Nicaragua

Seguridad y participación social, los ejes de la transformación

La seguridad de la propiedad y la ciudadanía son las bases para desarrollar los diversos programas que implementa el gobierno sandinista en aras de elevar la calidad de vida de las y los nicaragüenses

Redacción Central |


La seguridad de la propiedad y la ciudadanía son las bases para desarrollar los diversos programas que implementa el gobierno sandinista en aras de elevar la calidad de vida de las y los nicaragüenses

«Nicaragua tiene la mejor seguridad ciudadana de Centroamérica», destaca el informe de «Evaluación de la Transformación Nicaragua (2007-2011)» en su epígrafe «Seguridad y participación social» el cual se dedica a ofrecer los resultados en esta esfera.

En una zona geográfica donde a diario aumentan vertiginosamente los hechos delictivos, abunda el pandillaje y el poder del narcotráfico llega hasta las altas esferas políticas —baste recordar los casos de México, Guatemala, Honduras y El Salvador—, nuestro país se ha mantenido aislado de esta tendencia, como prueba de la labor conjunta desarrollada por las instituciones gubernamentales.

¿Cuáles son las fórmulas nicaragüenses? ¿Cómo ha podido el país escapar a tan caótica realidad en la región? El trabajo unido del Ejército, la Policía y la Ciudadanía son las claves de la paz in crescendo que gozan los habitantes.

Durante el período que recoge el análisis, el país descendió los índices de robos de autos y de homicidios, al tiempo que se erradicaron los atracos bancarios.

Decisivo en la disminución del índice delictivo ha sido el trabajo de prevención que se realiza con jóvenes integrantes de pandillas y en riesgo social. Un total de 23 mil muchachos se han incorporado a labores educativas, deportivas, recreativas y ambientales; todas facilitadas, especialmente, por el Instituto de la Juventud (INJUVE), Ministerio de Educación (MINED) y el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND).

Se trata de formarlos, educarlos, para que posean aptitudes que les permitan trabajar y así alejarlos de escenarios desfavorecidos, donde el ocio y la pobreza se combinan y les hacen vulnerables.

De igual modo, se ha logrado establecer la seguridad de la propiedad al otorgarles los títulos de sus tierras a 136 mil familias. Con esta acción el gobierno sandinista respalda legalmente la tenencia de los más pobres y borra las posibilidades de desalojos, los que abundaron en períodos precedentes porque los ciudadanos eran expropiados de los sitios que pertenecieron a sus propios antepasados durante siglos.

Particularmente en la Costa Caribe se han demarcado y titulado 15 territorios, con lo cual se ha beneficiado a «215 comunidades Mayagna, Miskitu y Afrodescendientes y 45 mil habitantes aproximadamente».

Según el documento oficial, suman ya unos 22 478 Km2, un área que supera la extensión de la vecina República de El Salvador.

Con estos avances tangibles, ahora la seguridad ciudadana mira hacia el fortalecimiento del Modelo de Seguridad Comunitaria como base para erradicar definitivamente los hechos delictivos de las calles y campos nicas. Mientras, la seguridad de la propiedad aguarda por titular unos 10 500 Km2, lo que, sumado a los ya entregados, serían un total de 32 978 km2 de tierras en manos de 50 mil habitantes, sobre todo los pobres.

La Nicaragua nueva, socialista y cristiana solo es posible con paz e igualdad.

también te puede interesar