Nicaragua

Nicaragua contra prepotencia de países violadores de leyes internacionales

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) Ningún país tiene derecho a violar las leyes internacionales, mucho menos cuando se trata de las relacionadas con embajadas reconocidas en su propio territorio

Redacción Central |

https://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/dennis-moncada-2010-11-13-24174.jpg
(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) Ningún país tiene derecho a violar las leyes internacionales, mucho menos cuando se trata de las relacionadas con embajadas reconocidas en su propio territorio

Managua.- El apoyo de los países latinoamericanos con Ecuador en la Organización de Estados Americanos (OEA) es en beneficio de todos los que allí se agrupan, porque es la violación de naciones poderosas, como la Gran Bretaña, contra pequeños estados, porque estos deciden acogerse al derecho a las leyes internacionales de otorgar asilo político a quienes tienen sus vidas en peligro por cuestiones puramente políticas.

Y no es como dijo el embajador de Estados Unidos en esa cita regional, que es un asunto bilateral, basta de farsas y de apoyo a aliados de grandes contiendas, porque recordemos que cuando la guerra en Las Malvinas Washington apoyo política y materialmente al Reino Unido, en total violación del Tratado Interamericano aprobado en la propia Organización de Estados Americanos. Pero también fueron ambos protagonistas de una farsa argumentación de armas de exterminio en masa para invadir a Iraq y asesinar al presidente de ese país.

Cada vez más es recomendable que las naciones latinoamericanas no podemos confiar en una OEA que no responde a nuestras necesidades de defensa y que se requiere de una organización de nuestra propia región, pero sin las grandes potencias, que es decir sin Estados Unidos y Canadá, porque no responden a nuestra protección, por el contrario son afines a sus aliados de sus grandes guerras, aunque estén en Europa, para asegurarse de una fuente petrolera en el medio oriente y un territorio servil a sus intereses.

Ecuador, como país soberano, tiene derecho a otorgar asilo político al periodista Julián Assange, como lo establece el tratado Internacional establecido en la Convención de Viena de 1961, del cual todos son firmantes, pero parece que existe falta de memoria cuando se trata de pequeños países.

El representante de nuestro país ante la OEA, el embajador Dennis Moncada, expresó su rechazo a las amenazas vertidas por el gobierno británico de invadir la embajada de Ecuador en Londres, por la decisión soberana de dar asilo político a Julian Assange, creador de la red Wikileaks.

Moncada señaló que los Estados suscriptores que ratificaron dicha Convención, asumen responsabilidad internacional, para cumplir y respetar los privilegios e inmunidades de las misiones diplomáticas en sus funciones como órganos de los Estados, así como la inviolabilidad del domicilio y de la sede diplomática, cubiertos por el principio de extraterritorialidad, como es el caso de la Embajada de Ecuador en Londres.

El diplomático nicaragüense resaltó el hecho de que las relaciones diplomáticas los países americanos están basadas en la Convención de Viena de 1961, Tratado internacional que instó a respetar, aunque a los que hay que llamar a su cumplimiento no es solo a Londres, sino a otras naciones poderosas que lo apoyan, con intenciones que están muy claras.

Sin muchas preocupaciones por el decir internacional, el gobierno británico se atrevió a comunicar a la embajada de Ecuador en Londres que podría violentar la sede para capturar al periodista Assange, claro con la razón de que el mencionado colega descubrió muchas notas secretas que revelaban la verdad de las acciones militares y diplomáticas del gobierno estadounidense, que con sus falsedades cotidianas arremetían contra otras naciones, entre ellas algunas de América Latina.

Es por ello que el apoyo de los países de este continente a Ecuador frente a los alardes y decisiones de Londres no deben ser solo un amago, sino una realidad, teniendo en cuenta que ese país europeo tiene gran peso en la Unión Europea y se le puede hacer difícil su vida sin sus vínculos con el resto del mundo, no solo a él, sino a todos que lo apoyen, porque estos no son tiempos de colonialismo, sino de comercio y de vínculos internacionales de diversas índole, pero que requieren de respeto y reconocimiento de la soberanía de cada uno de ellos.

Conforme al derecho internacional, avalado por la convención de Viena, los edificios de la sede de la Misión Ecuatoriana en el Reino Unido son inviolables, ampliando esta prohibición al establecer con prístina claridad, que los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos, sin consentimiento del Jefe de la Misión Diplomática Ecuatoriana.

Todo ello indica que el uso de la fuerza ó la amenaza de su utilización transgrede el Derecho Internacional y no son aceptables por la comunidad internacional.

Pero hay que tener luz larga y si eso ocurre hoy en Londres contra la embajada de Ecuador, con el beneplácito de compinches en engaños para hacer guerras, así como violadores de acuerdos regionales, como ocurrió cuando Las Malvinas, es necesario hacer de esto un problema mundial, que nadie se descuide, porque hoy es contra Ecuador, pero mañana podrá ser contra otros países pequeños, como nosotros, porque son tan cobardes que no se tiran contra los grandes.

también te puede interesar