Nicaragua

Nicolás Maduro: “A esta tierra no la toca la bota yanqui”

Venezuela quiere paz y  no existe amenaza desde Estados Unidos que sea capaz de detener el avance del socialismo y la Revolución Bolivariana, afirma el presidente Maduro, quien presentará una solicitud de Ley Especial Habilitante a la Asamblea Nacional para preservar la estabilidad en su país

Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció la guerra económica, comercial y financiera desatada contra su país por Estados Unidos para cansar, debilitar y desestabilizar al pueblo, en aras de derrocarlo.

Al referirse a las medidas de presión anunciadas este lunes por el presidente Barack Obama, Maduro afirmó que se “ha dado el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra la tierra de Bolívar”.

“¿Cómo quiere que se le recuerde, presidente Obama, como a Richard Nixon, que asesinó a Salvador Allende, o como a George W. Bush, que quiso derrocar a Chávez e invadió a Irak?”, cuestionó el mandatario.

Declaran a Venezuela como una amenaza y por tanto decretan una emergencia nacional. Pero el texto dice que buscan “las mejores relaciones con el Gobierno de Venezuela”. Eso es un monstruo de la diplomacia blanca, consideró el presidente respecto al documento publicado este lunes en Washington.

“Ustedes son la amenaza, que no defienden a los afroamericanos que todos los días asesinan en sus calles, que han visto crecer la pobreza nunca conocida en Estados Unidos. Ustedes crearon a Osama Bin Laden y Al Qaeda, invadieron Libia y crearon al Estado Islámico. No tienen derecho a decir que Venezuela es una amenaza. Usted, presidente Obama, ha decidido hundirse en un callejón sin salida”, dijo Maduro.

Ya basta, debe acabarse la injerencia de Estados Unidos, afirmó el mandatario desde una reunión del Consejo de Ministros venezolano. Es el mismo Imperio con otro rostro. Estamos a las puertas de una agresión por parte del presidente Obama, quien cruzó los límites que él cuidaba.

En Venezuela no necesitamos que defiendan los derechos humanos, puntualizó, al tiempo que pormenorizó las violaciones que Estados Unidos comente en este sentido dentro y fuera de sus fronteras.

Aunque en el país exista un sector que constantemente pida la intervención norteamericana, nuestros asuntos competen exclusivamente a los venezolanos, subrayó el presidente.

Estados Unidos no quiere entender la Revolución socialista y los procesos progresistas de toda América Latina, abundó Maduro al leer el comunicado emitido por la Casa Blanca. Buscan reconquistar su patio trasero. Este es un pulso donde o somos una América Latina independiente, libre y soberana, o volvemos a ser colonia. La disyuntiva ya está resuelta. Ya somos patrias independientes, soberanas, fuertes, que se saben defender en todas las dimensiones que toque defender el sueño de ser.

Barack Obama ha declarado una emergencia nacional no para resolver los problemas graves que tiene Estados Unidos, sino para amenazar a Venezuela, una tierra de paz, una patria independiente.

Es una amenaza desproporcionada. Declarar a un país amenaza para otro país por los asuntos internos que el primero tenga, es una desproporción, un exabrupto, es una grosería ilegal, expresó.

¿Es viable un mundo donde un país se abrogue el derecho de dictar leyes para gobernar otros países?, inquirió el presidente. Eso es de los tiempos del Imperio romano. Si no fuera por la gravedad de la situación, sería para reírse. En la mañana ni siquiera podía creerlo al escuchar la noticia. Es inverosímil.

Los venezolanos y las venezolanas deben sentirse indignados por la arrogancia Imperialista de pretender gobernar en nuestro país.

No existe amenaza desde Estados Unidos, agregó, que sea capaz de detener el avance de la Revolución Bolivariana, de la construcción del socialismo. Vamos a salir victoriosos de esta amenaza.

Indicó Maduro que en el mundo entero a Venezuela se respeta, pero no podemos olvidar la historia. Así, rememoró una serie de acciones clave desatadas por Washington desde que asumió la presidencia para derrocarlo. Así, detalló cómo las Agencias de Inteligencia norteamericanas han planificado la guerra económica desde hace más de dos años de forma escalada.

“Hay gente que no comparte nuestro proyecto socialista, pero no están de acuerdo con la injerencia de los gobiernos de Estados Unidos en la vida de los pueblos del mundo”, remarcó.

Sin embargo, acotó luego, no contaban con la astucia de un pueblo consciente, y el pueblo venezolano se sintió retado en su dignidad patria, y tuvimos una tremenda victoria en las elecciones municipales, con el 55% de los votos.

En cantidad, durante esas elecciones votaron más personas de los que lo hicieron el 14 de abril de 2013, cuando Maduro salió electo.

En 2014 lanzaron una ofensiva violenta para derrocar al gobierno en frío, anotó el presidente venezolano. “Habían preparado grupos entrenados en la violencia callejera. Lograron activar una centena de puntos de violencia simultánea en municipios gobernados por las alcaldías de la oposición más rancia. Se perdieron 43 vidas en esas guarimbas. Diez de ellos fueron asesinados por francotiradores. ¿Qué pasaría si eso sucede en Estados Unidos?”, cuestionó.

Con paciencia y mano firme enfrentamos este ataque masivo contra nuestra Patria, por el capricho de un grupo de agentes que responden a intereses estadounidenses para colonizar nuestra patria.

Esas guarimbas dejaron un daño de 20 mil millones de bolívares. Pero se impuso la ley y la voluntad de paz gracias al pueblo y la firmeza de las instituciones. Desde ese momento empezó la derecha a proteger a los guarimberos. Desde ese día sacaron 105 comunicados inmiscuyéndose en los asuntos de Venezuela, de los cuales el 50 por ciento es para solicitar la libertad de los golpistas.

