Nicaragua

Rosario: Hacer realidad la intención de libertad, dignidad, fraternidad y democracia que debe irse perfeccionando

Una de la resoluciones para el próximo año debe ser el cariño en la relación entre los hermanos nicaragüenses y el cariño en la relación con el país

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo
La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo | César Pérez

Redacción Central |

Una de la resoluciones para el próximo año  debe ser el cariño en la relación entre los hermanos nicaragüenses y el cariño en la relación con el país

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, afirmó que amar a Nicaragua significa tener una disposición a trabajar todos en Unidad y de esta manera construir el país que todos los nicaragüenses quieren.

Luego del acto de entrega de 250 unidades de taxis para el transporte selectivo de Managua, Rosario expresó que los nicaragüenses en estas fechas tienen que evaluar todo aquello que se ha hecho a lo largo del año y así fijarse metas acerca de qué hacer el año entrante.

«Siempre a fin de año tenemos que evaluar qué hemos hecho distinto este año que está concluyendo, en qué medida hemos sido mejores o hemos alcanzado mejorías en nuestras vidas y cómo podemos hacer todavía más el año que viene», manifestó.

Una de la resoluciones para el próximo año, según dijo, debe ser «el cariño en la relación entre los hermanos nicaragüenses» y el cariño «en la relación con el país».

«Amar a Nicaragua significa disponernos todos a trabajar en unidad, con inteligencia, con sensibilidad y compromiso para crear esa Nicaragua que todos queremos, que todos soñamos y que todos merecemos en el campo, en la ciudad, en la comunidad», destacó.

La compañera Rosario se refirió al mensaje de Su Eminencia Cardenal Miguel Obando, el cual según dijo «nos hablaba de la importancia de la amabilidad, del cariño y del trato respetuoso entre todos los seres humanos y particularmente entre todos los pobladores de nuestra Nicaragua».

«Yo creo que ese es un mensaje aleccionador, un mensaje que tenemos que tomar en cuenta para la vida cotidiana», sostuvo.

Destacó, igualmente, la confianza y el optimismo que deben de sentir los nicaragüenses, ya que «se está trabajando para procurar algo mejor en la vida de todos».

Aunque igualmente es importante cuando se sale a la calle, al centro de trabajo o al centro de estudios y encontrar a otros nicaragüenses y «tratarnos como hermanos, tratarnos como amigos, tratarnos con amabilidad, instalar el cariño en la relación cotidiana de las personas que habitamos el mundo» y no sólo en el país.

La compañera expresó que hacer la Nicaragua que todos sueñan no es sólo una responsabilidad del gobierno o de las instituciones del Estado, sino que es una «responsabilidad compartida socialmente y culturalmente, promover y trabajar el entendimiento».

Enfatizó que aunque todos tienen distintos enfoques de ver el mundo, lo más importante es el respeto.

«Qué importante es entender que a lo mejor la manera de pensar del otro aporta a llevar algo nuevo, algo distinto y algo que puede ensanchar la perspectiva, conducirnos por un camino mejor», indicó.

Rosario manifestó que esto es muy importante sobre todo después de una larga campaña electoral «donde gracias a Dios triunfó Nicaragua, triunfó la concordia, triunfó este camino de reconciliación».

Hay que «tomar en cuenta, sobretodo cuando estamos en nuestro vecindario, en nuestra comunidad, que allí no hay liberales, que allí no hay distintos signos políticos, (sino) que habemos nicaragüenses, que todos somos nicaragüenses, que a todos nos toca empujar este carro hacia victorias, hacia más prosperidad».

Puntualizó que el desafió que tenemos los nicaragüenses, es también «aprender a vivir en paz, aprender a vivir con amor y hacer realidad esa intención de libertad, dignidad, fraternidad y de democracia que debe irse perfeccionando»

«A eso nos invitamos todos los nicaragüenses: a vivir mejor, a vivir con respeto, con amor, con armonía».

«Esa es una gran responsabilidad, es saber que en cada uno de nosotros esta el hermano, el prójimo al que tenemos que acoger en nuestros corazones y con quien debemos convivir y construir el país y el mundo mejor», concluyó.

también te puede interesar