Nicaragua

Ganaderos de Chontales enfrentan fuertes calores

En ese territorio ya se sienten las altas temperaturas y con el pasto seco se enfrentan a evitar pérdidas en los vacunos

Vaca flaca
Vaca flaca |

Redacción Central |

El departamento de Chontales posee el 10 por ciento del ganado vacuno del país, pero en esta localidad el verano ya se siente fuerte y desde hace dos semanas se encuentra el pasto seco, aunque los productores se prepararon para evitar las pérdidas que les ocurrieron el año pasado, incluso de muertes por falta de alimentación.

Los ganaderos que residen en la llamada zona seca están preparados y se avecinan a mediados de este verano con siembras de caña de azúcar y marafalda, que es una variedad de pasto más resistente a las altas temperaturas.

Además, tienen acopiado diversos alimentos caseros para cuando la seca sea más fuerte, como la pollinaza. En la medida de sus posibilidades se prepararon con ensilaje, pasto de corte, melaza, urea y concentrados de maní.

Estos preparativos se han efectuado en sentido general por los agropecuarios de esa zona, entre ellos se encuentra Federico Tablada, de la finca San Gregorio, a cinco kilómetros de Juigalpa. Al respecto señaló que se preparó este verano mejor que el anterior, porque el año pasado se le murieron 10 vacunos por falta de pasto.

Ya los pastos no están iguales, porque si en invierno son verdes, que se ven jugosos y nutritivos, hace poco menos de dos meses están secos y así alimentan menos.

Algunos ganaderos, sobre todo los que tienen otras propiedades, prefieren mover su hato hacia las zonas más frescas, fundamentalmente en las montañas, pero el que no posee estas condiciones tiene que prepararse y acopiar alimentos, para usarlos cuando el sol y el calor sean más fuertes.

Otros prefieren en esta época vender el ganado y evitar los problemas que ocasiona el verano, como hace Abelino Martínez, de Cuapa, quien señaló que en las dos últimas semanas es que ha sentido más el calor y que ha decidido disminuir la cantidad de ganado para no tener problemas con la alimentación y evitar muertes, porque cuando fallece una vaca se pierde todo, mientras que cuando se vende se recupera al menos la inversión. Después compran, engordan y revenden, apuntó.

Entre mayo y junio, puntualizó, vuelve a comprar ganado para revender, porque en esos meses abunda el pasto y el vacuno engorda rápido.

Especialistas señalan que en el período de seca el ganado pierde hasta un 30 por ciento de su peso corporal, que a veces se le hace irreversible y no vuelve engordar, como ocurre con algunas personas.

Sobre el presente período de seca recordaron que el invierno anterior fue del llamado «cosechero», o sea que permitió la mejoría en los pastos y sembrar alimentos más resistentes al calor y la sequía, pero advirtieron que el próximo invierno puede ser diferente y no abunde tanto el agua como en el que pasamos recientemente.

también te puede interesar