En esos meses desmontamos un intento de golpe de Estado grave. EE.UU. aboga todos los días por las figuras políticas que ellos construyen pero se olvidan de los militares golpistas, preparados por ellos, que tenemos presos luego de que confesasen.

Prosiguió recordando que en diciembre intentaron impedir unas navidades felices al pueblo.

En 2015, afirmó, el empeño de Estados Unidos y sus figuras políticas por destruirnos, en referencia a la oposición,  ha continuado. Pocos Gobiernos del mundo aguantarían lo que hemos aguantado en estos 16 años de arremetida mediática mundial, nacional y presiones de todo tipo.

En diciembre de 2014 se acordó la designación de los poderes públicos a través de la Asamblea Nacional, recordó el presidente. Todos los diputados de la oposición participaron de esto, y cuando se iba a elegir a los titulares del poder ciudadano, la oposición saboteó la designación por mandato de Washington. Gracias a la mayoría sólida que tenemos en la Asamblea de diputados esto fue respetado constitucionalmente, aseveró el mandatario.

La derecha, siguiendo un guion muy bien planteado, se ha dedicado a crear un “argumentario golpista” para colocar su ideología fascista y justificar sus acciones, explicó el presidente.

El segundo evento, afirmó, fue una emboscada económica cuando estaba de gira por Rusia y China, rememoró.

El tercer evento que pretendieron montar fue de saqueo con 200 activistas, pero el pueblo lo rechazó.

Agregó Maduro que el cuarto evento, “como sacado de sombrero de un mago”, fue tomar a la derecha más recalcitrante junto a la oposición que trataron de cuidar las apariencias diplomáticas convocando a la calle. Los mismos cantos de odio, violencia y guerra que conocemos desde 2002. Las mismas intenciones perversas.

Sectores importantes de la población que pueden estar descontentos por acciones que no hemos acometido, sin embargo, supieron que había “algo raro”, dijo Maduro. El pueblo los dejó solos y fracasaron en el evento que creían clave en lo político, tratando de reeditar el 11 de abril de 2002 (cuando la oposición venezolana inició el Golpe de Estado contra el Comandante Eterno, Hugo Chávez).

Cortamos la cadena de eventos, uno por uno. Movilizamos al pueblo y este rechazó a los diputados de la oposición, recordó Maduro.

El mandatario rememoró que durante todo este tiempo ha denunciado la gestación de los diferentes golpes de Estado que han intentado en este período, como el atentado violento que pretendían acometer con aviones traídos desde el exterior.

La Historia, una vez más le dio la razón al presidente venezolano. No es un método nuevo, pues con Cuba hicieron lo mismo cuando la invasión de Playa Girón en 1961.

Este atentado lo cortamos preventivamente, dijo Maduro al tiempo que agradeció a los oficiales patriotas de la aviación.

Esto buscaba provocar un caos y violencia generalizada en el país para luego intervenir Venezuela. “Venezolanos y venezolanas de este tiempo histórico. Vivimos un momento estelar en la defensa de esta tierra sagrada. Es tiempo de definiciones, de dar un paso adelante, para decirle al Imperio estadounidense que hay un pueblo unido y garantizaremos que a esta tierra no la toque la bota yanqui nunca”, sentenció.

El Golpe de Estado ha sido derrocado. El presidente Barack Obama ha decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi gobierno y por eso ha dado este paso hoy, dijo, en referencia al paquete de medidas ejecutivas anunciadas este lunes desde Washington.

No es tiempo de cobardías, es tiempo de tener confianza en la fuerza moral superior que tiene la patria de Bolívar sobre el Imperio estadounidense, agregó. Hay que defender nuestra sagrada soberanía.

Fracasado el Golpe de Estado y todos los procesos que lo acompañaron, vamos rumbo a consolidar nuestra estabilidad política. Por eso se han planteado perturbar grave y financieramente la vida de Venezuela.

Hizo un llamado a despertar la conciencia bolivariana, de dignidad, para exigir en una sola voz que a Venezuela se respeta.

Informó que el presidente boliviano, Evo Morales, reafirmó su apoyo incondicional a Venezuela, así como organismos de integración como el ALBA y Unasur.

Igualmente llamó Maduro a la unión de los patriotas venezolanos, a quienes pidió pronunciamientos en torno al tema.

“Yo digo como el Che Guevara, en los Imperialistas no se puede creer ni un tantico así, y como Fidel Castro, no confío en los políticos de Estados Unidos”, destacó.

“Si están listos para tener relaciones diplomáticas sobre la base del respeto mutuo, podemos entendernos. Pero no vengan con zanahoria y garrote. El garrote lo dejan bien lejos, y la zanahoria cómansela ustedes”, enfatizó Maduro.

El presidente anunció durante su intervención varios cambios en su gabinete de Gobierno, destinados, según dijo, a reforzar la paz y la estabilidad en Venezuela.

Casi al final de su intervención llegó el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello. Maduro solicitó se sentase a su izquierda, y ratificó que la relación entre ambos es de hermanos. Desestimó rumores acerca de supuestas divisiones entre ellos, las cuales, dijo siembra el Imperio.

Diosdado Cabello fue la primera autoridad venezolana que rechazó de forma contundente las presiones estadounidenses al afirmar que en Venezuela «tendrá que sancionar a mucha gente, señor Obama».

Finalmente, Maduro anunció que en la sesión de la Asamblea Nacional de este martes presentará una solicitud para una Ley Especial Habilitante que le permita defender la soberanía e integridad de Venezuela bajo cualquier circunstancia. Es una ley antiimperialista, aclaró.

también te puede interesar