Nicaragua

Culpan a banqueros de extensión de la roya ante poca atención al desarrollo rural

Un comunicado de la Asociación de Trabajadores del Campo plantea la necesidad de una ley del café que facilite la obtención por pequeños productores de prestaciones financieras

Redacción Central |


Un comunicado de la Asociación de Trabajadores del Campo plantea la necesidad de una ley del café que facilite la obtención por pequeños productores de prestaciones financieras

Los cafetaleros necesitan que se priorice la aprobación de una ley que facilite la obtención de préstamos financieros mediante la banca nacional, especialmente para que pequeños productores puedan hacer frente a situaciones como la actual plaga de la roya, señala un comunicado de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), dado a conocer este martes en Managua.

La ATC considera que el desastre ocasionado por la plaga de la roya se impone la necesidad de políticas bancarias y mercantiles que brinden ayuda a miles de pequeños productores del aromático grano.

El comunicado recuerda que esa entidad hizo planteamientos que permitirían afrontar la situación generada en el sector cafetalero por la presencia de la roya en varias zonas del país.

Asimismo se señala que se continúe con el plan de desarrollo del café que se anunció en septiembre último en el municipio de la Dalia, con el objetivo de preservar los 350 mil empleos que genera el grano en el país.

Apuntó que el Banco Produzcamos debe convertirse en un ente financiero para el desarrollo, una institución de fomento.

La dirigencia de ATC señala que la Ley del Café debe tener carácter especial, para colocarla encima incluso de la legislación mercantil, para que se resguarden los principios de equidad, desarrollo del país y, sobre todo, los intereses de los trabajadores.

Asimismo recordó que en 2008 hubo una crisis de roya y antracnosis que atacó los cafetales en general, daño que tuvo sus mayores efectos sobre pequeños productores con baja tecnología y sobre plantaciones viejas y mal manejadas.

En 2011 y 2012 se registraron buenos precios, lo que resultó un alivio para todos, pero los pequeños productores fueron los menos beneficiados, porque los que más ganaron fueron los grandes cafetaleros, los bancos y las entidades comerciales del país.

El país, apunta, afronta una crisis por las afectaciones de roya, que disminuirá la producción de aromático grano y es hora que se brinden posibilidades a los más pequeños cafetaleros para poder aplicar las tecnologías más adecuadas e iniciar la renovación de las plantaciones, como se recomienda en estos casos.

también te puede interesar