Nicaragua

Abogan por elevar inversiones en turismo rural comunitario

Regiones atractivas del país son dignas para explotar un turismo rural sostenible que mantenga en alto las preferencias de vacacionistas nacionales y foráneos

Redacción Central |


Regiones atractivas del país son dignas para explotar un turismo rural sostenible que mantenga en alto las preferencias de vacacionistas nacionales y foráneos

Nicaragua posee zonas con una naturaleza muy atractiva, en cuyas regiones se pueden crear opciones variadas para desarrollar en ellas un turismo rural sostenible, que sea además de apoyo al medio ambiente y el disfrute de grandes y chicos, cuyas posibilidades mantengan el alto índice de preferencias de vacacionistas nacionales y extranjeros que ya hoy día disfruta el país.

Ecologistas nacionales indican que, definitivamente, el modelo de Turismo Rural Sostenible representa una oportunidad para dinamizar economías de escala en las comunidades locales, además de proteger el medio ambiente, porque la población participante en esas empresas para la distracción y el esparcimiento ganan dinero y están en un trabajo estable, desarrollan en los visitantes y en todo su entorno el amor a la naturaleza, las bellezas que se deben cuidar y el beneficio que reporta para el planeta y en particular para nosotros mismos.

Esta nación centroamericana es un abanico de opciones, ya que ofrece gran variedad de destinos a los turistas, pero debe tenerse mayor preferencia para desarrollar aquel que contribuya a proteger los recursos naturales, fauna marina y silvestre, así como contribuir al descenso del cambio climático.

Un ejemplo de este tipo de turismo de naturaleza, porque es difícil mencionar todos o una gran parte de ellos en tan poco espació, es el complejo Marina Puesta del Sol en la región conocida como Aserradero, que es un pequeño golfo de aguas mansas, mar azul y arena blanca, con un bosque extenso de manglares, bosque seco y cientos de aves acuáticas, migratorias y residentes, cuyo espacio geográfico siempre causa una sensación positiva a quienes disfrutan del lugar.

Son muchos los espacios a disfrutar bien cargados de la belleza natural que proporcionan estos lugares rurales, donde además se puede disfrutar de una cultura propia de la región, de comidas típicas, de monta de caballo, pesca, baños en río y descansar las tardes en cómodas hamacas.

Todo ello, además del empresario que hizo la inversión mayor, beneficia a la población de la localidad, no solo porque puede ser empleado para la atención a los turistas, sino porque puede desarrollar la confección de artesanías propias del país y del lugar donde se encuentre, así como platillos, jugos y comidas típicas. Además, la mejor ganancia que puede tener cualquier persona que viva en esos parajes es el cuidado que se tiene con la naturaleza y la satisfacción de poderla dejar como herencia a hijos y nietos.

Con el desarrollo del Turismo Rural Sostenible no solo se satisface una demanda creciente en el turismo internacional, porque los visitantes quieren conocer más sobre el país y su cultura, sino el rescate y revalorización de recursos naturales, cultura y espacios atractivos para descansar y hacer encuentros de grupos y sus fiestas formales o improvisadas.

también te puede interesar