Nicaragua

Motivos de sobra para celebrar

En el Día Mundial de la Alimentación, Nicaragua muestra eliminación del hambre, disminución considerable de la pobreza y otros logros de los programas sociales implementados por el Gobierno Sandinista

Recolección de hortalizas
Recolección de hortalizas |

Redacción Central |

Los nicaragüenses celebramos este jueves el Día Mundial de la Alimentación con la alegría de la eliminación del hambre, un sector agropecuario en constante crecimiento y el desarrollo de la agricultura familiar con el apoyo directo del Gobierno Sandinista que entrega granos, semillas y animales.

El 16 de octubre de cada año se celebra este Día, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en coincidencia con la fecha de fundación de ese organismo de la ONU en 1945.

La finalidad expresada entonces en la cita de la FAO es concientizar a los pueblos sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

El tema en este año, “Alimentar al mundo, cuidar el planeta”, fue elegido para promover la sensibilización sobre la agricultura familiar y los pequeños agricultores.

Centra la atención mundial en el importante papel de la agricultura familiar en la erradicación del hambre y la pobreza, la consecución de la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y de los medios de vida, la ordenación de los recursos naturales, la protección del medio ambiente y el logro del desarrollo sostenible, en particular en las zonas rurales, señala la FAO en su página web oficial.

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 2014 “Año Internacional de la Agricultura Familiar”. Esta es una clara señal de que la comunidad internacional reconoce la importante contribución de los agricultores familiares a la seguridad alimentaria mundial, afirma ese organismo.

En Nicaragua se erradicó el hambre, como certificó el Programa Mundial de Alimentos (PMA), porque ha existido una respuesta inmediata del Gobierno Sandinista  a niveles departamental, municipal y comunitario ante fenómenos climatológicos y naturales, como ocurre en estos días con los sismos e inundaciones.

Estas acciones gubernamentales se pueden apreciar en cada fenómeno natural que se presenta en el país mediante la distribución de paquetes de alimentos y otros productos imprescindibles para la vida.

Asimismo, el PMA señaló que el Ministerio de Educación adelanta en estas ocasiones la entrega de la merienda escolar y el número de días de cobertura de ella entre los niños en sus escuelas, para que no falte el alimento. Además, instituciones investigan la posibilidad de incorporarle nutrientes a partir del marango, para mejorar la dieta de los estudiantes.

El director para América Latina y el Caribe del PMA, Miguel Barreto, resaltó recientemente los esfuerzos del Gobierno Sandinista en materia de alimentación y expresó que este organismo continuará apoyando esa labor, en beneficio de la población, en especial de las personas más vulnerables, como son los niños, embarazadas y ancianos.

En una visita realizada al país del siete al 10 de julio pasado, Barreto sostuvo reuniones con funcionarios del gobierno, con quienes trabaja el PMA en las operaciones de asistencia alimentaria y técnica en la temática de la Seguridad Alimentaria Nutricional.

Durante recorridos por áreas de pequeños productores de granos básicos de Nueva Segovia, organizados en asociaciones y cooperativas, pudo comprobar el esfuerzo por mejorar la calidad y la producción y vincularlos a nuevos mercados, donde venden sus productos a precios justos y dignos con beneficio para la población, como es el caso de las ferias agropecuarias.

Es por ello que la XXXIII Conferencia Regional para América Latina y el Caribe de la FAO reconoció a Nicaragua por sus logros en cuanto a la reducción de la desnutrición infantil.

El Coordinador del Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio, Bosco Castillo, resaltó que nuestro Gobierno tiene la voluntad política de garantizar la seguridad alimentaria de todos los nicaragüenses, especialmente los más vulnerables.

Señaló que para avanzar en materia nutricional en nuestro país hay una serie de programas como el de la Merienda Escolar y el de Bono Productivo Alimentario, que van destinados precisamente a darle prioridad a la alimentación de las familias.

Añadió que con el programa de Nutrición Escolar se cubre el ciento por ciento de los niños estudiantes, proporción muy superior a los de otros países, donde se cubre el 60 o solo el 40 por ciento de las necesidades reales.

