un punto de su agenda la importancia de las mujeres en el mundo laboral, enfocada en lo exitoso que resulta su presencia en los programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

El informe de la OIT señala que el 70 por ciento de la población activa femenina de Nicaragua trabaja en microempresas, empleos que constituyen su principal fuente de ingresos.

Por otra parte, organismos laborales indican que en el 62 por ciento de las empresas nicaragüenses, al menos una mujer tiene participación en la propiedad, aunque tiene más presencia en las pequeñas empresas con rangos de 5 a 19 empleados con 66,5 por ciento.

Esa labor de las mujeres como productoras o propietarias en las micro y pequeñas empresas agrícolas y textiles, entre otras, tiene un papel significativo en la economía nacional porque representan el 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), subraya el informe.

El estudio también resalta que si en el año 2010 sólo el 19,6 por ciento de las mujeres tenían acceso al financiamiento, ese porcentaje se incrementó hasta en 26,2 por ciento, ya que en los últimos años más mujeres reciben créditos de las instituciones financieras.

A su vez, la OIT señala que en América Latina y el Caribe más que en cualquier otra región del mundo, las mujeres emprenden negocios para aprovechar las oportunidades que se ofrecen en sus respectivos países, que en Nicaragua se patentiza con el apoyo que brinda el Gobierno Sandinista a este segmento poblacional.

también te puede interesar