Nicaragua

El Sandinismo cambió a Nicaragua

La transformación económica, social, política y cultural del país fue impulsada en el quinquenio 2007-2011 convirtiendo a Nicaragua en un país distinto

Redacción Central |


La transformación económica, social, política y cultural del país fue impulsada en el quinquenio 2007-2011 convirtiendo a Nicaragua en un país distinto

El borrador de la evaluación de la transformación de Nicaragua mediante el Plan Nacional de Desarrollo Humano, subraya los profundos cambios alcanzados durante el último quinquenio gracias al Gobierno Sandinista presidido por el Comandante Daniel Ortega-

Nicaragua no es el mismo país que era en 2006. En el período 2007-2011 se inició un proceso de transformación económica, social, política y cultural del país que ya ha producido resultados significativos.

La economía nicaragüense tuvo el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en América Central en 2010 con un 4.5 por ciento, y el resultado será similar en 2011. El PIB ha pasado de 5.2 mil millones de dólares en 2006 a 7.1 mil millones en 2011, un aumento del 36.5 por ciento que corresponde a 1.9 mil millones más.

Se ha logrado ese avance doblando las exportaciones de mil 043.9 millones de dólares en 2006 a dos mil 300 millones en 2011, para un crecimiento de 120.3 por ciento, lo cual significa mil 256.1 millones más. Este incremento en 2007-2011 se manifestó en todas los principales productos de exportación. Veamos los ejemplos que así lo demuestran:

-Café oro: Las exportaciones para 2011 se estiman en 423.7 millones de dólares para un crecimiento de 102.1 por ciento, con respecto a 2006, resultado de mayores precios (+105.0 por ciento) que compensaron una ligera baja en los volúmenes (-0.06 por ciento).

-Carne bovina: Las exportaciones para 2011 se estiman en 431.4 millones para un incremento de 185.2 por ciento con respecto a 2006, tanto por mayores volúmenes exportados (+108.2%), como por alza de precios (+35.9%).

-Oro en bruto: Con exportaciones para 2011 estimadas en 355.3 millones de dólares para un incremento de 509.3 por ciento tanto por mayores volúmenes (+61.4 por ciento), como por mayores precios (+279.7 por ciento). Los volúmenes exportados aumentaron debido principalmente a la mayor producción en la mina La Libertad que de 16.7 miles de onzas troy en 2007 elevó su producción a 98.5 miles de onzas troy en 2011 para un incremento de 489.8 por ciento (81.8 miles de onzas troy más), por inversiones de más de 70 millones de dólares en 2008-2010.

-Azúcar: Con exportaciones estimadas para 2011 de 146.8 millones de dólares para un crecimiento de 164.3 por ciento, tanto por mayores volúmenes (+28.2 por ciento), como por incremento en los precios (+103.6 por ciento).

-Productos lácteos: Las exportaciones se estiman en 137.6 millones para 2011, con un crecimiento de +96.9 por ciento y precios ligeramente mayores (+8.3 por ciento), siendo determinante la expansión del volumen.

A la vez, se triplicó la inversión extranjera directa al pasar de 286.8 millones de dólares en 2006 a 900 millones en 2011, para un aumento del 213.81 por ciento (613.2 millones más).

En este período se ha logrado una gran cartera de inversiones de más de 12 mil millones que se ejecutarán en los próximos cinco años: el complejo industrial Supremo Sueño de Bolívar (Refinería de 150 mil barriles de procesamiento al día, almacenamiento, poliducto e industria petroquímica); ampliación y transformación de la matriz energética con proyectos hidroeléctricos, geotérmicos, eólicos y de biomasa; Industria manufacturera (electrónica, partes automotrices, zapatos, en adición a los textiles y confección) así como turísticas, mineras, agrícolas (incluyendo la horticultura y una planta procesadora de maíz), ganaderas (incluyendo tres nuevos mataderos y dos plantas procesadoras de lácteos), telecomunicaciones, servicios. Esta cartera es el resultado de las políticas y programas económicos ejecutados en 2007-2011 y las gestiones del caso que hacen de Nicaragua el país más atractivo para la inversión en Centroamérica en la actualidad.

En el periodo 2007-2011 las Inversiones anuales en telecomunicaciones casi se duplicaron en comparación con periodos anteriores, mientras en 2006 apenas llegaron a 79 millones de dólares , el promedio anual de este gobierno ha sido 140 millones. La meta del Gobierno para el periodo 2012-2016. La cobertura de lo telefonía celular durante este gobierno creció en 200 por ciento, hasta ubicarse en dos millones 424 mil 421 líneas celulares, y para el periodo 2012-2016 se espera un crecimiento del 46.31 por ciento (tres millones 547 mil 271) hasta cubrir casi la totalidad de la demanda.

En cuanto al turismo, la inversión durante 2007-2010 fue de 47.6 millones de córdobas. Se produjo la llegada de cuatro millones 642 mil 652 visitantes, durante el periodo de 2007 al 2011, para un crecimiento acumulado del 83.30 por ciento con respecto al periodo anterior. En el periodo 2012-2016 se esperan seis millones 668 mil 376 nuevos turistas.

Es así que en 2010, se logró llegar al millón de turistas extranjeros por año. Estos visitantes durante 2007-2011 dejaron un total de mil 544 millones, y para el periodo 2012-2016 se espera crezca un 125.91 por ciento a tres mil 488 millones.

