Nicaragua

Programa Amor para los más chiquitos prioriza formación de valores en las familias

Además de incluir la atención en salud, desde la lactancia materna y la nutrición del menor, pone especial énfasis en las formas de crianza para que no falte amor

Redacción Central |


Además de incluir la atención en salud, desde la lactancia materna y la nutrición del menor, pone especial énfasis en las formas de crianza para que no falte amor

La formación de valores en las familias en función del buen desarrollo de los menores es uno de los aspectos que prioriza el programa Amor para los más chiquitos, reconoció este jueves la ministra de la Familia, Adolescencia y Niñez de Nicaragua, Marcia Ramírez.

De acuerdo con la funcionaria, el Ministerio comenzó hace tres años con el programa Amor a trabajar con niños desvinculados de los estudios y a través de ellos descubrió la imperiosa necesidad de llegar a los familiares a fin de sensibilizarlos con la integración escolar.

Nos dimos cuenta de que el corazón de ese trabajo debía ser la transformación de los modelos de relaciones al interior de la familia, la dignificación de cada una de las personas desde el más pequeño hasta el adulto mayor, relató en entrevista concedida al canal 4 de televisión.

La política social de nuestro gobierno está centrada en la persona como poseedora de todos los derechos y en esa lógica hemos conducido nuestro trabajo hacia programas más estructurados de acompañamiento familiar, a modelos de trabajo con escuelas de madres y padres, expuso.

Ramírez recordó que por orientaciones del Comandante Daniel y de la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, se empezó a trabajar en Nicaragua una política para los más chiquitos, con sentido integrador, que es histórica en este país.

Según la funcionaria su entidad se ocupa de velar por el bienestar social y brindar atención integral a los niños desde el vientre materno, luego a los seis años debe ayudarlos a incorporarse al sistema educativo y acompañarlos en toda una etapa vital para el desarrollo del ser humano.

El programa además incluye la atención en salud, desde la lactancia materna, la nutrición del menor, pero pone especial énfasis en las formas de crianza para que no falte amor, estímulo, comunicación, formación de valores, ese es un modo de disminuir los niveles de violencia intrafamiliar.

A criterio de Ramírez, se ha avanzado en el modelo de acompañamiento familiar y de creación de competencias en la familia, y a favor de ello en estos días se capacitan a los trabajadores del programa en un primer diplomado de formación, realizado en la Universidad Nacional.

Sobre la capacitación, insistió en la transferencia de un enfoque moderno, actualizado, de la crianza, el cuidado y estímulo de una educación que rescate contexto, identidad y cultura para formar ciudadanos orgullosos de su país, como base importante para la construcción de otros valores.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencia Prensa Latina)

también te puede interesar