Nicaragua

«REFLEXIÓN CRISTIANA”

Iniciamos este domingo, con la colaboración del Padre Toñito Castro, de la Iglesia de la Merced, en Managua, la publicación semanal del Oficio Dominical de la Santa Misa

Reflexión Cristiana en la Hoja del Domingo
Reflexión Cristiana en la Hoja del Domingo. | Internet

Redacción Central |

Iniciamos este domingo, con la colaboración del Padre Toñito Castro, de la Iglesia de la Merced, en Managua, la publicación semanal del Oficio Dominical de la Santa Misa
«De donde procede el mal, si Dios es bueno…» (Una Reflexión para nuestro Tiempo)

20 de Mayo del 2012, Número 670

VII DOMINGO DE PASCUA

ACTO PENITENCIAL

El Señor nos conoce, sabe de nuestras idas y venidas de su lado. Su misericordia va de edad en edad, de generación en generación, dura por siempre. Sus promesas de vida y perdón se cumplen. Reconocemos ante Él nuestros pecados.

-Tú, que has querido mostrarnos a tu Hijo Jesús como proyecto y propuesta de vida plena. Señor, ten piedad

-Tú, que nos llamas a responder a tus palabras con la «obediencia» de la fe. Cristo, ten piedad

-Tú, que ya presente entre nosotros, nos mueves a prepararnos para tu venida. Señor, ten piedad

Oración Colecta: Dios omnipotente y misericordioso, envíanos el Espíritu Santo para que habite en nosotros y nos transforme en templos de su gloria. Por Jesucristo nuestro Señor…

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: 1,15-17.20-26

Uno de aquellos días, Pedro se puso en pie en medio de los hermanos y dijo (había reunidas unas ciento veinte personas): «Hermanos, tenía que cumplirse lo que el Espíritu Santo, por boca de David, había predicho, en la Escritura, acerca de Judas, que hizo de guía a los que arrestaron a Jesús. Era uno de nuestro grupo y compartía el mismo ministerio. En el libro de los Salmos está escrito: «Que su cargo lo ocupe otro». Hace falta, por tanto, que uno se asocie a nosotros como testigo de la resurrección de Jesús, uno de los que nos acompañaron mientras convivió con nosotros el Señor Jesús, desde que Juan bautizaba, hasta el día de su ascensión». Propusieron dos nombres: José, apellidado Barsabá, de sobrenombre Justo, y Matías. Y rezaron así: «Señor, tú penetras el corazón de todos; muéstranos a cuál de los dos has elegido para que, en este ministerio apostólico, ocupe el puesto que dejó Judas al marcharse al lugar que le correspondía». Echaron suertes, le tocó a Matías, y lo asociaron a los Once Apóstoles. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 97)

El señor puso en el cielo su trono.

Bendice, alma mía, al señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al señor, y no olvides sus beneficios.

El señor puso en el cielo su trono.

Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles, como dista el oriente del Ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos.

El señor puso en el cielo su trono.

El señor puso en el cielo su trono, su soberanía gobierna el universo. Bendigan al señor, ángeles suyos, poderosos ejecutores de sus órdenes.

Segunda Lectura de la primera carta del Apóstol san Juan: 4,11-16

Queridos hermanos: Si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. En esto conocemos que permanecemos en Él, y Él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para ser Salvador del mundo. Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en Él. Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Lectura del santo evangelio según san Juan: 17,11-19

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, oró, diciendo: «Padre santo, guarda en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste, y los custodiaba, y ninguno se perdió, sino el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura. Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad». Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO

Al mirar el mundo en el que vivimos surge una inevitable pregunta: ¿De dónde procede el mal, si Dios es bueno? ¿Por qué vemos y experimentamos profundas divisiones y dolorosas rupturas, si la criatura humana «debía realizarse como imagen creada de Dios, reflejando el misterio divino de comunión en sí mismo y en la convivencia con sus hermanos, a través de una acción transformadora sobre el mundo»? ¿Por qué si, según los amorosos planes de Dios, el hombre debía tener sobre la tierra el hogar de su felicidad, vemos sin embargo que el mundo se ha transformado en un campo de batalla donde reinan la violencia, el odio, la explotación y la servidumbre? La razón de esta ruptura que vemos por doquier hay que buscarla no en Dios, sino en el pecado, es decir, en el ser humano que libremente rechaza a Dios y su invitación a participar de su comunión en el amor, en la desobediencia a sus amorosos y sabios designios: «en cuanto ruptura con Dios el pecado es el acto de desobediencia de una creatura que, al menos implícitamente, rechaza a aquel de quien salió y que la mantiene en vida; es, por consiguiente, un acto suicida. Puesto que con el pecado el desatan dentro de sí contradicciones y conflictos. Desgarrado de esta forma el hombre provoca casi inevitablemente una ruptura en sus relaciones con los otros hombres y hombre se niega a someterse a Dios, también su equilibrio interior se rompe y se con el mundo creado»

Profesión de fe.

