Nicaragua

Quienes reciben sus títulos de propiedad ven realizados sus sueños, dijo Cardenal Obando

Llamó a los nicaragüenses a abrir sus hogares y corazones para celebrar un año más del nacimiento de Nuestro Señor

Redacción Central |

Llamó a los nicaragüenses a abrir sus hogares y corazones para celebrar un año más del nacimiento de Nuestro Señor

Quienes reciben sus títulos de propiedad ven realizados sus sueños, dijo Cardenal ObandoSu Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, durante su intervención en la última entrega de títulos de propiedad que realizó el Gobierno del Presidente Daniel Ortega en este año, llamó a los presentes a celebrar «un año más del nacimiento de Nuestro Señor, porque finalmente ven realizados sus sueños de ser legítimos dueños de sus propiedades».

Al reflexionar sobre cómo debe ser el perfil de una familia cristiana, dijo que los nicaragüenses deben abrir hogares y corazones para que el Niño Dios entre en ellos y pedirle que permanezca por siempre en las familias, en las comunidades y en todo el país.

El alto prelado de la Iglesia Católica añadió que «lo más importante es preparar el pesebre para que anide el Niño Dios y que Él permanezca para siempre».

En su mensaje, el Cardenal Miguel Obando y Bravo recordó que se está a 10 días de celebrar «el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, un Dios bondadoso, generoso, solidario, que quiso hacerse hombre para habitar entre nosotros y compartir nuestras tristezas y nuestras alegrías».

El líder religioso apuntó que Dios, Jesús, María y José, son un modelo perfecto de la familia, un modelo que debemos tratar de imitar todos los días de nuestra vida.

Al leer su mensaje, Su Eminencia el Cardenal Obando destacó que a San José, el evangelio lo define como hombre justo y agregó que «el justo, de hecho, es una persona que reza, vive de fe y trata de hacer el bien en todas las circunstancias concretas de la vida».

Refiriéndose a María expresó que debe ser el modelo de mujer, madre y esposa, y recordó que el Papa Pablo VI la describe como el modelo de mujer nueva y cristiana, perfecta en su condición femenina y modelo singularísimo de vida evangélica. Recordó que en su condición de vida, ella se adhirió completa y responsablemente a la voluntad de Dios, porque acogió su palabra y la puso en práctica.

Respecto a lo que debe ser el modelo a tomar por todo ser humano, destacó la personalidad de Jesús, que fue el hombre perfecto, que invita a ser discípulos suyos y añadió que el seguimiento de Jesús es ejercer la fraternidad con todos los hombres y toda la gratitud del amor auténtico de Dios.

también te puede interesar