Nicaragua

Una mirada preventiva al suelo de Managua

A la posibilidad de que ocurran deslizamientos con la entrada del invierno se suman los sismos en las zonas más vulnerables de la capital

Redacción Central |

Un grupo de expertos del Instituto de Geología y Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) elabora un estudio sobre los puntos vulnerables de Managua, expuesta a los deslizamientos, la actividad sísmica y las lluvias de invierno, las que provocan que el suelo pierda cohesión y se debilite.

Para el geólogo Marvin Valle el daño está determinado por el tipo de roca, situación agravada cuando se eliminan pendientes naturales y se rellenan con suelo de otro tipo, lo que genera debilidad entre las capas del suelo.

Según Valle los deslizamientos pueden ser de varios tipos: de cuerpo entero, cuando las rocas se desprenden por completo; y de flujos, cuando llueve y el material está fragmentado, suelto y débil, y es llevado por la corriente.

El especialista del Instituto de Investigación Nacional de Ciencias de la Tierra y Prevención de Desastres de Japón (NIED), Naoki Sakai, consideró que es preciso estudiar la inestabilidad dejada en la zona afectada por el terremoto del 10 de abril y la posterior actividad sísmica. “Si el terremoto hubiese sido en temporada de invierno, esto genera deslizamientos más fácilmente”, indicó Sakai.

Entre las obras de mitigación el especialista mencionó la construcción de muros de contención y el recubrimiento de paredes, así como un buen sistema de drenaje, al tiempo que insistió en la importancia de brindar la mayor información a la población que habita en las zonas de riesgo.

también te puede interesar