Nicaragua

Daniel: Tenemos que cuidar en Nicaragua la reconciliación que significa paz

No se puede permitir siembra de odios y confrontaciones, eso sería un crimen, agregó, al hablar en el acto de entrega de cuatro mil 514 títulos de propiedad a igual número de familias de El Timal, en Tipitapa

Daniel Ortega Saavedra
El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó este lunes que hay que cuidaren Nicaragua la reconciliación alcanzada, la cual significa paz y agregó no se puede permitir la siembra de odios y confrontaciones porque ello sería un crimen. | César Pérez

Redacción Central |

No se puede permitir siembra de odios y confrontaciones, eso sería un crimen, agregó, al hablar en el acto de entrega de cuatro mil 514 títulos de propiedad a igual número de familias de El Timal, en Tipitapa

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó este lunes que hay que cuidaren Nicaragua la reconciliación alcanzada, la cual significa paz y agregó no se puede permitir la siembra de odios y confrontaciones porque ello sería un crimen.

En una emotivo acto en la Plaza de la Revolución, el Presidente Daniel Ortega, junto a la compañera Rosario Murillo y Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, entregó cuatro mil 514 títulos de propiedad a igual número de familias de la zona de El Timal, localidad de Tipitapa, municipio de Managua.

Durante su mensaje a los nicaragüenses, el Presidente Daniel destacó la labor de Su Eminencia Cardenal Obandol, a quien señaló ser parte relevante de la historia de Nicaragua, y quien, a pesar de las calumnias y difamaciones, se ha mantenido al frente, luchando por la Paz y la Reconciliación.

«Los que hoy lo insultan, ayer lo aplaudían, y yo lo que recuerdo es que en aquellos momentos difíciles en que nuestro pueblo demandaba de un pastor que contribuyera a evitar baños de sangre o que se ahorraran baños de sangre, ahí estaba Su Eminencia el Cardenal Miguel», recordó el comandante Daniel.

El Presidente rememoró que durante los conflictos vividos en Nicaragua y que desunían a los nicaragüenses, Su Eminencia, quien en ese entonces era Arzobispo de Managua, «fue determinante para intermediar, exponiéndose a caer en medio de las balas» y agregó Su Eminencia conversaba con quienes estaban al frente de la Guardia, «para buscar solución, buscando salida a momentos de enorme tensión y se lograba gracias a Dios».

Luego, con el triunfo de la Revolución, el Presidente comentó que hubo algunos momentos de contradicción, «pero en medio de las contradicciones las veces que le pedí a Su Eminencia el Cardenal que nos apoyara en el proceso de paz que desarrollábamos en la región Centroamérica, él nunca titubeo, siempre dijo ’estoy a la disposición del pueblo nicaragüense, de los pueblos centroamericanos’».

Daniel indicó que, en ese entonces, se firmaron los Acuerdos de Esquipulas, en un convento en Guatemala, ante lo cual le pidió al Cardenal, que presidiera la Comisión de Reconciliación y Paz en Nicaragua, «porque era parte de los acuerdos que habíamos firmado los presidentes centroamericanos, formar Comisiones de Reconciliación en todos y cada uno de nuestros países, sobre todo en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, donde teníamos conflictos terribles, dolorosos».

La Comisión de Reconciliación y Paz fue presidida por Su Eminencia Cardenal Miguel y por el Reverendo Gustavo Parajon (q.e.p.d.) «líder evangélico cristiano porque era importante que una comisión de esta naturaleza estuviese representado todo el pueblo cristiano de Nicaragua, comentó .

Las comisiones trabajaron en las zonas donde el conflicto era más violento, «donde había más odio, donde parecía casi imposible que fuese posible la reconciliación, parecía misión imposible, pero ahí con paciencia, con esa fe que solamente Dios nuestro Señor nos da, esa fuerza que solamente Cristo le da a pastores como Su Eminencia el Cardenal, finalmente logramos alcanzar la paz» subrayó el Comandante.

Ante esto, señaló que «el cardenal nos ayudó a que pudiésemos conversar los que antes no nos cruzamos palabras, y ahora que estamos todos juntos, andamos todos juntos, estamos en esta Nicaragua todos juntos, ya platicamos, ya conversamos, independientemente que unos tengan una opción política, otros otra opción política, la verdad es que todos ya nos tratamos de manera diferente».

Destacó que «en Nicaragua gracias a Su Eminencia el Cardenal se produjo el milagro de la reconciliación y tenemos que cuidar esa reconciliación que significa Paz!» exclamó mientras los asistentes aplaudían sus palabras.

