Nicaragua

Requieren producciones agropecuarias mejor aprovechamiento del agua

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo)Nicaragua podría garantizar producciones agropecuarias todo el año mediante inversiones para el mejor aprovechamiento de las aguas que posee, las cuales se pagarían en poco tiempo con mayores y atractivas cosechas

Redacción Central |

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) Nicaragua podría garantizar producciones agropecuarias todo el año mediante inversiones para el mejor aprovechamiento de las aguas que posee, las cuales se pagarían en poco tiempo con mayores y atractivas cosechas

Requieren producciones agropecuarias mejor aprovechamiento del agua
Managua.- La producción agropecuaria tiene necesidad de agua, a veces mucha, y esa posibilidad existe en Nicaragua para todo su territorio, aunque se requiere para ello de inversiones en algunas regiones, las cuales podrán compensarse en poco tiempo con mayores y atractivas producciones, así como la estabilidad todo el año del comercio interior, de rubros tan deficientes hoy como hortalizas, y aumentar exportaciones.

Para los ganaderos es sabido que las vacas tienen necesidad de beber ese preciado líquido para producir leche, un alimento muy demandado en el planeta, así como sus derivados, como la mantequilla y queso, mucho más en estos tiempos de sequía en otros países y que Nicaragua no la sufre en todo el territorio.

Nuestro país posee un alto nivel de drenaje de agua potable, el cual es cinco veces mayor que el de Estados Unidos y China, lo que la hace un lugar idóneo para desarrollar proyectos para recolectarla, llamado por algunos como «cosecha», que tienen un impacto positivo y directo en la producción agropecuaria y, por tanto, en el combate a la pobreza, porque puede crear puestos de trabajo que beneficie la economía familiar y de la comunidad.

El cultivo del arroz es uno de los que más agua consume y es por ello que la Asociación Nicaragüense del cereal organizó un proyecto piloto de «Cosecha de Agua», que se implantó en varios departamentos. Al respecto, el especialista Edward Pulver resaltó las posibilidades del país para almacenar grandes cantidades, para luego utilizar sistemas de regadíos y beneficiar plantaciones, que incluso pueden estar lejanas.

Si bien hay zonas que son perjudicadas por las lluvias y las corrientes de agua que se escurren desde los cerros, como ocurre en Managua, es cierto que otras regiones sufren de sequías y es necesario hacer un estudio integral, de grandes regiones y las posibilidades para evitar que el preciado líquido vaya al mar, por el contrario represarlas en lugares altos para luego distribuirla por gravedad, sin necesidad del bombeo utilizando alguna fuente energética, lo cual se puede hacer mediante un sistema de regadío dirigido y bien calculado.

Esta abundancia de lluvias en Nicaragua puede ser un atractivo más para multiplicar la producción de arroz, hortalizas, ganado y algunos vegetales y sacar varias cosechas al año, así como tener bien abastecidas las vaquerías, porque los rumiantes necesitan mucha agua para sus pastos y producción de carne y leche.

Nicaragua puede evitar en gran medida los efectos del cambio climático que ya se siente en diversas latitudes y es necesario prepararse con celeridad para proteger la producción de alimentos, señaló Pulver, quien recomendó guardar el agua cuando hay en exceso y reservarla para un uso racional y programado, para lo cual es necesario conservarla en represas.

De esta forma también se puede aprovechar el preciado líquido para satisfacer necesidades de la población, porque es vital para el consumo humano, además de la agricultura y la ganadería, por lo que es imprescindible evitar que vaya hacia el mar cuando llueve, en vez de preservarla para seguir en la batalla por la soberanía alimentaria.

Un ejemplo de esta nueva forma de utilización del agua se reflejó recientemente entre los productores del municipio de Diriamba donde se usó este método de represar agua para utilizarla por productores en zonas secas, quienes habían expresado preocupación por posibles pérdidas de 150 manzanas de sorgo, 120 de arroz y 70 manzanas de maíz, debido a la sequía, situación que se pudo salvar mediante el regadío y la recolectada en represas.

