Nicaragua

Practican acciones para evitar pérdidas humanas y materiales por desastres naturales

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres hace ensayos con el propósito preparar mejor a la población ante cualquier evento que afecte el país

Redacción Central |

Practican acciones para evitar pérdidas humanas y materiales por desastres naturales
El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres hace ensayos con el propósito preparar mejor a la población ante cualquier evento que afecte el país

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) efectúa prácticas en todo el país para que la población esté preparada y sepa enfrentar desastres naturales, con el objetivo de evitar muertes humanas y pérdidas mayores de bienes materiales, afirmó su secretario ejecutivo, Guillermo González.

En declaraciones ante las cámaras de la Revista en Vivo, del canal 4, el funcionario subrayó que los ensayos realizados han dado resultados muy positivos, porque se han logrado cumplir tiempos de protección masiva previstos, las personas ven posibles esas realidades y se han podido no solo movilizar a la población, sino a los que tienen que atenderla en refugios preparados con anticipación.

Apuntó que hay lugares de posibles inundaciones donde se preparan sacos con arena para desviar las aguas, así como también se crean un sistema de señalización para niños, con el objetivo de hacer más agradable la estancia en esos lugares. Además, existe un sistema de capacitación para la familia, con el propósito que todos en el hogar sepan hacia donde deben dirigirse, objetos que llevar y cuales serán las señales de alarma.

Uno de los objetivos más logrado, subrayó, es que la población ha comprendido la necesidad de una disciplina rigurosa durante la evacuación de los lugares en peligro, así como el comportamiento solidario una vez que se encuentren en el refugio.

Todo este esfuerzo del gobierno ya empieza a dar frutos y se aprecian los adelantos de la población para su protección y la de los recursos materiales propios y de la comunidad, indicando que se realizan movimientos organizados, sin estampidas, en el tiempo apropiado y en dependencia del fenómeno que se trate, sea huracán o maremoto.

Entre los aspectos más importantes que mencionó se encuentra el de llevar la enseñanza para la defensa ante fenómenos naturales a las escuelas, desde la primaria hasta el bachillerato, con el objetivo que sean todos los estudiantes los principales activistas en la familia y se protejan más vidas con menos esfuerzos.

Siempre se plantea que tanto en los centros de enseñanza como en las prácticas de la comunidad es conveniente evitar la creación de alarma en la población, pero sí sensibilizarla de la posibilidad real del azote de un fenómeno natural y lo que cada uno debe hacer para protegerse y ayudar a otros, en forma solidaria, sobre todo a los más chicos y ancianos que tengamos cerca.

Además, dijo, también se prepara al personal que trabajará en albergues, para que participe en la organización, protección y labores para que todo marche de forma eficaz.

Señaló que los especialistas trabajan con la defensa civil para identificar las zonas que presentan más vulnerabilidad para cada tipo de fenómeno natural y las medidas inmediatas a realizar, para evitar que nos sorprendan situaciones que pudieran prevenirse, porque siempre hay que actuar antes, durante y después con un objetivo central, salvar la vida de los residentes en cada zona, barrio y ciudad.

también te puede interesar