Nicaragua

Puente para el desarrollo

La apertura del Puente Santa Fe, joya arquitectónica nacional, en el departamento de Río San Juan, significa un amplio abanico de oportunidades para la actividad comercial y el desarrollo del turismo de Nicaragua y Costa Rica

Puente Santa Fe
Puente Santa Fe |

Alejandro Guevara |

Considerado como una obra colosal de ingeniería, el nuevo Puente de Santa Fe, ubicado en el municipio de San Carlos, departamento de Río San Juan, permite el paso de vehículos y personas de una forma más fácil sobre el cuerpo de agua que atraviesa.

Una cosa es cierta: terminó el tiempo de transportar vehículos, bienes y personas con una barcaza a través del Río San Juan. La construcción de este puente, promovida por el Gobierno Sandinista y financiada con 30 millones de dólares por la cooperación del pueblo y Gobierno de Japón, incentiva numerosas actividades y facilita otras que redundarán en beneficios y desarrollo para los pobladores que habitan en sus cercanías.

Con una longitud de 362 metros y cuatro carriles que le brindan 11 metros de ancho para el paso de vehículos, el Puente Santa Fe se convierte en el más largo de Nicaragua. Es un corredor regional muy importante que mejora el transporte en la zona de Río San Juan al unir a nuestro país con Costa Rica, en beneficio del desarrollo socio-económico de ambas naciones. Incluso, permite planificar rutas de comercio hasta ahora inexistentes.

Su construcción inició a finales de 2010, y el 29 de febrero de 2012 el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, realizó la colocación simbólica de la primera piedra en el sitio. En esa ocasión le acompañaron la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, y el entonces embajador de Japón en Nicaragua, Jiro Shibasaki.

La infraestructura, que sobrepasa en 17 metros de altura al río en su punto más alto, conecta con la carretera Acoyapa-San Carlos, en Río San Juan, y está a cinco kilómetros al norte del poblado costarricense de Las Tablillas, donde existen puestos fronterizos a ambos lados y un camino asfaltado en la parte tica.

Su apertura significa una mejoría en la transportación de mercancías y reduce el tiempo de transporte a locales y visitantes. Precisamente estos últimos tendrán una vía de acceso más expedita, lo cual permite que ahora el turismo gane fuerza, sobre todo en un lugar de exuberante belleza natural como es el departamento de Río San Juan.

En cuanto a los costos, los productores ganarán en valor en esta zona, pues este puente acorta las rutas para transportar sus mercancías, y con ello las tarifas. Estudios indican que la nueva ruta para mover la mercadería se acorta en unos 140 kilómetros con el Puente Santa Fe.

Al inaugurar la construcción del puente, el Comandante Daniel afirmó que “esta obra mueve la economía desde esta zona hasta la zona del Pacífico, hasta el puerto de Corinto o hasta los puertos de Limón, de aquí a Costa Rica o Puerto Cortez, allá en Honduras”.

El mandatario expresó además que esta inversión moviliza la economía nacional y facilita beneficios a toda Centroamérica. En ese sentido también constituye una contribución “a la gran patria latinoamericana y caribeña, agrupada en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños”.

Sin dudas, sobre el Río San Juan de Nicaragua hoy se levanta un puente para el desarrollo, nueva obra de progreso concebida por el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Transporte e Infraestructura, para el desarrollo pleno de la patria.

también te puede interesar