A estos dos programas sociales emblemáticos del Gobierno Sandinista para eliminar el hambre y la desnutrición hay que sumar otros como el Alimentario y el Usura Cero. Mediante el primero se entregan gratuitamente animales, granos, semillas, aperos de labranza y alimentos, mientras que con el segundo se otorgan préstamos con bajísimo interés, cuyos principales objetivos son la lucha contra el hambre y la pobreza entre los más necesitados.

Con la ejecución de estos y otros programas sociales, así como la eliminación progresiva del desempleo, el Gobierno de Nicaragua ha sido reconocido por la FAO por su avance en la lucha contra la pobreza, especialmente en la eliminación del hambre.

Los avances logrados en Nicaragua por la estabilidad política y la diversificación del proceso alimentario durante los últimos siete años fueron destacados por la FAO, la cual subrayó que esta nación disminuyó significativamente la carencia de alimentos con respecto a 22 años atrás, cuando el 55 por ciento de la población la padecía, por lo cual aseguró que alcanzó los Objetivos del Milenio en materia alimenticia.

Uno de los aspectos más valorados por la ONU es la entrega gratuita de la merienda escolar para los alumnos de la enseñanza primaria en todo el país, especialmente en zonas rurales, donde tradicionalmente los menores dejaban de asistir a clases por falta de una alimentación adecuada.

Para señalar alguna cifra al respecto, es conveniente recordar que en 2013 se entregaron 153 millones 622 mil 675 raciones de alimentos.

El éxito de este programa constituye la restitución del derecho a la seguridad alimentaria y nutricional a un millón 37 mil 539 estudiantes de preescolar y primaria comunitarios, públicos y subvencionados, con una cobertura total de la merienda escolar de la matrícula a nivel nacional, que se reflejó en mayor permanencia en las aulas.

Para apoyar la merienda escolar se desarrollaron los huertos escolares, con el establecimiento de mil 410 unidades en 2013 y el aporte de madres y padres de familia, organizados en los Comités de Alimentación Escolar, con el principio de responsabilidad compartida, en beneficio de los niños.

En Nicaragua la agricultura familiar está vinculada a la seguridad alimentaria nacional y se utiliza fundamentalmente la agroecología, o sea, sin aplicación de elementos químicos para producir alimentos, lo que beneficia los suelos y el medio ambiente.

En fecha tan reciente como agosto del presente año, el PMA afirmó en un comunicado que nuestro país está libre de hambre, así como no existe riesgo de ella, a pesar de las sequías u otros fenómenos naturales que puedan ocurrir.

El PMA resaltó que ante una reciente sequía el Gobierno Sandinista ejecutó una respuesta inmediata mediante la entrega de alimentos en las zonas más afectadas, como el llamado corredor seco, en un trabajo  acompañado por organismos de cooperación bilaterales y multilaterales.

Es de significar que durante aquella XXXIII Conferencia Regional de la FAO, Nicaragua también fue reconocida por sus logros en la reducción de la desnutrición infantil.

El Gobierno Sandinista promueve Escuelas de Oficios en los municipios, especialmente en zonas rurales, para que pequeños agricultores de las comunidades amplíen sus conocimientos a través del modelo Aprender Haciendo, para favorecer a los productores mediante la instrucción en técnicas avanzadas para cultivar sus tierras.

Para mantener una producción que asegure la alimentación regular a la población el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Ministerio de Economía Familiar, así como el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) incrementan los Bancos de Semillas mejoradas en todo el país hasta seis mil 800 que satisfagan las necesidades nacionales.

El INTA creó en regiones del país Bancos de ese tipo con cepas más resistentes a los efectos del cambio climático, con variedades con un alto nivel nutritivo para suministrar a productores, quienes agradecen esta iniciativa pues logran rendimientos superiores en sus cosechas, sobre todo los asentados en zonas secas.

Es por ello que Nicaragua llega a este Día Mundial de la Alimentación con motivos de sobra para celebrar, porque el país logró reducir de forma significativa los niveles de pobreza y malnutrición, así como cosecha éxitos en la seguridad alimentaria.

también te puede interesar