Nicaragua

Condiciones extremas impiden continuar búsqueda de mineros atrapados

Lluvia, humedad, deslave, derrumbe en túnel del yacimiento, los rescatistas hicieron todo lo posible

Lluvia rescatistas
La búsqueda se interrumpió debido a que peligraba la vida de los brigadistas | Jairo Cajina

Redacción Central |

Los trabajos de rescate de siete mineros aún soterrados en la mina El Comal, del municipio caribeño de Bonanza, fueron interrumpidos por las condiciones que conspiran contra la vida de quienes ininterrumpidamente trataron de llegar a los atrapados desde el pasado jueves.

Precipitaciones pluviales en aquella zona de la Región Autónoma del Atlántico Norte provocaron un deslave y nuevo derrumbe en el túnel del yacimiento, por lo cual las brigadas enviadas desde Managua por el Gobierno Sandinista y los propios güiriseros sumados a las labores ya no pudieron hacer más.

Participantes en el intento de rescate corroboraron lo enorme que resultó ese segundo desplome, que sumó cientos de toneladas de tierra de una de las chimeneas de la mina, en tanto familiares de quienes permanecen atrapados reconocieron la imposibilidad de seguir poniendo en riesgo a más personas.

También manifestaron su agradecimiento a nuestro Gobierno, al Presidente-Comandante Daniel Ortega, quien estuvo siempre al frente de los trabajos, y a la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, por los esfuerzos realizados en la búsqueda de los mineros, 20 de los cuales fueron sacados con vida.

La Compañera Rosario había alertado, en su habitual contacto con el pueblo al mediodía del lunes, sobre las condiciones extremas en las cuales continuaban los trabajos para hallar al grupo de mineros que permanecen desaparecidos.

En los 33 ingresos de los rescatistas al área hasta entonces, detalló, tuvieron que corregir continuamente instalaciones de tablas y escaleras que se aflojaban por la humedad y condiciones inseguras del terreno.

Agradeció el arduo esfuerzo de los participantes en estas labores y destacó el espíritu de solidaridad de la comunidad minera de Bonanza y la familia nicaragüense, que permanecía en oración constante por la vida de los atrapados.

“Un espíritu de familia y comunidad, un espíritu solidario, envidiable y ejemplar los que tienen estos hermanos de esta comunidad minera de Bonanza”, señaló Rosario.

también te puede interesar