Nicaragua

Aprovechar con eficiencia los recursos hídricos

La sequía sufrida en el país de mayo a agosto debe aprovecharse como experiencia y usar mejor los recursos hídricos

Recursos hídricos
Con el fin de evitar los dañinos efectos de la sequía, debe haber un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos |

Redacción Central |

El cambio climático es una realidad en el planeta, por lo que en Nicaragua, en particular, es conveniente que el sector agropecuario se adapte a las nuevas circunstancias, así como establezca nuevas normas para la producción y el mejor aprovechamiento de los recursos hídricos, a fin de evitar los dañinos efectos de la sequía.

Las negativas consecuencias de la sequía este año en las zonas central y del Pacífico pueden considerarse una experiencia en aras de aprovechar sus enseñanzas ante una disminución de las lluvias desde mayo, que duró varios meses, hasta que ondas tropicales provocaron tardíamente precipitaciones.

Por la falta de lluvias en la etapa de invierno, que empieza en mayo, los cultivos de primera en la región centro y del Pacífico prácticamente se perdieron.

Solo en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur se pudieron efectuar en ese período las siembras y mantener la cría del ganado por la relativa regularidad que las lluvias tuvieron allí.

Las precipitaciones que ocurren ahora en el centro y el Pacífico se aprovechan para los próximos períodos de siembra, con el propósito de disminuir lo más posible las pérdidas del año agrícola, así como para garantizar el alimento del ganado ante la falta de pasto, lo cual nos deja una alerta que debemos aprovechar.

Ante esta situación, es conveniente prepararse y acopiar agua de las precipitaciones en represas para utilizarlas posteriormente en regadíos y para el consumo de los animales, con el objetivo de garantizar los cultivos y la cría de vacunos y otras especies, y así mantener los ciclos productivos previstos para cada año.

La creación de grandes estanques de agua requiere de una inversión considerable, pero se recupera rápidamente porque brinda la seguridad de la producción agropecuaria y hasta se pueden ampliar las áreas de cultivos y obtener mejores rendimientos, pero es necesaria la unidad de los productores para lograr estos objetivos.

También es conveniente que las represas para acumular las aguas de lluvias se hagan en lugares altos, para utilizarla sin necesidad de fuentes energéticas, o al menos que sean las mínimas posibles.

De aprovecharse los recursos hídricos proporcionados por las lluvias y construir represas, se beneficiará también la población de forma directa, porque se puede dejar la del subsuelo para el consumo humano y no tener que racionalizarla en tiempo de períodos secos.

También se tiene que aumentar el proceso de reforestación en las zonas más afectadas por la falta de lluvias, como es el llamado corredor seco, con el objetivo de provocar mayores precipitaciones en esas áreas.

Ervin Barreda, presidente ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados,  afirmó recientemente que no hay reporte de reducción en los niveles de agua en los mantos acuíferos, para lo cual se instalaron equipos que realizan un control constante sobre este aspecto tan importante.

Apuntó que es una necesidad cuidar el agua que tenemos en el subsuelo, mediante el cuidado de árboles cercanos a las fuentes, así como reforestar esas áreas, lo cual es un tema de interés nacional, con el propósito de evitar la sequía de los pozos.

Los equipos para el control de las fuentes hídricas, puntualizó, se instalaron en León, Chinandega y en todos los mantos acuíferos grandes del país.

Al respecto, indicó que se registra normalidad en el comportamiento de las fuentes, sin déficit, sin efectos negativos inmediatos ni racionamientos en la población, pero es necesario hacer un uso racional del preciado líquido.

Las lluvias de hoy día son menos intensas que la media histórica en esta época del año, debido a la influencia de la Zona Intertropical de Convergencia, aseguró recientemente Marcio Baca, director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, lo cual se puede apreciar en diversas áreas, como la de Nagarote.

Ante la falta de lluvias, productores de las zonas del llamado corredor seco cultivan productos más resistentes a la sequía, como el sorgo y el ajonjolí, con el objetivo de alimentar al ganado y evitar su muerte por falta de productos que le proporcione nutrientes.

Por ese déficit de lluvias se impone en el país la necesidad del ahorro del agua y evitar su derroche, tanto en ciudades como en regiones agrícolas, fundamentalmente en zonas de producción agropecuaria, para  desarrollarlas con eficiencia y comercialmente competitivas.

también te puede interesar