Nicaragua

Managua, la ciudad que siempre renace

Devastada por varios terremotos a lo largo de la historia, Managua se empeña en crecer, desarrollarse y ser cada día más linda

Managua, la ciudad que siempre renace
Managua, la ciudad que siempre renace |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Caminar por sus calles evidencia su fortaleza y perseverancia – como la de su gente – frente a las adversidades. Parques remozados, atractivos espacios para la recreación y la ejecución de numerosas obras sociales dan cuenta de una Managua que florece.

Una belleza y encanto que tienen especial significado en esta fecha, 31 de marzo, cuando recordamos la violenta sacudida de la tierra aquel Martes Santo de hace 84 años que dejó más de mil muertos, gran cantidad de heridos y cuantiosos daños materiales.

Pocos edificios entonces estaban preparados para enfrentar tales eventos, por lo que pocos quedaron en pie, entre ellos la casa presidencial de la Loma de Tiscapa y el Palacio del Ayuntamiento.

El director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Luis Morales Alonso, recuerda cómo era la capital antes de que el sismo de 5.8 grados de magnitud la redujera prácticamente a cenizas.

“Tenía ese aire pretencioso de gran ciudad que quería destacarse a diferencia de lo colonial de León y de lo neoclásico que tenía Granada”, comenta el también arquitecto.

Subraya que la urbe anterior a 1931 tenía aires europeos, especialmente de la arquitectura francesa, por lo que en ella eran comunes arcos de medio punto, herrajes metálicos, construcciones de dos plantas y mucho más altas que las de otras ciudades del país.

Alonso recuerda que en esa época aún quedan construcciones de adobe y taquezal, además de otras de piedra cantera, cal y canto, y no existía todavía el sistema de concreto reforzado.

Tras el sismo, la arquitectura urbanística de la ciudad cambió, señala el director del INC, quien apunta como ejemplos la construcción posterior de la Plaza de la República –actualmente Plaza de la Revolución–,  la instalación que actualmente ocupa el Palacio Nacional, testigo de numerosos hechos de la historia nacional.

Testigos de aquella trágica jornada recuerdan que a la hora del terremoto, ocurrido sobre las 10 de la mañana, mucha gente estaba en los comercios asegurando víveres y artículos para las celebraciones de la Semana Mayor.

Entonces se sumó al movimiento telúrico un incendio que para males mayores se extendió por gran parte de Managua, quemándose numerosas manzanas y varios edificios.

A este evento que con tristeza recordamos siguió otro igual de angustioso, el demoledor terremoto de 1972, pero también de este nuestra ciudad volvió a levantarse como guerrera de fortaleza inquebrantable.

El pasado año otro temblor de más de 6 grados de magnitud recordó los tristes eventos, pero esta vez tanto la urbe como quienes la habitan estaban mejor preparados, gracias al continuo fortalecimiento de las  capacidades preventivas.

Managua se empeña en crecer, desarrollarse y ser cada día más linda, dando vida a ese antiguo mito del ave Fénix, que renace de sus propias cenizas con toda su gloria.

también te puede interesar