En estos cinco años, Nicaragua ha logrado otro nivel económico no obstante la peor crisis del capitalismo mundial de los últimos 80 años. De los países centroamericanos, Nicaragua tuvo el menor impacto de la crisis en 2008 y 2009, a la vez que la recuperación más sólida. Incluso, la naturaleza estructural de los altos precios internacionales de los alimentos que exporta Nicaragua de acuerdo a FAO y el Programa Mundial de Alimentos (debido al cambio climático y los biocombustibles), el financiamiento socio-productivo y social del ALBA, la gran cartera de más de 12 mil millones en inversiones para el período 2012-2016 y la Gran AlianzaTrabajadores-Productores-Empresarios-Gobierno que permite concertar la gestión económica, son factores de defensa de Nicaragua frente a la continuada crisis financiera y económica del capitalismo mundial.

La economía nicaragüense no solo se ha defendido y crecido en este período de crisis mundial, sino lo ha hecho con incrementos en la ocupación y empleo y reducciones en la pobreza y la pobreza extrema, generadas por disminuciones en los niveles de desigualdad y políticas y programas focalizados en la redistribución del ingreso y la riqueza en beneficio de los más pobres, especialmente en el campo, e incluyendo grupos antes excluidos como la mujer y la juventud.

La ocupación aumentó en 797.7 mil empleos equivalente al 38.2 por ciento entre 2007 y septiembre 2011. El aumento ha sido más fuerte en el sector rural y preferencialmente para las mujeres y jóvenes.

Comparando el nivel de ocupación en 2011 con respecto a 2010, se aumentó en 10.42 por ciento en el campo comparado al 7.10 por ciento en el ámbito urbano, el 11.85 por ciento era para mujeres comparado con el 5.93 por ciento de los varones y de 7.95 por ciento para los jóvenes entre 16 y 24 años comparado a 5.85 por ciento para las personas entre los 25 y 30 años. Así se va cortando poco a poco las brechas para los sectores sociales con menor participación económica, lo que impacta en la reducción de la pobreza.

El empleo formal también se incrementó. El número de trabajadoras y trabajadores activos inscritos en el INSS aumentó en 163 mil 579 personas de 2006 a septiembre 2011 para un aumento del 39 por ciento. Según fuentes de la OIT y CEPAL (2011), Nicaragua logró en la recuperación de la recesión un 7.8 por ciento de crecimiento en el empleo formal cubierto por la seguridad social, el mayor crecimiento entre los países que estimularon sus economías para enfrentar la gran recesión mundial entre enero 2008 y marzo 2011, seguido por Chile (6.2 por ciento), Brasil (5.9 por ciento), México (5.1 por ciento), Uruguay (3.9 por ciento) y Costa Rica (3.1 por ciento).

Con el crecimiento económico en medio de la crisis, se logra una reducción importante en la pobreza general y extrema. Medida por consumo, la pobreza general creció de 2001 a 2005 a 48.3 por ciento y se redujo en 2009 a 42.5 por ciento en 2009, para una reducción de -5.8 puntos porcentuales.

La pobreza extrema también aumentó de 2001 a 2005 a 17.2 por ciento y se redujo en 2009 a 14.6%, para una reducción de -2.6 puntos porcentuales. Datos no oficiales (FIDEG) indican que esta reducción había sido hasta el nivel de 9.7 por ciento en 2009, con una reducción adicional al 9 por ciento en 2010.

Medida por ingreso, la pobreza extrema (menos de 1.25 dólares al día) pasó de 11.2 por ciento en 2005 a 5.5 por ciento en 2009, una reducción de más de la mitad, resultado de las políticas y programas focalizados que mejoran las condiciones de vida y el bienestar de los más pobres. La pobreza general (menos de dos dólares al día) pasó de 31.6 por ciento en 2005 a 21.0 por ciento en 2009, para una reducción importante de -10.6 puntos porcentuales.

La reducción de la pobreza por ingreso se da especialmente en la zona rural donde la pobreza es más profunda y severa. La pobreza general rural bajó -15.7 puntos porcentuales, de 51.4 por ciento a 35.7 por ciento, y la pobreza extrema rural bajó -9.8 puntos porcentuales, de 20.5 por ciento a 10.7%, indicando el éxito de las políticas y programas focalizados en la población más pobre.

Por Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), se observa que entre 2005 y 2009 disminuyó sustancialmente la proporción de hogares con NBI´s, especialmente en lo referente a hacinamiento y baja educación, con una disminución de 10.9 y 10.4 puntos porcentuales respectivamente, mientras que en los ámbitos de vivienda inadecuada y dependencia económica se observó una caída de 0.6 y 1.4 puntos porcentuales respectivamente, indicando que uno de los grandes desafíos para reducir la pobreza es mejorar las condiciones de vivienda de las familias, lo que constituye también una de las necesidades más sentidas del pueblo. Los programas de Casas para el Pueblo y Plan Techo han tenido gran impacto en esta labor.

Se ha logrado la reducción de la pobreza por medio de la reducción de la desigualdad. La distribución del gasto en el país a favor de los más pobres ha llevado a una caída de la desigualdad tanto en la distribución del Consumo entre las familias nicaragüenses como en la distribución del ingreso entre 2005 y 2009.

El Coeficiente de GINI de consumo, el índice universalmente reconocido para la desigualdad, disminuyó -9.76 por ciento al pasar de 0.41 en 2005 a 0.37 en 2009, indicando que los más pobres han aumentado su proporción del consumo. El Coeficiente de GINI del ingreso se redujo en -9.8 por ciento al pasar de 0.51 en 2005 a 0.46 en 2009, no obstante la gran recesión mundial. La reducción del 9.8 por ciento en el GINI de ingreso es el segundo en América Latina.

también te puede interesar