Nicaragua

Continúa proceso de traspasos para mandato pro témpore del SICA

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) El proceso de traspaso de diversos sectores económicos de Centroamérica continúa, ahora con Educación y Cultura, pero para un corto período de mandato

Redacción Central |

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) El proceso de traspaso de diversos sectores económicos de Centroamérica continúa, ahora con Educación y Cultura, pero para un corto período de mandato

Managua.- El Sistema de Integración de Centroamérica (SICA) mantiene desde su fundación un período de presidencia pro témpore de seis meses y desde este mes de julio le toca a Nicaragua, con el traspaso de diversos sectores económicos, pero para un período tan solo de seis meses, que resulta poco para desarrollar un trabajo profundo de integración, con programas sólidos y ejecutados o activos.

Recientemente se anunció en Managua que a finales de septiembre se llevará a cabo en nuestro país la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros de Centroamérica y Belice, para abordar estrategias en temas de Educación y Cultura en el área, como parte de las acciones integracionistas que corresponden a esta etapa del SICA.

Miriam Ráudez Rodríguez, Ministra de Educación de Nicaragua, recibió de parte de Honduras las credenciales que la acreditan como Presidenta Pro-Tempore del Consejo de Ministros de Educación y Cultura de la Región Centroamericana, traspaso que se realizó de manos del titular de Educación de Honduras, Marlon Escoto Valerio, quien destacó que hay retos en esa esfera para la región, como la alfabetización en zonas fronterizas.

Sin embargo, darle luz a los iletrados no solo debe desarrollarse en zonas fronterizas, sino en todo el territorio de Centroamérica, para que las personas puedan continuar sus estudios y terminar no solo categorías básicas, sino de estudios secundarios y darle la oportunidad abierta para que aquellos que decidan sacrificarse y seguir puedan llegar incluso a terminar enseñanzas de nivel superior, de lo cual ya existe experiencia en Nicaragua durante los últimos cinco años.

Para finales del próximo mes de septiembre se efectuará en Managua la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros de Centroamérica y Belice, para abordar estrategias en temas de Educación y Cultura, lo cual podría convertirse en un tema de mucha importancia en el proceso de integración subregional, no solo por la experiencia que tiene Nicaragua en la materia, sino porque es imprescindible elevar el nivel de instrucción de la población si se quiere alcanzar mayores propósitos económicos para los ciudadanos centroamericanos.

Pero ocurre que un proceso de alfabetización y de fortalecimiento de la cultura en cada país, que significaría en total Centroamericana, no se resuelve en solo seis meses, porque requiere tiempo de enseñanza, prácticas y concientización de la importancia de esta esfera en la cultura nacional de cada uno de sus miembros.

Recientemente también se efectuó un acto similar sobre el turismo, sobre el cual escribimos las grandes potencialidades que tiene Centroamérica en este sector, no solo Costa Rica y Nicaragua, que tiene gran auge en esta esfera económica, sino en otros países que pudieran beneficiarse de viajes cruceros, aunque existen aspectos importantes que resolver, como son la seguridad ciudadana, avanzar en la paz del área y elevar el nivel profesional de los trabajadores del sector.

Estos aspectos también pueden tener un resultado positivo, porque existe voluntad de grandes, medianos y pequeños empresarios con deseos que suceda, pero requiere de tiempo para su preparación profesional, así como que gobiernos e instituciones acuerden su desarrollo en beneficio regional, sin pensar en querellas que obstaculizarían cualquier negociación de paz y desarrollo, por mucha voluntad que tenga alguna de las partes.

Todavía existen temas muy importantes dentro de la agenda regional, a los cuales se les vienen dando seguimiento y procurando su avance desde hace varios años, pero que se necesita una voluntad política que de impulso para su negociación y aprobación.

Entre ellas se pueden destacar las regulaciones aduaneras, la lucha contra el crimen organizado internacional y la ratificación del Acuerdo de asociación con Europa, pero todo ello resulta pobre si pensamos en los millones de centroamericanos que pudieran beneficiarse de a corto plazo de acuerdos para eliminar la extrema pobreza y la pobreza en toda el área.

Es necesario en estos tiempos de crisis económica en Norteamérica y Europa estar más unidos, discutir los temas que sean necesarios para eliminar divisiones en Centroamérica y lograr una unidad fuerte, indestructible, mediante la cual no solo plantear posiciones políticas de forma conjunta, sino defender aspectos fundamentales para el desarrollo económico de cada uno de los países que la integran.

Para ello es necesario un espíritu de paz y de integración para el mejor desarrollo sostenible de Centroamérica, lo cual solo se puede lograr mediante el diálogo de las partes que discrepan sobre este aspecto o el otro que puede plantearse, pero con un principio indestructible, la paz para Centroamérica y entre los países que la integran.

Se necesita un elemento fundamental, es un equipo que nos ayude a ver quién o quienes están equivocados, según los acuerdos regionales e internacionales, y quien mejor que la Corte Centroamericana de Justicia, es por ello que debemos reflexionar sobre este aspecto y dar luz verde a la razón y la posibilidad de mantener la paz.

Todos los países tienen derecho a presidir por un tiempo determinado el SICA, pero ello no da derecho a mandatarios de otras naciones a decir que no van a participar, no importa si nos cae bien o mal, tienen que asistir, porque es bien para esa nación que representa y toda Centroamérica, en su conjunto.

Quizás sea esta una de las razones por la que el SICA avanza lentamente hacia la integración, no solo económica, sino de forma integral, a pesar de ser un área que fue colonizada por una misma metrópolis y tener culturas ancestrales y actuales tan comunes, es necesario llegar a entendimientos, acuerdos, dejar atrás vicios y concepciones prejuiciosas, porque lo importante es llegar a compromisos para asegurar a las generaciones actuales y futuras una seguridad económica y social en desarrollo, que entre todos se pueda llegar a una sociedad superior, sin pobreza, mucho menos con extrema pobreza.

Hay que tener presente, siempre, que el SICA es el más antiguo movimiento integracionista del continente, el cual fue constituido el 13 de diciembre de 1991, mediante la suscripción del Protocolo a la Carta de la Organización de Estados Centroamericanos (Odeca) o Protocolo de Tegucigalpa, el cual fue reformado por la Carta de esta organización suscrita en Panamá el 12 de diciembre de 1962, la cual entró en funcionamiento formalmente el 1 de febrero de 1993.

Este Sistema que se diseñó con el objetivo de constituir una región de paz, libertad, democracia y desarrollo, sustentada firmemente en el respeto, tutela y promoción de los derechos humanos.

Por lo que es necesario preservar ese aspecto de paz que debe reinar en el SICA, un principio de paz regional, profundo, sin que nada ni nadie, aunque sea presidente de un país, sea capaz de violentarlo.

Ahora recordamos un reciente mensaje de la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía de Nicaragua, en ocasión de la visita del Barco de la Paz, de Japón, quien manifestó que los pobladores de su país quieren asumir la paz como una práctica de vida, como cultura, como cielo y tierra, como vida cotidiana, como espíritu arándose en siembras y cosechas. «Queremos asumir la paz como entendimiento, como razón y sustento para la vida».

también te puede interesar