Nicaragua

El 20 por ciento del territorio nicaragüense lo ocupan áreas protegidas

La relación justa entre el hombre y la naturaleza es uno de los principios defendidos por el gobierno sandinista

Redacción Central |

https://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/turismo-sostenible-2011-01-15-25535.jpg
La relación justa entre el hombre y la naturaleza es uno de los principios defendidos por el gobierno sandinista

El amor a la Madre Tierra y la relación justa entre el hombre y la naturaleza son principios defendidos siempre por el Sandinismo y que aplica, consecuentemente, el gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega.

Un ejemplo claro de ello puede verse en el hehco de que Nicaragua cuenta con 72 áreas protegidas, con una extensión de dos millones 208 mil 786.72 hectáreas, equivalentes al 20 por ciento del territorio del país.

También posee dos grandes lagos con aproximadamente 10 mil kilómetros cuadrados, numerosas lagunas, ríos y una masa forestal de aproximadamente 32 mil kilómetros cuadrados.

Ambas demarcaciones resultan fundamentales en el mantenimiento del equilibrio ecológico de la región centroamericana, y en general del corredor biológico de Mesoamérica, algo reconocido por organizaciones ambientalistas e instancias internacionales.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional restituye el derecho de la población a una relación justa y equilibrada entre el hombre y la naturaleza para desarrollar el proceso de superación de la pobreza y conservación del patrimonio natural y cultural de la nación, respetando los derechos ancestrales de los pueblos indígenas y comunidades étnicas.

En el marco de esta política, se han implementado acciones de cuido y resguardo de las 72 áreas protegidas declaradas. Esta acción se ha realizado de forma colaborativa con las comunidades locales, iglesias, cooperativas, Gobiernos Municipales, Gobiernos Regionales de la Costa Caribe, Gobiernos Territoriales Indígenas y con emprendedores privados.

En el período 2007 al 2011 se han incrementado en un 71 por ciento los planes de protección para las áreas protegidas, pasando de 20 en el 2006 a 51 en 2011, contando con 14 Convenios de Manejo Colaborativo para la conservación y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y de las especies de biodiversidad (flora y fauna) existentes en ellas en el Cañón de Somoto (Madriz), Tepesomoto-La Pataste (Madriz), Dipilto-Jalapa (Nueva Segovia), Tisey-Estanzuela (Estelí), Cerros de Yalí (Jinotega), Salto Yasica (Matagalpa), El Arenal (Matagalpa), Apante (Matagalpa), Cerro Frio-La Cumplida (Matagalpa), Datanlí-El Diablo (Jinotega) Télica-Rota, (León), Pilas-El Hoyo (León), Momotombo (León) y Estero Padre Ramos (Chinandega).

No puede dejar de señalarse que, durante el período 2007-2012. se sanearon los bosques de pino afectados por la plaga del gorgojo descortezador en las áreas protegidas de pino de Nueva Segovia, Madriz y Estelí cubriendo 750 hectáreas a través de 30 planes de saneamiento en igual número de fincas afectadas, lo cual constituyó una labor realmente trascendente.

Junto a ello, en el mismo período de gobierno sandinista, se han elaborado e implementado planes de ordenamiento forestal en las dos regiones del Caribe y en los departamentos de Nueva Segovia, Rivas y el municipio de San Francisco Libre.

Estos planes abarcan una superficie de seis millones 668 mil 803 hectáreas que representa el 55 por ciento de la superficie terrestre del país. Los planes incluyen un enfoque agroforestal y silvopastoril para tierras de vocación forestal actualmente dedicadas a otros usos.

Dichos planes han sido elaborados con la participación de los gobiernos regionales de la Costa Caribe, las alcaldías del poder ciudadano y las comunidades indígenas que promueven y desarrollan el buen uso de la madre tierra, a través de procesos de concertación ciudadana.

La política forestal del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha establecido como línea estratégica de gestión forestal sostenible, la forestería comunitaria. Para esto se ha desarrollado un modelo de participación comunitaria en los diferentes eslabones de la cadena forestal, en coordinación con los Consejos Regionales Autónomos y las Universidades de la Costa Caribe, URACCAN y BICU.

Durante el período 2007-2011, se atendieron 64 comunidades de la Costa Caribe con 31 mil 519 personas, organizadas en 17 bloques de forestería comunitarias.

Un logro alcanzado es que, como parte de la cadena forestal ,se logró establecer un modelo propio de las comunidades de organización comunitaria, logrando la conformación de 14 empresas comunitarias, las cuales se han fortalecido con entrega de 14 aserríos portátiles y 6 talleres de ebanistería (5 en RAAN, 1 en RAAS).

Este modelo ha permitido la gestión de las empresas forestales comunitarias con organismos como FAO y Banco Mundial para auto construcción de 541 viviendas afectadas por el Huracán Félix. La asistencia técnica fue facilitada por el INVUR y la entrega de láminas de zinc para el techo por SINAPRED.

también te puede interesar