Nicaragua

Educar con empatía

Saber mirar las cosas con la perspectiva de los otros es la fórmula perfecta para potenciar el éxito en los demás

Educación
|

B. García |

La empatía es un fenómeno muy complejo que involucra varias habilidades que en la psicología actual se entienden como el sentido de la autoconsciencia y la habilidad para discernir entre nuestros sentimientos y los de las demás personas.

Aunque para muchos parezca descabellado, existen individuos que no pueden ofrecerle ayuda a otro que esté en problemas notables, no porque sean insensibles, sino porque son incapaces de interpretar adecuadamente la situación en la que se encuentra el otro.

Este es evidentemente un caso extremo, pero ocurre muy a menudo en la vida cotidiana y sobre todo en las instituciones de enseñanza o el hogar.

Para poder ayudar a nuestros hijos en su educación es necesario:

-Acercarse a él y preocuparse por sus necesidades. Cuando los niños sienten que sus necesidades se toman en cuenta en su hogar entonces tienen más posibilidades de sentir empatía hacia los otros y se exigen más.

-Trate a su hijo como a un ser independiente. Estudios recientes han confirmado que cuando a los niños se les educa y se les trata teniendo en cuenta que ellos tienen pensamientos propios, creamos adultos capaces de ponerse en el lugar de los demás. Siempre es bueno que hable con su hijo sobre su estado emocional, qué desea, sus necesidades, anhelos, miedos, etc.

-Aproveche cualquier oportunidad para inducirlo a que sea comprensivo con los demás. Por ejemplo, si en la televisión ve a alguien que está siendo victimizado hable con su hijo acerca de esta situación y de cómo cree que se sienta esa persona. Es muy importante evitar caer en estereotipos o creencias que son erróneas.

-Enseñarla la igualdad que existen entre todos los individuos. Muchos experimentos recientes sugieren que los niños sienten más empatía por aquellos individuos que le son familiares o similares a él. Procura analizar esto desde diferentes ángulos para que ellos aprendan que aunque pueden compartir experiencias o características con una persona, con todos puede tener algo en común.

-Conquiste en él los buenos sentimientos a través de las relaciones sociales sanas y el afecto. Cuando se liberan altos niveles de oxitocina en el cuerpo como consecuencia de las interacciones sociales placenteras somos capaces de “decodificar” con más facilidad el significado de las expresiones faciales de otros y podemos sentir más empatía.

La atención, el afecto y la interacción social son elementos claves que necesita su hijo para crecer como un individuo verdaderamente útil para la sociedad, en momentos como estos, en los que a veces nos parece que la empatía está en peligro de extinción.

también te puede interesar