Daniel aclaró que «no se puede permitir que se venga a atentar contra todo lo bueno que se está haciendo, no se puede permitir eso, sería un crimen, venir a sembrar de nuevo la cizaña, sembrar odios, a sembrar confrontaciones, eso sería un crimen».

No obstante, expresó que él está seguro que el pueblo no le prestará oídos a los que desgraciadamente andan con ese tipo de mensajes, que buscan la confrontación y el odio.

Asímismo manifestó que aunque la policía tiene la responsabilidad de mantener la seguridad ciudadana, lo que verdaderamente nos va a permitir avanzar en el mantenimiento de la seguridad ciudadana «va a ser la conciencia de que somos hermanos como lo manda Dios, como lo manda Cristo».

Por tal razón, indicó, «le exigimos a la Policía que trabaje duro, pero también le pido a los sacerdotes, le pido a los pastores que siembren más conciencia en las familias nicaragüenses, conciencia de reconciliación, conciencia de amor, conciencia de paz, porque eso es lo que nos va a evitar que se sigan multiplicando estos hechos criminales».

«Hay que unir esfuerzos, los ciudadanos organizados trabajando con la Policía, es cierto, pero la palabra de Dios, que es mucho más fuerte que la Policía, la Palabra de Dios que es mucho más fuerte que un Ejército, la Palabra de Dios, multiplicando la Palabra de Dios, eso nos va a permitir que no nos estemos agrediendo, que no nos estemos haciendo daño y que alejemos aquellas palabras, aquellos mensajes que quieren llevarnos de nuevo a la confrontación, al odio», recalcó.

Daniel aseguró que «tenemos que seguir luchando para cuidar la reconciliación, cuidar la paz, porque teniendo reconciliación y paz, podemos cumplir con estas tareas. Estas tareas difícilmente las podríamos estar cumpliendo si no hubiesen condiciones de paz en Nicaragua» y agregó que esto «sería imposible, pero en medio de los problemas, en medio de los delitos que se siguen cometiendo en nuestro país hay una situación de paz, no hay guerra».

«No hay guerra y no habrá guerra porque así lo decidió el pueblo nicaragüense, cuando avanzamos en ese proceso de reconciliación y paz», destacó el Presidente al referir que, por esa razón, es importante la misión de Su Eminencia, «quien ha continuado pastoreando a este pueblo, con un mensaje cristiano, un mensaje que llama a la solidaridad, entre todos los nicaragüenses, sin excepción alguna».

Durante la entrega de cuatro mil 514 títulos de propiedad a igual número de familias de la zona de El Timal, municipio de Tipitapa, el Presidente Daniel Ortega explicó que dos mil 462 documentos de propiedad van a nombre de mujeres.

«Porque ha existido la mala costumbre que todo tiene que estar a nombre del hombre… no nada de eso! A nombre de la mujer, la mujer es más responsable» argumentó.

Informó que las fincas beneficiadas con su documento de propiedad, tienen «que titularlo en registro, eso es una tarea que la hace también la Intendencia de la Propiedad y no cuesta ni un centavo, es decir se les va a registrar también la propiedad» e indicó que no se dejen engañar por personas que quieran hacer negocios porque los títulos y los procedimientos no cuestan un centavo, «porque ustedes sencillamente están recibiendo algo que les corresponde en derecho».

«Este documento, así como luego lo puede hacer la titulación en registro, no es ningún regalo, no es ninguna dadiva, no es ninguna limosna, es un derecho que se han ganado ustedes» aclaró el comandante a las nuevas familias propietarias.

De los títulos entregados este lunes informó que están distribuidos de la siguiente manera: «en El Timal, mil 391 documentos; en San Jacinto, 239 documentos; en Chilamatillo, 65 documentos; en Los Laureles, 59 documentos; en San Benito, 30 documentos; en Santa Efigenia, 51 documentos; en el Marvin Salazar, mil 93 documentos; en el Manchester, 323 documentos; en El Paraíso, 997 documentos; en El Triunfo, 105 documentos; en Nuevo Horizonte, 122 documentos; y en el asentamiento Emmanuel, 39 documentos», lo cual totalizan cuatro mil 514 títulos de propiedad entregados.

«Ya con esto tienen la seguridad de la propiedad, de ahí no los puede sacar nadie, ni que llegue con la Policía. Y yo estoy claro que todavía faltan muchos hermanos, muchas familias que están esperando su documento y luego que se les titule en registro» expresó.

Finalmente, el Presidente Daniel valoró que «es importante que se organicen los que todavía no tienen su títulos y que se mantengan en el pedazo de tierra que están, con su casita, que no lo abandonen que ahí les va a llegar el título».

también te puede interesar