Celebrante: ¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

Fieles: Si, creo.

Celebrante: ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro, que nació de María Virgen, padeció, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está en la presencia del Padre?

Fieles: Sí, creo.

Celebrante: ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

Fieles: Sí, creo.

Celebrante: Esta es nuestra fe. Esta es la fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Jesucristo nuestro Señor. AMÉN

ORACIÓN DE LOS FIELES

Unidos a Jesús, pidamos al padre por nosotros, por la iglesia y por la humanidad entera. Pidamos que envíe su Espíritu y nos renueve. Después de cada petición diremos: Envíanos tu Espíritu.

– Por nuestra parroquia y por nuestra diócesis. Para que crezcamos cada día en la fidelidad al Evangelio. Oremos.
– Por nuestros familiares y amigos que no se sienten cristianos. Para que nosotros sepamos darles un buen testimonio de fe y de entrega a los demás. Oremos.

– Por los periodistas y por todos los que trabajan en los medios de comunicación. Para que se esfuercen siempre al servicio de la verdad y de la concordia. Oremos.

– Por nosotros. Para que nuestra celebración de la Eucaristía sea de todos los domingos un encuentro vivo e intenso con el Señor resucitado. Oremos.

Oración: Escucha Padre, nuestra oración, y envía tu Espíritu Santo sobre nosotros y sobre la humanidad. Por Jesucristo, tu Hijo, nuestro hermano, que resucitado de entre los muertos vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN: Dios todo poderoso, que ya desde este mundo nos haces participar de tu vida divina, avivan en nosotros el deseo de la patria eterna, donde nos aguarda Cristo, Hijo tuyo y hermano nuestro. Por Jesucristo Nuestro Señor.

PALABRA DE DIOS EN LA SEMANA

 LUNES

Hechos 19, 1-8
Salmo 67
Juan 16, 29-3

 MARTES

Hechos 20, 17-27
Salmo 167
Juan 17, 1-11

 MIÉRCOLE

Hechos 20, 28-38
Salmo 67
Marcos 17, 11-19

 JUEVES

Hechos 22, 6-11
Salmo 15
Juan 17, 20-26

 VIERNES

Hechos 25, 13-21
Salmo 102
Juan 21, 15-19

 SABADO

Hechos 28, 16-31
Salmo 10
Juan 21, 20-25

 

NOTAS DE LA PARROQUIA

Santoral de la semana: Lunes: María Magdalena de Pazzi.- Martes: Joaquina de Vedruna.- Miércoles: Juan Bautista Rossi.- Jueves: María Auxiliadora.- Viernes: Gregorio VII.- Sábado: Felipe Neri.- Domingo: PENTECOSTES.-

VIGILIA JUVENIL DE PENTECOSTES: Desde las 6pm del sábado 2 de junio hasta las 6am del domingo 3 de Junio en el IND.- Ofrenda: C$10.00.- Jóvenes asistamos y gocemos del derroche de bendiciones del Espíritu Santo sobre nosotros.-

Cumpleañeros: Saúl Siero.- Yolanda Acevedo.-René Alvarado.- Jorge Mendieta.- Yelba Obando.- Bayardo Guevara.- Alejandro Barrios.-

Difuntos: Jorge Miranda.- Manuel Salvador Saballos.- Walter Maggioni.- Mercedes Hurtado.-

ORDANACIÓN SACERDOTAL: Yúher Baltodano, sábado 2 de junio a las 9am en la catedral metropolitana de Managua.- Están todos invitados.- Como seminarista hizo su labor pastoral en nuestra parroquia.-

Cantos:

Entrada TEOTOKOS «LA QUE DIO LUZ A DIOS»

¡Salve, María! ¡Teotokos, la Madre de Dios!

¡Salve, María! ¡Siempre Virgen y Madre de Dios!

En ti vemos ya nuestra resurrección,

Asunta al cielo estás.