El líder de la comunidad de Barrancovayo, en Diriamba, Luis Rafael Arteaga Hernández, señaló que se perdió prácticamente toda el agua que se hubiera podido represar, o sea cosechar en el primer subperíodo agrícola del año, con afectaciones de la alimentación y los ingresos de 78 familias, originarias de las comarcas de Guacatan, La Chota, Tecomapa, El Guabillo, San Benito, Huehute.

En la Subcuenca Sur, del Lago de Managua, se efectuaron estudios sobre las características del lugar, problemática y posibles soluciones para disminuir el impacto de las corrientes de agua que bajan a las zonas más bajas de la capital, las cuales se pueden utilizar en beneficio del desarrollo agropecuario de toda esta región, además de proteger el suelo y subsuelo.

Tras un estudio de la geografía económica del país, Ricardo Trejos, director de la Unidad Técnica de Amusclam, indicó que se debe trabajar en un enfoque de cuenca y subcuenca, pues en un tramo de menos de 100 kilómetros la pendiente alcanza 45%.

Precisamente, con este método de represar el preciado líquido, se puede evitar que las lluvias provoquen estragos, de manera doble o triple por la erosión y el desgaste de los suelos. Subrayó que en cada uno de los municipios de esa región hay problemas.

Trejos subrayó que en El Crucero, Nindirí, La Concepción, Ticuantepe, Managua y los Distritos V, VI y VII son los municipios que componen parte de la cuenca y de la subcuenca, los estudios serán la línea base para definir cómo y en qué invierten sus recursos financieros, porque nada mejor que garantizar el agua para la población y el desarrollo agropecuario, así como la industria que se derive de este sector.

Pero, además, la acumulación de agua, ordenada y bien programada, serviría para respaldar decisiones técnicas, planificar el ordenamiento territorial de los municipios y definir las áreas de desarrollo de la infraestructura, como construcción de carreteras, parques, hospitales y urbanizaciones, aspectos claves para mejorar la calidad ambiental de los territorios, el uso de los recursos y la calidad de vida de la población del territorio en que se desarrollen estas técnicas.

El alcalde de La Concepción, Manuel Mercado, indicó que en tres comunidades rurales de Temua, Palo Solo y San Ignacio están ejecutando obras de infraestructura y de mitigación, como barreras verdes y estabilización de taludes, con lo que se pretende proteger los suelos y evitar que las capas vegetales sean arrastradas con facilidad por el proceso de escurrir las aguas hacia las zonas más bajas.

La vicealcaldesa de Managua, Reyna Rueda, señaló en esa ocasión que en zonas de la región se están sembrando plantas que ayuden disminuir la velocidad de las aguas, lo cual puede ayudarse con un sistema técnico de almacenaje y distribución de las aguas.

Se debe tener en cuenta que la Cuenca Sur de Managua tiene una extensión de 825 kilómetros cuadrados y que la comuna realiza obras de mitigación en las zonas altas, pero que en estos momentos han tenido retrasos en su construcción.

En Nicaragua se construyeron 12 represas de diferentes tipos y tamaños en diferentes zonas del país, con diversos costos, porque estos pueden variar según los materiales y las medidas que se utilicen para su construcción.

Este país centroamericano es en estos momentos el principal exportador de alimentos de la región y puede convertirse en un espejo para el resto de esta subregión, porque con la garantía de agua para el desarrollo agropecuario no solo puede mantener la primacía de rubros vitales para la alimentación de la región, sino de exportación hacia otras latitudes, lo que implica mayor producción y por tanto necesidad de mayor fuerza laboral, donde la pequeña y mediana industria tiene un papel protagónico, factores que contribuirán a acelerar la eliminación de la pobreza extrema y avanzar hacia quitar en nuestro país el fantasma de la pobreza, así como presentar una población que avanza diariamente y sin reposo hacia el desarrollo, con más producción a bajos precios para el mercado nacional y mayores volúmenes de exportación, para beneficio de todo el país.

también te puede interesar