Nicaragua

Privilegiada geografía de Nicaragua favorece Acuicultura

Una actividad económica vinculada a la explotación de las especies piscícolas

piscicultura
Piscicultura |

Aurora Rondón |

La ubicación geográfica de Nicaragua entre dos océanos y su posesión de numerosas corrientes de agua,  la convierten en un lugar de privilegio para desarrollar la Acuicultura, una actividad económica vinculada a la explotación de especies piscícolas.

En ese aspecto Nicaragua, miembro de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola de Centroamérica (Ospesca),  sostiene el mismo interés que los demás países del área, en uno de los recursos económicos de gran potencialidad en la región.

El propósito de las naciones centroamericanas es estimular la reproducción de peces en estanques, para aprovechar los beneficios de ese importante  rubro alimenticio y exportable.

El desarrollo de la acuicultura en Nicaragua se inició en 1959, dirigido por las autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), quienes importaron varias especies de Tilapia y Carpas de países centroamericanos y construyeron  una estación piscícola de 0.90 ha de espejo de agua.

La principal actividad del MAG en el comienzo fue la producción de semilla destinada a la siembra en lagunas y embalses, el suministro de estas a interesados en su cultivo, así como las investigaciones referentes a producción de híbridos, alimentación y uso del guapote (Cichlasoma managüense) como control biológico de la tilapia.

Con la llegada de la Revolución Popular Sandinista al poder en 1979, se produce el ordenamiento nacional y se crean organismos como el Instituto Nicaragüense de la Pesca (INPESCA), que le da un nuevo rumbo a la acuicultura.

El objetivo estratégico de esa entidad era lograr la diversificación pesquera, para lo cual tomaría a la acuicultura como línea de acción principal en la consecución y consolidación de ese propósito.

Desarrollo de esa rama productiva

INPESCA inicia  en 1981 proyectos con peces dulceacuícolas y camarones marinos, a cargo de su Centro de Investigaciones y Desarrollo Pesquero, cuyos planes forman parte posteriormente de  Tecnología Pesquera S.A. (TECNOPESCA).

La empresa TECNOPESCA  se adscribe a INPESCA con el propósito de imprimirle a mediano plazo, el carácter empresarial que dichas actividades debían tener en la economía planificada de Nicaragua.

Se producen otras iniciativas en la actividad pesquera, la Universidad Centroamericana (UCA) recibe asistencia técnica externa, para la formación de  sus cuadros nacionales y se construye en 1982, una pequeña estación piscícola de 0.2 ha de espejo de agua.

Entre 1983 y 2006 aproximadamente, se trabaja en la preparación de planes operativos de mediano plazo, cuyas líneas de acción serán la camaronicultura y la piscicultura, aunque los esfuerzos estarán dirigidos a ésta última.

Ese empeño se evidencia en el aprovechamiento de embalses y lagunas susceptibles de ser explotadas bajo un régimen combinado de piscicultura y pesquería continental y en el ordenamiento de las normativas básicas de la actividad.

Entre esas normativas se destacan  la producción masiva de alevines, sanidad piscícola y engorde de peces por diferentes métodos. También la asistencia técnica a empresas e instituciones con interés y recursos, para hacer piscicultura con proyecciones comunitarias en zonas rurales.

Una de las necesidades para el desarrollo de este rubro económico es la demanda de asistencia técnica, para la cual Nicaragua ha contado con la colaboración de agencias de desarrollo multilaterales como BID, OEA, FAO, PNUD y  SELA.

A ello se suma la asistencia técnica a través de convenios bilaterales de colaboración  con Cuba y México, así como con la Fundación Internacional para la Ciencia (IFS) de Suecia.

Un análisis objetivo de esta actividad en nuestro país destaca dos épocas históricas bien definidas: antes de 1979 y después del advenimiento revolucionario cuando la acuicultura entra en una nueva fase, la del ordenamiento y la planificación.

Acuicultura en cifras

Según  estudios de INPESCA, un nicaragüense consume como promedio sólo 4  libras de pescado por año. Ante este bajo consumo se está promoviendo una campaña para que en los hogares de nuestro país se consuman platos a base de pescado, por su alto potencial de vitaminas.

Estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones precisan que las exportaciones de pescado, camarón, mariscos y langostas reportaron un aumento del  28 por ciento en comparación con el 2012, al pasar de 192 millones a 246 millones de dólares, al cierre de 2013.

El año pasado la producción pesquera  creció un  8 por ciento y fue el camarón de cultivo, el producto con el mayor incremento.

Según Armando Segura, director de la Cámara de la Pesca de Nicaragua, más del  90 % de la producción se dirige al mercado externo, cuyos principales clientes son Estados Unidos, Europa, Asia, Centroamérica y el Caribe.

Agregó que el año pasado  el comercio exterior requirió poco más de 83 millones de libras, mientras que a nivel nacional apenas se consumieron 8.3 millones de libras, debido a que  “en el país existe poca cultura de consumir productos del mar”. Además el precio del producto es alto.

Perspectivas de la pesca y la acuicultura

De acuerdo con el informe, “Sector de la pesca hacia 2030: Perspectivas para la industria pesquera y la acuicultura”, elaborado por el Banco Mundial (BM), casi dos tercios de los productos del mar que se consumen a nivel mundial serán producidos mediante métodos de piscicultura en el 2030.

El BM indica que hay una gran oportunidad para los países que están dispuestos a invertir en una mejor gestión de la pesca y de la acuicultura ambientalmente sostenible, aunque  para poder abastecer la demanda global de estos productos será necesario implementar mejores métodos de acuicultura.

Con ese propósito hace cuatro meses, como parte de una estrategia del Gobierno en el departamento de León, se inició un proyecto en el que los comunitarios de las áreas costeras se preparan para cultivar peces mediante un proceso de capacitación y adiestramiento.

Por su parte INPESCA y el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) realizan estudios para determinar  el potencial de recursos marítimos que tiene la zona devuelta a Nicaragua por el fallo de la Corte Internacional de Justicia(CIJ).

En la actualidad  se analizan qué tipo de especies marinas explotables se encuentran en las 200 millas náuticas que la CIJ devolvió a Nicaragua, dijo la ministra del Ambiente y los Recursos Naturales, Juana Argeñal.

Agregó que podrían ser aprovechadas por el Gobierno nicaragüense como rubros alimenticios  y exportables, dando su apoyo financiero, técnico y material como en diferentes períodos en comunidades de Estero Real, Rivas y otros lugares ribereños.

Nicaragua es un país relativamente pequeño, pero posee una longitud de costas de 410 km. en el Océano Pacífico y de 530 km. en el Mar Caribe. Su plataforma continental cubre 77 000 km2 y su Zona Económica Exclusiva abarca 304 000 km2.

Uno de los Objetivos  de la ONU para el Milenio es reducir a la mitad  el porciento de personas que sufren hambre, para 2015. Nicaragua enfrentará ese reto con la preparación de nuevos planes productivos en el desarrollo de  la piscicultura y la camaronicultura, cuyos productos enriquecerán la dieta diaria de su población.

también te puede interesar