Nicaragua

Fortalecen acciones contra el chikungunya

Los departamentos más afectados por la enfermedad son Managua, Masaya, León y Chinandega

Lucha contra el Chikungunya
Lucha contra el Chikungunya |

Redacción Central |

El Gobierno Nacional fortalece las acciones del plan de lucha antiepidémica ante el incremento de los casos de fiebre chikungunya en el país, 300 hasta la fecha.

Como parte de este esfuerzo se intensifican las labores de fumigación y abatización para reducir las poblaciones de los mosquitos transmisores –Aedes aegipty y Aedes Albopictus–, especialmente en los departamentos de Managua, Masaya, León y Chinandega, los más afectados.

En conferencia de prensa, el director de Vigilancia para la Salud Pública del Ministerio de Salud, doctor Carlos Sáenz, destacó que estos trabajos se efectúan en articulación con los Gabinetes de las Familia, alcaldías e instituciones del Gobierno.

Vamos a estar con visitas casa a casa, depositando y entregando abate, revisando los depósitos de agua de consumo y brindando charlas a la población sobre las acciones preventivas, explicó el especialista.

Entre los objetivos claves de esta lucha figura la eliminación y destrucción de los criaderos del vector, por lo que los brigadistas apoyan a la población para identificarlos y eliminarlos de manera permanente.

Igualmente se fortalece el control de las personas con síntomas sospechosos y se realizarán sesiones permanentes de trabajo para revisar cada caso y la situación epidemiológica en los municipios.

Continúan las jornadas de limpieza para sacar fuera de nuestros hogares los objetos inservibles y se trasmitirán de manera sistemática mensajes que contribuyan a cambiar actitudes para el enfrentamiento conjunto y responsable de la enfermedad.

Las autoridades insisten en la importancia de seguir las recomendaciones preventivas para evitar las picaduras de los mosquitos y también revisar nuestros hogares para detectar riegos.

Recuerde acudir al médico en caso de sentir alguno de los síntomas del chikungunya: fiebre alta, dolor intenso en las articulaciones -puede extenderse por meses- y de cabeza, náuseas y vómitos, entre otros secundarios.

El virus es originario de África, donde se identificó por primera vez en 1952. Llegó a nuestro continente en diciembre de 2013 tras detectarse varios brotes en regiones de Asia y Europa.

también te puede interesar