Nicaragua

Nicaragua seguirá siendo segura y contención del narcotráfico, dijo Jefa de la Policía Nacional

Vamos a redoblar los esfuerzos para cooperar y contribuir a construir una Nicaragua, más humana, más solidaria, más prospera y más segura, ratificó

Redacción Central |

Vamos a redoblar los esfuerzos para cooperar y contribuir a construir una Nicaragua, más humana, más solidaria, más prospera y más segura, ratificó

La Directora de la Policía Nacional, Primer Comisionada Aminta Granera, en entrevista a los medios del Poder Ciudadano, ratificó que los miembros de esta institución seguirán brindando sus mejores esfuerzos, para que Nicaragua siga segura y continúe siendo el muro de contención contra el narcotráfico internacional y crimen organizado.

La jefa policial habló de los logros obtenidos durante los últimos cinco años, los que han sido posibles gracias al modelo comunitario y preventivo que ejecuta junto a la población y gracias al apoyo que ha recibido del Gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra.

«En este aniversario todos y todas vamos a renovar ese compromiso, vamos a redoblar los esfuerzos para cooperar y contribuir a construir una Nicaragua, más humana, más solidaria, más prospera y más segura», ratificó Granera.

Destacó que bajo su dirección se han desarrollado 20.5 millones de acciones policiales y resaltó que una de las acciones principales ha sido el fortalecimiento del modelo policial, el cual está profundamente enraizado en la comunidad.

«Este modelo policial preventivo, proactivo, comunitario, profundamente enraizado en la comunidad, se ha profundizado en este periodo de cinco años y ha sido reconocido a nivel internacional como la mejor experiencia en materia de seguridad en la región (centroamericana)», sentenció.

Explicó que una de las principales bases del modelo policial nicaragüense, es que cuenta con el apoyo de 100 mil personas que de forma organizada y voluntaria trabajan con la policía, en función de su propia seguridad.

Estas personas son estudiantes universitarios, jóvenes que formaron parte de los grupos denominados pandillas, mujeres que sobrevivieron a la violencia intrafamiliar, así como diversas pastorales eclesiásticas de los barrios y comunidades del país, los que están organizadas en los diferentes Comités de Prevención Social del Delito y en los Gabinetes del Poder Ciudadano.

Nicaragua es un país seguro y parte de ese logro, ha sido por la labor que ejerce cada policía con el apoyo de la sociedad nicaragüense, señaló.

Granera destacó tres aspectos fundamentales que han permitido hacer de Nicaragua un país con altos niveles de seguridad, entre estos, que sean menos las personas civiles que porten armas, golpes constantes y contundentes a los expendios de drogas locales, así como la desarticulación de bandas delincuenciales locales y otras relacionadas al narcotráfico y crimen organizado.

En los últimos cinco años, se ha incautado a la delincuencia local ocho mil 595 armas de fuego, cantidad que ha incidido en la reducción de la peligrosidad del delito. Se han ejecutado un poco más de 11 mil operaciones contra los expendios de droga locales, lo que brinda un promedio de casi 200 operaciones mensuales.

Estas operaciones han permitido incautar 2.5 millones de crack, droga que no llegó a ser consumida por los jóvenes.

Detalló que productos de estas operaciones a la delincuencia local, se detuvieron dos mil 124 personas, que estaban formando y organizando a unos 514 grupos de asaltantes, que en su mayoría se dedicaban al robo con intimidación, al abigeato y al robo con fuerza.

Resaltó que las incautaciones de armas, desarticulación de grupos delincuenciales, la detención de delincuentes y los golpes a los expendios de droga, han tenido un efecto positivo en la seguridad nacional, logrando revertir la tasa de homicidios en el país, que era de 14 por cada 100 mil habitantes en el 2006, siendo en la actualidad de 3 por cada 100 mil personas, lo que significa que es una de las tasas más bajas en la región.

Estas operaciones policiales también han permitido reducir los niveles de robo de ganados, una de las principales preocupaciones de los productores en las zonas rurales. Granera aseguró que se ha logrado reducir el abigeato cada año en un 9.5 por ciento. «Esto lo sienten los productores, sienten que hay más seguridad», dijo Granera.

En la lucha contra el crimen organizado trasnacional, Granera indicó que se ha enfrentado de manera contundente y a pesar que es una lucha titánica de «David contra Goliat» se han logrado resultados que han sido reconocidos a nivel nacional e internacional.

