Nicaragua

Cientos de personas de Managua esperaron la bajada de Minguito

Miles de devotos participaron en la tradicional bajada del Santo

Redacción Central |

Cientos de personas de Managua esperaron la bajada de Minguito
Miles de devotos participaron en la tradicional bajada del Santo

Devotos de Santo Domingo de Guzmán participaron este martes en la tradicional bajada del santo, la cual se dio tras una misa solemne oficiada por el Arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes.

Con una iglesia colmada de fieles católicos, afuera de esta, cientos de personas estuvieron a la espera de la bajada de Minguito, lo cual marca el inicio de las celebraciones folklóricas de Managua, dedicadas desde 1885 a Santo Domingo de Guzmán.

La devoción de los fieles a la sagrada, milagrosa y diminuta imagen de Santo Domingo, es tal que muchos promesantes recorrieron un largo camino de rodillas, acompañados de sus familiares, para pagar promesas por favores recibidos.

En su homilía, Monseñor Leopoldo Brenes, dijo que con la celebración de Santo Domingo de Guzmán, la Arquidiócesis de Managua abre las puertas de su corazón para recibir a todos los devotos de Santo Domingo y vivir intensamente las fiestas tradicionales.

Recordó que el Papa Juan Pablo III y también el Papa Benedicto XVI, dicen que las fiestas patronales son un tesoro que se tiene que cuidar, vigilar y pulir desde la fe.

También exhortó a los fieles a vivir con devoción las festividades religiosas, procurando un cambio al cual nos invita la Palabra de Dios que nos llega al corazón.

Tal como lo explicara en uno de sus mensajes el Santo Padre Juan Pablo II, Monseñor Brenes indicó que esta celebración de piedad popular «tiene que llevarnos a una experiencia personal e intima con Jesucristo, significa que hoy todos nosotros que estamos aquí, al terminarla tenemos que ser personas distintas, porque conocer a Jesucristo, encontrarse con Jesucristo, no hay duda que nos cambia».

Según Brenes, llevar a Jesús en el corazón «será la gran alegría de Santo Domingo de Guzmán, que así como el tuvo esa experiencia personal con Jesucristo, que lo cambió, que lo transformó de manera total, también nosotros al igual que a él, al celebrar esta fiesta en su honor podamos experimentar un cambio en nuestros corazones».

Por su parte el Obispo Auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez, exhortó a los fieles a vivir unas fiestas religiosas llenas de fe, donde reine el fervor, pero que sobre todo no se caiga en el consumo de licor, la vulgaridad y las practicas indebidas.

Por su parte la Alcaldesa de Managua Daysi Torres, Mayordoma de las fiestas patronales, dijo que la población capitalina se siente feliz, contenta, con devoción, fe y alegría.

Reiteró el llamado de los representantes de la iglesia católica para llevar a Jesucristo en sus corazones, y cambiar las actitudes para ser personas y familias diferentes.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-El 19 digital)

también te puede interesar