Nicaragua

Diálogo, la mejor vía para soluciones a pago de pensión reducida en Nicaragua

Esta es la mejor vía para llevar a feliz término las demandas presentadas por los adultos mayores, una situación manifiesta como consecuencia de las nefastas políticas adoptadas por los gobiernos neoliberales

Redacción Central |

Esta es la mejor vía para llevar a feliz término las demandas presentadas por los adultos mayores, una situación manifiesta como consecuencia de las nefastas políticas adoptadas por los gobiernos neoliberales

Diálogo, la mejor vía para soluciones a pago de pensión reducida en NicaraguaPotenciar el diálogo será la vía más rápida para dar respuesta a las demandas de los miembros de la Unión Nacional del Adulto Mayor sobre el pago de la pensión reducida, consideraron diversas autoridades nicaragüenses al ser consultadas sobre el tema.

El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, aclaró que por ser el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), un ente no presupuestado, en este momento no es posible hacer efectivo el pago de una pensión reducida para la cantidad de adultos mayores que la solicitan.

El diputado estimó además que responder con el Presupuesto General de la República, no es una alternativa viable.

Consideró, según El 19 Digital, que se debe dar una respuesta integral, debido a la fragilidad de las finanzas del INSS. A su juicio, sería perjudicial para «la Asamblea Nacional y el presupuesto, designar a un caso concreto, cuando existe un problema de carácter sistémico en el INSS», sostuvo.

Así, no es posible definir ahora un monto específico para solventar el pago de pensión reducida porque es un cifra que el INSS no está en capacidad de asumir.

«No podemos estar jugando con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social. Porque no solamente estaríamos poniendo en riesgo las actuales pensiones y las jubilaciones de los actuales beneficiarios», expuso.

El funcionario subrayó que cualquier decisión tomada a la ligera podría recaer sobre los futuros pensionados.

Agregar a los pensionados en el Presupuesto General de la República -que es un elemento de la discusión sistémica referente a la Seguridad Social en Nicaragua- debe dejarse que sea resuelto por los expertos en la materia y al consenso al que debe llegarse.

Recordó de igual manera que existe una comisión del Estado, compuesta por el Director del INSS, el Coordinador Nacional del FNT, el diputado Edwin Castro y otros funcionarios, que marcha permanentemente y que ha demostrado gran voluntad política para desarrollar una comunicación y buscar las mejores soluciones.

En ese mismo sentido, negó que no se hayan escuchados a los adultos mayores y en el caso de que se hayan interrumpido las negociaciones, no significa que no haya existido un proceso de diálogo.

Ausencia de pensión reducida, consecuencia económica neoliberal

El problema de la pensión reducida se remonta a 1994 —durante el primer gobierno neoliberal, de Violeta Barrios de Chamorro– cuando de una forma que violentaba la Constitución Política y la Ley de Seguridad Social aprobada en 1982 por la Revolución Popular Sandinista, se negó ese derecho a los adultos mayores, consideró por su parte Manuel Ruiz, experto en Seguridad Social.

La pensión reducida, que contaba entre otras asignaciones de jubilación que la ley mandataba, fue derogada en la década de 1990, bajo el voraz fuego político de la derecha en el gobierno, arrebatando las conquistas alcanzadas con la Revolución. Asimismo, recordó que existen unas 30 sentencias en el Poder Judicial, que desde 2002, hasta 2006, han requerido al INSS el pago de la pensión reducida.

Por este motivo, Ruiz asevera que no es este un problema jurídico sino económico. La cantidad promedio que se debería pagar por la pensión reducida, a un estimado de un millón de adultos mayores, ascendería a más de 100 millones de dólares si se proyectara a 10 años.

Consideró el funcionario que para resolver este asunto, es necesaria una ley que respalde la procedencia monetaria para los pagos.

Reafirmó Ruiz que esta es una justa demanda de los adultos mayores, un derecho arrebatado en 1994 y que lleva truncado 20 años.

A pesar de eso, afirmó que hoy resulta un asunto complicado de resolver, pues se refiere a aspectos económicos «muy fuertes», y cualquier propuesta, en este momento, tendría una aplicación sumamente complicada.

Apuntó además que el monto solicitado por la dirigencia de la Unidad del Adulto Mayor (UNAM) de 3,200 córdobas por la pensión reducida, no es la cantidad correcta. Expuso en ese sentido que una persona que ha cotizado 250 semanas, tendría derecho a una pensión que comenzaría en 1,600 córdobas y llegaría como como máximo a 1,800.

«Un asegurado que trabajó para una empresa privada y a veces hasta pública, el hecho que no haya acumulado las semanas correspondientes y cotizar muy pocas semanas, entonces el seguro no puede, sobre las espaldas financieras de los sujetos de los trabajadores, pagar una prestación», explicó.

Cosep llama igualmente al diálogo

Mientras, el presidente del Consejo de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, respaldó la posición de diálogo para resolver esta demanda.

«Es sumamente importante que en este tipo de situaciones se encuentren respuestas a través de mecanismos de diálogo», sostuvo Aguerri.

Anunció que el Cosep ha tomado la decisión de hacer una revisión exhaustiva del Seguro Social. «Recordemos que el Seguro Social lo componen tanto este grupo importante de la sociedad, como son los adultos mayores, pero también los más de 600 mil afiliados», explicó.

Así, dijo que la solución debe basarse en una realidad sostenible, encontrando salidas a través del consenso.

Asimismo, dijo que la situación actual del Seguro Social, sólo ha permitido al Gobierno llegar a dar respuestas a través del mecanismo de bonos, que llega a unas 8 mil personas.

«Es difícil, es difícil. Nosotros siempre hemos dicho: tenemos que apostar a que el país crezca, que genere más riqueza, que venga más inversión, porque hoy estamos viendo esta situación en un grupo importante de la sociedad, que en el futuro, en una población tan joven como la que tenemos, son situaciones que tenemos que prever, anticipar y buscar soluciones no a posteriori, sino a priori», sentenció.

también te puede interesar