Nicaragua

Nicaragua: electrificación antes y después de 2007

La tan necesaria electrificación del país se tiene que analizar en Nicaragua con un antes y un después del año 2007, con el cese de apagones y los cambios en matriz energética que ha llevado adelante el Gobierno Sandinista

Redacción Central |

La tan necesaria electrificación del país se tiene que analizar en Nicaragua con un antes y un después del año 2007, con el cese de apagones y los cambios en matriz energética que ha llevado adelante el Gobierno Sandinista

https://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/energia-electrica-2010-03-01-18234.jpgManagua.- Los historiadores del país tendrán que reconocer con sus investigaciones que el desarrollo de la energía eléctrica en Nicaragua tiene un antes y un después del año 2007, cuando asumió el poder el Gobierno Sandinista, presidido por el Comandante Daniel Ortega, porque de hasta 14 horas de apagones en las ciudades se pasó a cero y mejor aun, con una ampliación a todo el país y un cambio de matriz que promete ser incluso más barata y saludable para el medio ambiente.

Esta labor es un gigantesco esfuerzo, porque no es solo proporcionar el servicio eléctrico estable, tan necesario en nuestro mundo moderno, sino evitar que ocurran interrupciones, además de extenderse a regiones distantes de las ciudades, donde no habían apagones, pero si la falta de este servicio durante las 24 horas del día.

Porque aunque sea increíble, hay comarcas que carecen de esta necesidad moderna, del fluido eléctrico, en pleno siglo XXI, cuando la industria, las investigaciones y los medios científicos, en sus más diversas ramas, necesitan de la electricidad.

Para los que vivimos en la capital del país o en otras ciudades nicas, es un incómodo la falta de energía eléctrica, pero se debe pensar también en la ausencia de este vital servicio en zonas rurales, donde preparan aditamentos como fogatas con palos para al menos verse las caras por las noches, mientras comparten en familia o grupos sociales.

Desde la llegada al poder de este equipo de gobierno, no solo pensó en satisfacer las necesidades de energía eléctrica en las ciudades, por el contrario, procurar que esta llegue a todas partes de nuestra geografía, lo cual ha sido uno de los grandes logros de estos años de gobierno, porque ha sido de beneficio para todos. Por una parte se mantienen los servicios propios que se ofertan en las ciudades, tanto industrial, gastronómicos como de esparcimiento en las ciudades, pero también a las pequeñas comunidades, que ahora podrán utilizar los avances tecnológicos en beneficios de sus producciones y de su bienestar social, tanto académico, de salud, de recreación como de personas, que tienen derecho a una vida más digna.

Las industrias y los grandes comercios, tanto de ventas de productos como de gastronomía no tienen que pensar en las interrupciones del fluido eléctrico, pero el incremento de técnicas renovables hace pensar en un futuro, no muy lejano, mucho mejor, porque esa electricidad es más sana para el planeta, menos contaminante y, algo que a todo nos interesa, más barata, porque se aleja de la dependencia petrolera, o sea del uso de diesel que encarece constantemente para el sistema de generación.

Para muchos ciudadanos y especialistas del sector energético del país se evidenció un cambio rotundo con la llegada al poder en enero de 2007 del Gobierno del Frente Sandinista, el cual terminó con los racionamientos de energía eléctrica y elevó los niveles de generación, hasta disponer de una importante reserva energética.

El presidente de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), Salvador Mansel, así lo afirmó y recordó que en el año 2006 la población clamaba por energía eléctrica y fue en el año 2007 con la llegada al gobierno del compañero Daniel que la luz se hizo.

Mansel recuerda que el gobierno Sandinista no solo resolvió temas apremiante para ese tiempo, que era la falta de electricidad en las ciudades, sino que se propuso electrificar todo el país, con algo muy importante, cambiar la matriz energética.

Subrayó que la tarea heredada de las pésimas administraciones neoliberales anteriores era grande, porque teníamos hasta 14 horas de racionamientos de energía al día, pero desde un inicio se hizo presente la cooperación venezolana, con una respuesta inmediata, y se acabaron los apagones.

Con la elevación de la generación de electricidad el problema de los racionamientos, que causaban una fuerte afectación a la economía nacional, pudo ser resuelto gracias a que se aumentó la generación energética, sostuvo Mansel.

Recordó que antes del 2007 en Nicaragua había una generación menor a los 500 Megawatts, que no alcanzaba ni para cubrir la demanda local e incluso había que comprar energía a países vecinos, explicó el presidente de Enatrel.

Subrayó que la capacidad instalada que tenemos hoy es de mil megawatts para atender la demanda de energía de 560 Megawatts, es decir que disponemos de una importante reserva y en algunas oportunidades hemos vendido energía a otros países.

En materia de cobertura del servicio de energía eléctrica también tuvo un efecto demoledor en este sector, porque antes del 2007 sólo el 45 por ciento de las familias nicaragüenses disponían de este servicio. Hasta finales del 2011 ya hay un 66 por ciento de los hogares que tienen esta cobertura, con una tendencia alcista en todos los departamentos del país.

Pero existe más aun, el Ministerio de Energía y Minas y la empresa distribuidora Gas Natural Fenosa desarrollan un plan para sustituir el actual sistema de alumbrado público del país por uno con características más ahorrativas.

Mariela Silva, responsable de la División de Alumbrado Público de Gas Natural, señaló que en los últimos nueve años se han instalado más de 50 mil luminarias en todo el país, pasando de 42 mil a 92 mil 483 luminarias.

En el país hay dos tipos de luminarias, una de mercurio y otra de sodio, cuyo voltaje oscila entre los 70 y los 400 watts, pero se prevé que a mediados de agosto se firme el convenio que oficializará el cambio de luminarias en el país, con el objetivo de ahorrar energía eléctrica, haciéndolas más eficientes, porque consumen menos electricidad.

Los cambios de la matriz de generación es una importante acción de los últimos años, los cuales fueron evidentes con la entrada en el 2008 de los primeros 63 Megawatts de energía Eólica del proyecto Amayo al sistema energético nacional y la ampliación en 35 Megas de energía geotérmica de San Jacinto-Tizate.

La sabia decisión del pueblo respaldando al gobierno sandinista, permite continuar ese plan diseñado para que en el año 2017 se logre que un 96 por ciento de los nicaragüenses tengan acceso a la energía, que el 80 por ciento de la generación sea de fuentes renovables y que no vuelva la crisis de vivir en la oscuridad causada por políticas neoliberales.

también te puede interesar