Nicaragua

Nicaragua innovadora

La emprendedora Geraldine Herrera creó su pequeño negocio Vinocurova, una genial tienda dedicada al diseño, corte y confección de ropa para mujeres

Vinocurova
Vinocurova es una tienda dedicada al diseño, corte y confección de ropa para mujeres |

Redacción Central |

La pasión por la costura condujo a una joven graduada de la carrera de Arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), a sentar las bases de un negocio propio, a lo que la impulsó el poco atractivo de su puesto de trabajo en el diseño de cocinas y a la imposibilidad de ser su propia jefa.

No fue casual el encuentro de Geraldine Herrera, con el mundo de los moldes y las puntadas porque cuando era aún adolescente, su madre le enseñó todo lo que había aprendido de costura en Rusia, su país natal, y eso facilitaba su nuevo proyecto.

Asimismo, durante sus estudios universitarios había emprendido la confección de bolsos para mujeres que ella misma diseñaba para satisfacer necesidades y peticiones femeninas que siempre fueron muy bien recibidos, contaba con esa experiencia.

Pero para hacer realidad su aspiración no bastaba el currículo que poseía, necesitaba una certificación de sus conocimientos para esa actividad en la que se destacan los artículos  de muchas mujeres que trabajan en sus casas, en talleres  y ferias comerciales.

Como no podía cursar una carrera en Diseño de Modas para la cual se requerían cuatro años y deseaba empezar su empresa, tomó un curso intensivo de costura española para completar su formación académica, en la que había aprendido las dimensiones del cuerpo humano.

Geraldine Herrera

La pasión por la costura condujo a Geraldine Herrera a crear su exitoso negocio

Luego del curso,  la emprendedora Geraldine acondicionó una habitación de su casa e inauguró Vinocurova, una pequeña empresa de diseño, corte y confección de ropa para mujeres.

Para exponer y proponer la ropa que diseña y entrar en contacto con los compradores, la joven arquitecta promueve sus productos a través de la publicidad oral y en su página de Facebok, que ya tiene más de mil 500 seguidores.

En su espacio digital, la otrora arquitecta devenida diseñadora, ofrece una línea de ropa que incluye blusas, faldas y vestidos, además de elaborar vestidos de gala y de bodas, por encargo.

Las tarifas de sus diseños, en cuya elaboración utiliza productos locales, se ajustan a las medidas del cuerpo de sus clientes, porque para ello no utiliza las tallas estándar de mercados internacionales, ni de modelos anoréxicas o de mujeres japonesas.

Para ello se basa en un estudio del cuerpo de la mujer nicaragüense realizado cuando estaba en la facultad de arquitectura y percibió que la mujer promedio tiene curvas. Hay de todo, la mayoría no es normalmente flaquita, de ese estudio saqué mis tallas, afirma.

De acuerdo a Geraldine, quien asegura que produce modelos exclusivos fusionando lo mejor de la costura española y la rusa, sus artículos van acompañados del precio en córdobas, pues considera una deslealtad venderlos en otras monedas.

también te puede interesar