Detalló que en los últimos cinco años, se han incautado 50 toneladas de cocaína, 25 millones de dólares, mil 200 armas de fuego, mil 400 medios de transporte terrestre, 174 lanchas, 18 aviones y 128 propiedades inmuebles que ha sido utilizadas en su momento por las redes de narcotraficantes que han pretendido asentarse en el país.

Granera resaltó que la Policía Nacional, la más pequeña de Centroamérica y la que tiene los salarios más bajos, al incautar esas 50 toneladas de droga, ha dado un golpe económico de dos mil 500 millones de dólares a estas redes de narcotraficantes.

La Jefa Policial de forma clara, señaló que Nicaragua y su fuerza pública no permitirán el ingreso de miembros de las maras o pandilleros que huyen de sus países al ser perseguidos por las autoridades de Honduras, Guatemala o El Salvador.

Aseguró que los grupos o pandillas juveniles que tenemos en Nicaragua, no tienen nada que ver con las maras de los países vecinos del norte y que éstas no tienen ningún vínculo con el crimen organizado trasnacional.

Explicó que el modelo policial nicaragüense, los valores y mística policial, así como el firme apoyo del Estado nicaragüense y particularmente del Gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra, han ayudado a que el crimen organizado y el narcotráfico no se haya asentado en el país.

Resaltó que otro aspecto fundamental para que Nicaragua no haya sido abrazada por el crimen organizado y sus distintas expresiones, fue el trabajo realizado por la primera etapa de la Revolución Popular Sandinista.

«En el caso concreto de los jóvenes, la palabra mágica es INCLUSION. Nosotros nos preguntábamos en la década de los ochenta, 85, 86, cuando ya este fenómeno de las maras empezaba a surgir en algunos países del norte, porqué no teníamos nosotros este problema y qué estaba pasando ahí, y nos dimos cuenta. Nuestros jóvenes están cortando algodón, nuestros jóvenes andaban cortando café, nuestros jóvenes andaban alfabetizando, nuestros jóvenes estaban en el Servicio Militar. La juventud nicaragüense en la década de los ochenta estaba incluida en el sistema, formaba parte activa y vital en el sistema de gobierno, en el sistema cultural, en el sistema de educación, en el sistema productivo», resaltó.

Contrapuso la situación de los años noventa con los gobiernos neoliberales y reiteró que volvieron a coincidir que la palabra mágica era INCLUSIÓN, a pesar que el modelo promovía la exclusión familiar, cultural, educativa, económica y productiva.

Ante este panorama promovido por los gobiernos de turno, Granera resaltó que la jefatura policial comenzó a diseñar el modelo comunitario y preventivo, que también conjuga el trabajo de inteligencia dentro de los grupos juveniles, lo que sirve para calificar sus niveles de peligrosidad y de esa manera ponerle atención para ejercer la labor de concientización y prevención.

En cuanto a los recursos policiales conque cuenta la institución para realizar su labor, Granera señaló que la Academia de Policía Walter Mendoza se ha fortalecido en los últimos cinco años, incluso se imparten maestrías en administración y pedagogía policial.

Indicó que un 30 por ciento de la fuerza policial pasa una vez al año por la academia policial, recibiendo distintos cursos, todos encaminados a fortalecer su labor con la comunidad.

En recursos humanos, Granera sostuvo que ha aumentado en estos cinco años en un 21 por ciento, la flota vehicular se ha renovado en un 99 por ciento, se han construido 24 nuevas delegaciones policiales y un gran porcentaje de los 59 edificios en que brinda servicios la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, se han construido en el periodo de gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra.

La jefa policial afirmó que en enero próximo concluyen la construcción del nuevo edificio del Laboratorio Central de Criminalística, el cual será dotado de modernos equipos que permitan mayor eficacia.

«Va hacer el mejor de Centroamérica y va a permitir hacer peritaje con los últimos aparatos de tecnología que van a venir auxiliar al Poder Judicial enormemente y permitir el acceso a la justicia».

Finalmente, la Primer Comisionada fue consultada sobre la propuesta de que continúe durante un nuevo período ejerciendo el cargo de Directora de la Policía, a lo que ella respondió que esa era una «decisión del Presidente de la República».

Cabe señalar que diferentes sectores se han mostrado anuentes a apoyar la continuidad de Granera al frente de la institución policial.

también te puede interesar