Nicaragua

Publicación puertorriqueña agradece solidaridad de Nicaragua y el presidente Daniel

Un editorial del semanario Claridad destaca la actitud del Comandante Daniel al ceder al líder independentista boricua Rubén Berríos un espacio en su discurso durante la III Cumbre de la CELAC

claridad
|

Redacción Central |

La “ardorosa y conmovedora” solidaridad del Presidente Comandante Daniel Ortega, expresada al ceder al líder del Partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos, un espacio en su discurso durante la III Cumbre de la CELAC, fue destacada y agradecida “de todo corazón” en un editorial del semanario boricua Claridad.

También reconoce a Daniel por haber designado a Berríos asesor de la Presidencia de Nicaragua en materia de Política Internacional y Descolonización, y anunciar que integrará la delegación nicaragüense a la próxima Cumbre de las Américas.

A continuación el texto íntegro del editorial.

Una comparecencia contundente y victoriosa

La comparecencia del presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez, ante los jefes de estado y gobierno latinoamericanos y caribeños reunidos la semana pasada en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Costa Rica fue, además de un hito histórico, un momento de victoria y reivindicación para la causa de nuestra independencia nacional y la lucha anticolonial en Puerto Rico. Gracias a la valentía y solidaridad de la Nicaragua sandinista, y de su presidente, Daniel Ortega Saavedra, el cerco del silencio impuesto por Estados Unidos a la discusión de la situación colonial de Puerto Rico fue burlado, y el reclamo por nuestra soberanía -en la persona de un destacado dirigente independentista puertorriqueño- resonó con fuerza en el máximo foro de integración regional latinoamericana y caribeña.

Desde el 1973, cuando el entonces secretario general del Partido Socialista Puertorriqueño, Juan Mari Brás y el propio Berríos comparecieron por primera vez ante el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas, llevando el reclamo de nuestro pueblo contra la dominación colonial de Estados Unidos sobre nuestra Patria, éste no había obtenido tanta resonancia internacional como en esta ocasión.

El momento y las circunstancias que rodearon la presentación de Berríos ante la CELAC no son los mismos del 1973. Entonces, el gobierno revolucionario de Cuba era la voz solitaria de apoyo incondicional a la independencia de Puerto Rico en América Latina, y muchos gobiernos de nuestra región y el mundo, aún reconociendo la realidad colonial de Puerto Rico, se abstenían de irritar al todopoderoso gobierno de Estados Unidos, decidido a salvar su prestigio enterrando nuestra condición colonial bajo el manto del llamado Estado Libre Asociado. Hoy, los tiempos son distintos. Estados Unidos no sólo ha comenzado a ser cuestionado en el mundo tras su nefasta trayectoria de guerra y agresiones a todo lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, que le ha llevado a inflamar sus relaciones con buena parte de la humanidad, sino porque el modelo capitalista neoliberal que ha capitaneado está dejando una estela de pobreza y exclusión económica y social, y ha ensanchado tanto la brecha entre ricos y pobres, que ha despertado a muchas consciencias y pueblos que comienzan a organizarse y luchar para abrirse nuevas vías de justicia social y económica para las grandes mayorías en sus respectivos países.

La región de América Latina es, quizá, donde más se advierte este cambio de paradigma. Por décadas ignoradas, saqueadas y agredidas; tratadas como si fueran el traspatio y la propiedad de Estados Unidos, nuestras naciones latinoamericanas han comenzado, poco a poco, a sacudirse del lastre del dominio neocolonial estadounidense y de las oligarquías parásitas al servicio de la opresión y las dictaduras, comenzando un viraje histórico con la puesta en el poder político de gobiernos de izquierda y progresistas en muchos de nuestros países. En la mayoría de éstos ya han comenzado a verse y sentirse los resultados extraordinarios de sus nuevas políticas, como la reducción en las tasas de pobreza y el repunte del desarrollo económico y los avances sociales. Otro ejemplo de esta nueva voluntad latinoamericana es haber dejado atrás a la inoperante y corrupta Organización de Estados Americanos, creada y subvencionada por el gobierno de Estados Unidos para proteger sus intereses, y haber creado nuevos organismos de integración como la CELAC, que persiguen el consenso entre países para decisiones que beneficien a todos sus miembros. En esta más reciente cumbre, la CELAC se ha propuesto la extraordinaria meta de erradicar la pobreza en nuestros países para el año 2025.

Ése es el contexto de la comparecencia del compañero Berríos Martínez, ante una América Latina y Caribe fuertes y de pie, donde ninguno de nuestros países, –subrayamos, ninguno- cuestiona ya el carácter colonial de la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos, como tampoco nuestro ser auténticamente caribeño y latinoamericano, y nuestro derecho natural e histórico a pertenecer a esta región.

Ciertamente, la comparecencia de Rubén Berríos Martínez ante este foro continental es un gran paso de avance en la agenda para nuestra descolonización, acontecimiento que debe llenar de orgullo al movimiento patriótico y a todo el pueblo puertorriqueño. En los pueblos de América Latina y el Caribe está la fuente de apoyo que nuestro pueblo necesita para romper definitivamente las coyundas del coloniaje. Así lo entendieron preclaramente Bolívar, Martí, Betances, Albizu y Sandino, al avizorar el futuro de unas Antillas unidas a la patria grande latinoamericana.

Desde CLARIDAD, abrazamos esta iniciativa extraordinaria del presidente del PIP, compañero Rubén Berríos Martínez, y agradecemos de todo corazón la ardorosa y conmovedora solidaridad de Nicaragua y su presidente, Daniel Ortega, al colocar tan generosamente a la disposición del nuestro su turno para dirigirse a la Cumbre de CELAC, designarlo asesor de la Presidencia de Nicaragua en materia de Política Internacional y Descolonización, y anunciar que integrará la delegación de Nicaragua a la próxima Cumbre de las Américas. Vaya también nuestro sincero agradecimiento a la reiterada solidaridad con nuestra causa de independencia expresada en el cónclave por los gobiernos de Cuba y Venezuela, a los que se sumó también el gobierno de Ecuador.

Leer además:

Puerto Rico avanza en la agenda Latinoamericana 

El principio del fin del colonialismo en Puerto Rico

CELAC 2015: Salto cualitativo

VIDEO: PIP anuncia nueva ofensiva internacional

también te puede interesar