Nicaragua

Centro de Salud nicaragüense protege a la fauna de la muerte

El país cuenta con un Centro de Rescate de Animales, donde sus especialistas devuelven diariamente a la vida, a muchos animales maltratados y amenazados de muerte

Centro Nacional de Rescate de Vida Silvestre
|

Redacción Central |

La fauna de Nicaragua – nación que alberga hasta el 10 % de la biodiversidad mundial de las especies silvestres- goza de una privilegiada situación, al contar con un Centro de Rescate de Animales, donde sus especialistas devuelven diariamente a la vida, a muchos animales maltratados y amenazados de muerte.

El Centro de Rescate de Animales, ubicado a 16 kilómetros de Managua, recibe a diario  al menos tres ejemplares con estrés, a causa de lesiones físicas o a punto de expirar por el mal trato que reciben de dueños despreocupados o humanos poco amistosos, pero por suerte para ellos, existe este centro que logra devolver a los bosques hasta el 95 % de las víctimas.

Eduardo Sacasa, veterinario jefe del centro señala que aunque esta clínica animal no tiene presupuesto para acometer esa labor, recibe a los animales dañados “cuando sus dueños no los quieren tener porque están enfermos, porque los hirieron, porque no saben cuidarlos, o porque iban a matarlos”.

Estadísticas administrativas reflejan que un 85 % de los animales que recibe el Centro son “donaciones” de sus dueños o personas que los salvaron de una situación de peligro, el 15 % restante llega de los decomisos del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), cifras  sacadas de un promedio de alrededor de mil ejemplares tratados a diario en el lugar.

A pesar de que el personal con que cuenta el centro es el mismo del vecino Zoológico Nacional,  los animales que recibe, pasan por inspecciones médicas, curación, alimentación, medicación y rehabilitación, para lo cual la clínica tiene un presupuesto anual asignado por el gobierno, de 165.745 dólares, aunque consume tres veces esa cantidad porque asume los gastos del Centro de Rescate.

Aunque este trabajo es difícil, lo emprendemos con entusiasmo porque es la única esperanza de supervivencia que tienen los animales silvestres que viven en cautiverio, pues cuando son liberados súbitamente, solo les espera la muerte, porque no saben sobrevivir por sus medios, explica el veterinario.

Afirma que en cuanto al entrenamiento, se enseña a los animales a temer a los humanos, a alimentarse solos, a huir de los depredadores, también se les adiestra en enfrentar obstáculos para que aprendan a reaccionar con rapidez y tomar rápidas decisiones si están en peligro, entre otros mecanismos.

El entrenamiento de los ejemplares en el Centro de Rescate dura entre ocho meses y dos años, y los huéspedes han sido desde pequeños loros hasta el tapir, el mamífero más grande de América Central, según Sacasa. Añadió que en los 16 años que lleva operando el centro, sólo un 5 % de los animales recibió la eutanasia, porque no podían sobrevivir a la rehabilitación, o cuando su naturaleza no permitió su regreso al bosque.

Actualmente el centro tiene un ambicioso proyecto: liberar a un mamífero grande en su hábitat natural, propósito que nadie lo ha intentado en Centroamérica, asegura el veterinario. Destacó que la idea es liberarlo paso a paso en un bosque próximo a la costa Caribe de Nicaragua , con un collar que monitoreará su estado y sus movimientos.

también te puede interesar