¡Salve, María! ¡Teotokos, la Madre de Dios!

¡Salve, María! ¡La Reina del cielo, la Madre de Dios!

¡En ti se regocija, toda la creación,

Pues por ti ya llegó la Palabra de Dios,

Nuestra Salvación!

¡Salve, María! ¡Teotokos, la Madre de Dios!

¡Salve, María! ¡La Reina del cielo, la Madre de Dios!

KIRIE VOCES

Señor, ten piedad

Ten piedad de nosotros

Cristo, ten piedad

Ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad

Ten piedad de nosotros.

GLORIA DE MARLON

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad, de buena voluntad. (2)

Te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos Gracias, por tu inmensa Gloria.

Dios Padre Eterno, Dios Hijo único Jesucristo, tú quitaste el pecado al mundo entero, ten piedad Señor ten piedad.

Dios Padre Eterno, Dios Hijo único Jesucristo, tú que estás a la diestra de Dios Padre, escúchanos, Señor ten piedad.

Solistas: Contra voces:

Porque sólo Tú eres Santo – – – – – (Eres Santo)

Sólo tú Señor – – – – – – – – – – – – – – (Señor)

Sólo tú Altísimo, – – – – – – – – – – – (A, a, a, a, a)

Jesucristo.

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad, de buena voluntad.

Con el Espíritu Santo, en Gloria de Dios Padre. Amén

Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad, de buena voluntad. Amén.

NADA TE TURBE

Nada te turbe, nada te espante todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta.

Sólo Dios basta, Sólo Dios basta, Sólo Dios basta, ¡Aleluya! (Bis)

COMO LO HIZO MARÍA

No sólo el vino y el pan, te venimos a ofrecer, queremos darte algo más, te entregamos nuestro ser.

Como lo hizo María que tu mensaje escuchó, y dijo un sí generoso, para aceptar su misión (Bis)

Quedan sobre el altar, nuestras vidas oh Señor, haz que sepamos luchar para conservar Tú amor.

SANTO SOLEMNE

Santo, Santo, Santo es el Señor Dios del universo, llenos están el cielo y la tierra de tu gloria; Hosanna.

Hosanna, Hosanna, Hosanna en el cielo (Bis)

Bendito el que viene en nombre del Señor, Hosanna en las alturas; Hosanna.

LA PAZ ESTE CON NOSOTROS

La paz esté con nosotros (x3) que con nosotros siempre, siempre, siempre esté la paz.

Queremos paz para el mundo, pedimos paz para el mundo, queremos paz para el mundo, que con nosotros, siempre, siempre, siempre esté la paz.

CORDERO ROCK

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros (Bis)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Danos paz, danos paz, danos siempre la paz.

SIERVO POR AMOR

Una noche de sudor, en una barca en pleno mar, mientras el día amanece ya, aún sus redes vacías están, pero la voz que te llama, otro mar te enseñará y a la orilla de sus corazones, sus redes lanzarán.

Ofrece toda tu vida como María al pie de la cruz: Y serás, siervo de todo hombre, siervo por amor, sacerdote de la humanidad.

Avanzaba en el silencio, entre lágrimas esperaba que la semilla antes esparcida, cayera sobre tierra fértil, de fiesta está tu corazón, porque el trigo que ondea ya, ha madurado bajo el sol y se puede almacenar.

LA GUADALUPANA

Es María la Blanca Paloma (2) que ha venido de América (3) a traer la paz.

Es por eso que los colombianos (2) la llamamos madre (3) Madre de bondad.

Pastorcillos humildes de Fátima (2) la vieron muy triste (3) por tanta maldad.

Les mandaste rezar el rosario (2) por los pecadores (3) para hallar la paz.

HOY HE VUELTO

Cuántas veces, siendo niño, te recé, con mis besos te decía que te amaba, poco a poco, con el tiempo, alejándome de ti, por caminos que se alejan me perdí. (X2)

Hoy he vuelto, Madre, a recordar, cuántas cosas dije ante tu altar, y al rezarte puedo comprender

que una madre no se cansa de esperar. (x2)

Al regreso, me encendías una luz, sonriendo desde lejos me esperabas, en la mesa la comida aún caliente y el mantel, y tu abrazo en mi alegría de volver. (X2)

Aunque el hijo se alejara del hogar, una madre siempre espera su regreso, que el regalo más hermoso que a los hijos da el Señor es su madre y el regalo de su amor. (X2)

también te puede interesar