Nicaragua

Gobierno mantiene permanente atención a tormentas solares

Para este viernes se prevé una tormenta geomagnética de escala baja que no representa un peligro inminente

Tormenta solar
Tormenta solar |

Redacción Central |

El Gobierno Sandinista se mantiene atento a la actividad de tormentas solares ante la posibilidad de que en las próximas horas ocurran eventos de poca magnitud asociados a este fenómeno.

En conferencia de prensa, el asesor del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), José Milán, explicó que para este viernes se prevé una tormenta geomagnética de escala baja como muchas de las que han ocurrido desde inicios de este mes.

Aseguró que estos eventos no representan un peligro inminente por su baja magnitud, pero insistió en la necesidad de prestar atención a su desarrollo.

“La información que estamos dando es una información científica para que la población esté atenta. Es importante también que las instituciones sepan que estos eventos están sucediendo”, afirmó.

Milán precisó que estos fenómenos crean sobrecargas magnéticas que dañan el sistema de comunicación de satélites, las líneas de alta tensión, oleoductos, gasoductos, e incluso existen estudios que demuestran sus efectos en la salud humana y en  los ecosistemas.

En ese sentido, el experto del Ineter se refirió a que en nuestro país no hay investigaciones conclusivas sobre sus efectos, pero nuestro Gobierno mantiene un sistema de alerta y vigilancia para estudiarlos y clasificarlos.

El equipo de Clima Espacial de la Administración Nacional de los Océanos y Atmósfera de Estados Unidos registró este 10 de septiembre una fuerte tormenta solar de rayos X con ráfagas de ondas electromagnéticas y una explosión de partículas a la Tierra.

Según se informó, las ondas electromagnéticas causaron interferencias y bloqueos de las comunicaciones, una tormenta de radiación y una geomagnética, las cuales continúan afectando nuestro planeta aunque en niveles menores.

En 1859 se registró la tormenta solar más potente de la historia que provocó el fallo de sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte, y extensas auroras boreales, también conocidas como luces del norte y del sur.

En esa oportunidad, el sol liberó más de mil kilojulios de energía, el equivalente a la explosión simultánea de 10 mil millones de bombas como la que explotó en Hiroshima, y un billón de kilogramos de partículas cargadas de electricidad que volaron a una velocidad de hasta tres mil kilómetros por segundo.

Las tormentas solares son consecuencia de las violentas erupciones en la superficie solar, que vienen acompañadas de las denominadas eyecciones de masa corporal.

también te puede interesar