Nicaragua

Cardenal Obando pidió una campaña electoral con respeto y justa competencia

Recordó que el ejercicio del voto es también un deber de todos los ciudadanos para la promoción del Bien Común

Miguel Obando y Bravo en la Casa de los Pueblos
El Cardenal Miguel Obando y Bravo, abogó desde la Casa de los Pueblos porque los candidatos y los partidos políticos desarrollen una campaña electoral informativa enmarcada en el respeto y en la justa competencia. | César Pérez

Redacción Central |

Recordó que el ejercicio del voto es también un deber de todos los ciudadanos para la promoción del Bien Común

Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, abogó este viernes desde la Casa de los Pueblos porque los candidatos y los partidos políticos desarrollen una campaña electoral informativa enmarcada en el respeto y en la justa competencia.

El Cardenal ofreció su mensaje durante una cadena nacional de radio y televisión en la que el Presidente Daniel Ortega, junto a los demás Poderes e Instituciones del Estado, hizo un llamado a los nicaragüenses a participar en los próximos comicios generales del 6 de noviembre de 2011.

«Confiamos en que el Señor ilumine a los candidatos y a los partidos políticos para que sea una campaña electoral informativa y positiva, lejos de la descalificación y el insulto. Debe ser una campaña que favorezca la justa competencia. La campaña política debe estar animada por la verdad y mantenerse dentro de los marcos de un civilizado pluralismo», afirmó Su Eminencia.

Recordó a los nicaragüenses que el ejercicio del voto es también un deber de todos los ciudadanos para la promoción del Bien Común.

«Recuerden todos los ciudadanos el derecho, que es también un deber, de usar el voto libre para la promoción del Bien Común», insistió el Cardenal.

El prelado también hizo el llamado a evitar la violencia, sea esta «verbal» o «de hecho», ya que eso puede poner en peligro el correcto desarrollo del actual proceso electoral.

«Deberán evitarse los procedimientos innobles, la violencia verbal o de hecho, los cuales pueden poner en peligro la realización pacífica de los comicios y aún determinar su frustración. Una campaña veraz, respetuosa y austera es en sí misma un paso a una invitación, a actuar de un modo moral a la hora de emitir el voto», indicó.

«La paz debe ser nuestro más anhelo deseado. Debemos recordar que la paz no es una simple ausencia de desorden o violencia, es el crecimiento positivo del hombre como individuo, como miembro de una familia, como ciudadano de un país», afirmó.

Recordó que la paz verdadera solo es posible si va acompañada de «equidad, verdad, justicia y solidaridad».

«El beato Juan Pablo II decía que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aún siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz si no está acompañada de equidad, verdad, justicia y solidaridad. La paz debe ser nuestro puerto, nuestra gloria, nuestra recompensa, nuestra esperanza», aseguró.

El voto: derecho y deber cívico y moral

Su Eminencia señaló que en la democracia el ejercicio del voto es el principal instrumento que tienen los ciudadanos para incidir en los asuntos públicos.

«En la vida democrática el ejercicio del voto es el principal instrumento para influir en la marcha de los asuntos públicos, es un derecho que hay que ejercer con el mayor cuidado, el voto es un derecho pero también un deber cívico y moral», sostuvo.

Insistió en la necesidad trabajar por la creación de una nueva sociedad, la cual también exige la creación de un hombre nuevo.

«El trabajo como servicio y entrega como realización plena es el instrumento más eficaz para ese hombre nuevo, un hombre nuevo que en esencia tiene que ser solidario, generoso, humano, fraterno, un hombre que sea capaz de vivir como piensa y, más aún, de vivir como sueña», refirió Su Eminencia.

también te puede interesar