Nicaragua

Cardenal Miguel Obando honra a Nuestra Señora de Fátima

Cientos de católicos celebraron este domingo el 96 aniversario de la aparición de la Virgen

Misa - Cardenal Miguel Obando y Bravo
Con una solemne misa cientos de católicos nicaragüenses celebraron este domingo el 96 aniversario de la aparición de la Nuestra Señora de Fátima, donde Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, ofreció una solemne ecuaristía en Managua. | elpueblopresidente

Redacción Central |

Cientos de católicos celebraron este domingo el 96 aniversario de la aparición de la Virgen

Con una solemne misa cientos de católicos nicaragüenses celebraron este domingo el 96 aniversario de la aparición de la Nuestra Señora de Fátima, donde Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, ofreció una solemne ecuaristía en Managua.

«María es nuestra madre celestial, vino para sacudir las conciencias, para iluminar el auténtico significado de la vida, para estimular la conversión del pecado al fervor espiritual, para inflamar las almas de Amor de Dios y de caridad hacia el prójimo», dijo el Cardenal.

«María vino a socorrernos porque muchos, por desgracia, no quieren acoger la invitación de Dios de volver a la casa del Padre. Desde su santuario de Fátima, María renueva hoy su materna y apremiante petición: la conversión a la Verdad y a la Gracia, la vida de los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía y la devoción a su corazón inmaculado acompañado por el espíritu de Penitencia», comentó.

«El mensaje de Fátima en su núcleo fundamental es una llamada a la conversión, a la penitencia como en el Evangelio, la Señora del mensaje parecía leer con una perspicacia especial los signos de los tiempos, los signos de nuestro tiempo», aseguró Su Eminencia.

Entretanto, una procesión acompañó también a la Virgen desde la Iglesia Las Palmas hasta el Seminario Interdiocesano Nacional, donde el padre Cesar Castillo, Rector del Seminario, ofreció otra eucaristía.

Durante la misa, Castillo animó a las asistentes a mantener la unidad familiar, la práctica de valores, y la conversión de sus vidas, siendo testimonios del amor de Dios.

La Virgen de Fátima se apareció a los pastorcitos Lucía dos Santos, de diez años, y sus primos, Jacinta y Francisco Marto, el 13 de mayo de 1917, en Portugal, con el fin de compartir con la humanidad mensajes cristianos de conversión a los pies de Cristo.

también te puede interesar