Nicaragua

Mayo, mes de las madres, María y Sandino

Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, hizo un repaso a las principales fechas religiosas de este mes de mayo, donde también se conmemora el natalicio del General de Hombres Libres

Redacción Central |

Mayo, mes de las madres, María y Sandino
Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, hizo un repaso a las principales fechas religiosas de este mes de mayo, donde también se conmemora el natalicio del General de Hombres Libres

Mayo es en Nicaragua el mes de las Madres y de María, y de conmemoración del natalicio del general de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, expresó este jueves Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, al dar lectura a una carta enviada por el padre Neguib Eslaquit, director del Centro Espiritual Betania, de Dolores, Carazo.

«El Padre Eslaquit nos recuerda que el 3 de mayo se celebra en muchas partes de Nicaragua el día de La Cruz», dijo, ejemplificando el caso del municipio de Dolores, donde es su fiesta local.

En la carta Eslaquit afirma que se tiene como costumbre repetir en esta fecha «mil veces el nombre de Jesús», ya que el nombre de Jesús significa El Salvador, comentó Rosario.

«El Señor Jesús derramó su sangre por nosotros y murió para nuestra salvación, por eso la cruz se convirtió en símbolo de nuestra redención, y así la veneran los fieles católicos», indicó.

Rosario sostuvo que mayo es un mes mariano, donde el 8 se celebra la aparición de la Virgen de Cuapa, el 13 la Virgen de Fátima, y el 24 de mayo a María Auxiliadora.

«Las mujeres celebramos en María Auxiliadora, nuestra madre milagrosa. En Masaya como la festejan, en Granada, en todo el país», dijo, recordando que el 31 de mayo se celebra la visita de María a su prima Santa Isabel.

«Nos invita la Iglesia a venerar el misterio de la Virgen María en la historia de la salvación, y la salvación desde el amor, desde la prácticas del amor cristiano, desde la búsqueda de la justicia por amor, y sobre todo desde esa relación fraternal, digna, que nos debemos unos a otros y más en esta Nicaragua de tanta devoción, de tanta fe, donde practicar el cristianismo ha venido siendo la ruta de salvación, de redención y al mismo tiempo de reencuentro, de unidad para la prosperidad para las familias nicaragüenses», sentenció Rosario al leer las palabras del padre Eslaquit.

también te puede interesar